La HNME felicita a Su Majestad la Reina Letizia en su cumpleaños

La HNME felicita a Su Majestad la Reina Letizia en su cumpleaños

La HNME y la redacción del Monárquico, queremos felicitar a Su Majestad la Reina Letizia en el día de su cumpleaños, hoy, 15 de septiembre de 2020.

Deseamos que este aniversario sea próspero y podamos celebrar y alzar nuestras copas por muchos años más.

Felicidades Majestad!

Letizia Ortiz Rocasolano es la reina consorte de España por su matrimonio con el rey Felipe VI. Su primogénita, Leonor, princesa de Asturias, es la primera en la línea de sucesión al trono, seguida por su segundogénita, Sofía, infanta de España.

Wikipedia
Cumpleaños del Presidente de Honor de la HNME en Miami, Dr. Luis Conte Agüero

Cumpleaños del Presidente de Honor de la HNME en Miami, Dr. Luis Conte Agüero

El Dr. Luis Conte Agüero, Presidente de Honor de la Hermandad Nacional Monárquica de España en Miami, condecorado con la Gran Cruz de Caballero de esta corporación, acaba de cumplir 92 años. Luis Conte nació en Cuba y en la ciudad de Santiago de Cuba, en la provincia más oriental de la Isla. Se trata de un hombre de trayectorias excepcionales: político de altos vuelos, ha cultivado la literatura y la poesía hasta obtener reconocimientos singulares por el alto vuelo de su pensamiento y de sus versos, que han sido tan destacados en lugar de tanto renombre como el Ateneo de Madrid, en dos ocasiones, que Luis ha merecido en ambas el honroso título de “Poeta de la Hispanidad” y “El Poeta de la Hispanidad”, galardón especialísimo que fue creado exclusivamente para él, ya que es el único bardo hispanoamericano que ha merecido esta amplísima calificación(1), y para recuerdo de este día singular escribí estas palabras:

HOMENAJE AL DR. LUIS CONTE AGÜERO EN SU NONAGÉSIMO SEGUNDO ANIVERSARIO.

Muchas personas se reunieron el sábado 9 de junio en el hermoso Renaissance Ballroom de la calle 8, célebre Sala de Banquetes de esta ciudad de Miami. Estaban presentes autoridades civiles y eclesiásticas, jueces, alcaldes, políticos y las figuras más representativas del mundo empresarial, y la Madre Patria España estaba representada por el querido amigo Dr. Cándido Creis Estrada, Cónsul General de España.

Esta gran junta se convocó para celebrar el cumpleaños número 92 de un hombre especial. Luis Conte Agüero es una persona con tantas habilidades que puede considerarse un hombre del renacimiento. Desde niño podía leer en griego y en latín y creaba series de aventuras novelescas para deleite de los niños del barrio en su natal Santiago de Cuba. Como estudiante se destacó por sus resultados excelentes en todas las materias. Poeta, filósofo, cantante de voz especial y poderosa, tribuno capaz de improvisar discursos durante horas, cristiano que acompañaba al Arzobispo Pérez Serantes de Santiago para predicar en largos recorridos misioneros, hombre de cultura amplísima y vastos conocimientos literarios, esgrimista, con amplísimos conocimientos históricos y un dominio especial de la economía y las ciencias políticas. Luis Conte Agüero es Doctor en Filosofía y Letras, cursó estudios de Derecho, ha publicado más de 40 libros, ejercido con éxito notable el periodismo y se ha destacado en toda Iberoamérica y en España como escritor, hispanista e historiador de inmensa talla.

     O1111
Aspecto del salón del Renaissance Ballroom

Desde joven demostró cualidades especiales para la comunicación y la política. Su honestidad y honradez, vertidas en inmejorables piezas oratorias desde muy joven, lo hicieron acreedor al honroso título de La Voz Más Alta de Oriente y a ocupar posiciones cimeras en el Partido Ortodoxo, de forma que llegó a convertirse en un líder indiscutible de la democracia cubana primero y continental después, hasta ser reconocido como La Voz Más Alta de América.

En este Mundo confuso que hoy parece disolverse o desmoronarse, este hombre multifacético es sobre todo un patriota cubano, un hombre honesto, un gran amigo distinguido por su integridad. Nadie que busque su ayuda se va sin recibirla, nadie que requiera orientación o consejo acude a él sin ser bien orientado. Su trayectoria vital es el mejor de los ejemplos. Se destaca por la inmensa capacidad de estar al lado de lo bueno y de lo justo, por su innata caballerosidad unida al sentido del honor y del deber, por su sentido cristiano de la vida que se refleja en los detalles más sencillos, en las pequeñas cosas que muchas veces pasan inadvertidas cuando estamos sumergidos en el torbellino de la vida cotidiana que no nos permite apreciar la perfección del Mundo que nos rodea.

