El Sahara Occidental, una partida de ajedrez que no cesa en su empeño

El Sahara Occidental, una partida de ajedrez que no cesa en su empeño

En una ofensiva abierta en el desierto, el Frente Polisario, como movimiento político que se retrata con la autoproclamada República Árabe Democrática Saharaui, por su acrónimo, RASD, con un programa de corte socialista y panárabe en la lucha armada y tomando como precedente la revolución argelina, recientemente, ha dado por ultimado el acuerdo de ‘alto al fuego’ con el Reino alauí, imponiendo el ‘estado de guerra’.

Dicho anuncio ha determinado el ‘toque de queda’ para la urbe saharaui, cuantificada en poco más o menos que 250.000 personas, que, a día de hoy, conviven en los campos de refugiados de la región argelina de Tinduf, al Suroeste de Argel, en condiciones extremas.

Sin lugar a dudas, una situación en el Sur de la antigua colonia española, que ha servido como detonante para desencadenar indicios que podrían alcanzar cotas insospechadas. 

Ya, en las postrimerías de octubre, activistas saharauis obstaculizaron la travesía a los camiones de mercancías marroquíes provenientes del África Subsahariana; en concreto, el paso fronterizo terrestre de Guerguerat, como el principal puesto delimitante que conecta Mauritania con el Sahara Occidental, y que inspecciona la fuerza de interposición de la Organización de las Naciones Unidas, ONU