No es así nuestro querido amigo Luis. Desde que sale a la calle se le llenan los sentidos de sol y de colores. Aprecia la luz, el aire, el paisaje, los tonos verdes de la vegetación, respira y vive con una intensidad inaudita, mantiene la curiosidad de un niño que a los 92 años de edad se deleita con la contemplación del Mundo y la Naturaleza.

Dichosas son las personas que a edad tan avanzada conservan esa ingenuidad, única de los niños, de asombrarse ante el Mundo y la Naturaleza, de contemplar paisajes y admirar luceros. En gran medida, esa sana capacidad es responsable de su salud, de su prodigiosa actividad, y de su mente lúcida. Luis, a los 92 años, no se detiene jamás. Trabaja 16 horas diarias. No cesa de escribir libros y poemas. A estas alturas de la vida, Presidente del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), Presidente de la Academia Cubana de la Historia, asesor jurídico y orador. Diariamente recibe consultas de todas clases y de todos tipos, emite juicios realmente salomónicos y consejos tan sensatos como sentencias bíblicas.

Su vitalidad y su genio contrastan con el deterioro más que evidente de personajes tiránicos que se autodestruyen con el constante ejercicio del odio, las bajas pasiones y la maldad.

Como dijo José Martí, los hombres andan en dos bandos: los que aman y construyen y los que odian y destruyen. Ante los primeros síntomas de la barbarie comunista que terminó apoderándose de nuestra querida Patria, Luis se alineó de inmediato con la causa de la Nación Cubana, la de los que aman y construyen. Y por esa causa, el autotitulado Comandante en Jefe que odia y destruye, aplaudido por los sicarios de su tiranía sangrienta y brutal que ha  devastado nuestra Isla, lo condenó de manera despótica y cobarde, sin causa ni juicio alguno, a la pena de muerte por fusilamiento.

Ha pasado más de medio siglo. Luis no ha cesado de combatir y denunciar la barbarie comunista. Siempre incansable, ha viajado por toda América y el Mundo como adalid de la democracia y la libertad. Galardonado como héroe en El Salvador, apreciado como defensor máximo del derecho, la verdad y la justicia en Santo Domingo cuando salvó la Nación, su palabra ha resonado desde Estados Unidos hasta el extremo de la Patagonia, desde Europa hasta América, como campeón del Estado de Derecho y del Imperio de la Ley. Durante años ha sido atacado, ha sido objeto de atentados, le han lanzado ácido a los ojos, ha tenido que pelear en innumerables ocasiones. Jamás ha dejado la lucha, jamás lo han hecho perder su proverbial serenidad, nunca han logrado acallar su voz, no han podido detener su pluma.

Ante obstáculos más grandes que murallas, ha dado siempre la respuesta de más dedicación y más trabajo. Si leemos sus libros y sus escritos innumerables, si tenemos en la memoria la esencia de sus discursos, podemos apreciar que su línea ha sido siempre la misma, porque nunca ha dejado de estar presidida por la verdad y por la honestidad.

Ha sido reconocido en todas partes por los personajes más ilustres. Numerosos Presidentes de Estados Unidos y de toda América, al igual que Reyes y Príncipes, aprecian sus enseñanzas y solicitan sus consejos. Se ha perdido la memoria de los diplomas, cartas, llaves de ciudades, reconocimientos especiales y honrosos títulos que le han otorgado lo mismo personalidades del más alto nivel de muchos gobiernos, que figuras cimeras del mundo académico. En España, y nada menos que en el Ateneo de Madrid, Luis ha sido Poeta de la Hispanidad y El Poeta de la Humanidad, en este siglo de literatos inmensos. También en España ha recibido honores tan importantes como la Cruz de Caballero de Gracia de la Orden de Fernando VI, el rango de Comendador de Número de la Imperial Orden de Carlos V, y la Gran Cruz de Caballero de la Hermandad Nacional Monárquica de España, grado máximo al que se puede aspirar en esta Real Corporación.

Nuestro querido amigo Luis nos da lecciones todos los días desde la Cátedra Magistral de la Academia Cubana de la Historia, de la que es presidente hasta hoy. Esas lecciones que conservan viva la memoria histórica tanto como la memoria humana, no las dicta sólo desde una Cátedra. Su condición de profesor está dada por el ejemplo de una vida honesta, por la coherencia de sus principios. Estoy seguro de que en buena medida, la vigencia y la permanencia del Exilio Cubano, de los miembros de esta diáspora que nunca ha bajado su bandera ni vendido sus principios, se deben a la presencia y la sana influencia del Dr. Luis Conte Agüero.

Hoy está preparando su legado en numerosos libros que de muchas formas presentan las facetas de su existencia. La vida de este gran amigo es especialmente luminosa y tiene muchas caras admirables. Todas irradian sabiduría, consejo, orientación, arbitrio, caballerosidad, inteligencia y juicio sano. Y como siempre ha mantenido su vocación de faro y estrella, su luminosidad siempre guió al exilio cubano, aún en los momentos más difíciles, convirtiéndose en ejemplo y referencia para la historia, y tanto en la tribuna como en la literatura enaltece la presencia del idioma español en los Estados Unidos, como segunda lengua más hablada del país. En buena medida, gracias a él, a pesar del tiempo y la distancia, la Patria no es para nosotros un recuerdo vago que se pierde en el tiempo, no es tan sólo una Isla situada a 90 millas, porque cada uno de nosotros es parte de la Patria. Nosotros somos la Patria, donde quiera que estemos, y el sonoro y claro idioma español es nuestro idioma (2).

Igual que en todas partes del mundo, el patriotismo cubano es un acto de amor que mezcla en un solo afecto a los padres, la familia y la tierra donde nacimos, es el amor infinito al país al que pertenecemos. Portamos su cultura, sus costumbres, sus valores, sus tradiciones, su religión, lo que nos enseñaron nuestros padres y los padres de los padres, nuestros amigos, nuestros maestros, nuestros vecinos. La patria es el viento y el paisaje, el sacrificio y el sueño, el honor y la gloria, el comienzo y la tumba, el primer amigo y el primer amor. Luis nos ha enseñado que la Patria sigue viviendo porque viven los patriotas. No se puede hablar de él sin hablar de Patria y de patriotismo.

Luis Conte Agüero, querido amigo, Maestro de todos nosotros, Patriarca del Exilio Cubano: hoy, en esta memorable ocasión de tu cumpleaños, queremos darte el testimonio de nuestro agradecimiento por el sano ejemplo de tu vida, totalmente consagrada a Cuba, a la Democracia y a la Libertad, y al felicitarte en este nuevo aniversario, felicitarnos nosotros por recibir de ti el sano y sabio ejemplo de tu vida.

Autor: Dr. Salvador Larrúa Guedes

Secretario de la Academia Cubana de la Historia 

Correspondiente en Estados Unidos de la Real Academia Hispanoamericana de Ciencias, Artes y Letras 

*************************

Citas: 

(1) No quiero dejar de incluir unos versos de su hermoso poema “Saludo a España”, que comienza de esta forma:

“Musa que brinda al poeta / su inspiración carmesí, / corazón de ajonjolí / servido en una peineta: / con castella etiqueta / te vistes en el crisol / del esíritu español, / gallo de eterna alborada / blandiendo en la madrugada / su quijotada de sol.

“Pon sabores de aceituna / en mi garganta proscrita, / serenidades de ermita / con tradiciones morunas, / las cancioncillas de cunas / que arrullaron a mi abuelo, / y las uvas sin recelo / colmando de gracia y vino / los labios del peregrino / que busca en tu amor consuelo.

“Abre con tajos del Tajo / los destinos que celebro, / limpia con aguas del Ebro / las penas de los de abajo, / y pues a tu luz me atrajo / devoción tocando a diana, / que fertilice el Guadiana / con el Duero mi vivir / y fluya un Guadalquivir / por los cauces del mañana.

“Tengo la sed de tu vid / y el cielo de Extremadura, / de la fiel cabalgadura / donde galopaba el Cid / por rumbos de buena lid, / y el visigodo Pelayo / caballero sin desmayo / que expulsó a los extranjeros / comandando sus guerreros / sobre los hombros de un rayo…»

(2) El español es el segundo idioma con mayor número de hablantes en Estados Unidos, después del inglés. Este país, donde el español está oficialmente reconocido en numerosas jurisdicciones del Suroeste, ostenta la segunda comunidad de habla hispana más grande del mundo, después de México. Luego siguen las de Colombia, España, Argentina y Perú. 

Según estimaciones para 2016, el 14,2 por ciento de la población estadounidense mayor de 5 años, habla español en sus hogares (más de 50 millones de personas). Además, hay 8,5 millones de estudiantes de español. El español de EE UU es la segunda lengua más hablada en 43 estados y en el distrito de Columbia. Nuevo México es uno de los pocos estados donde la población hispanohablante ha formado grandes comunidades ininterrumpidas desde la anexión a los EE UU. El español constituye una de las señas características más importantes de la personalidad cultural del estado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies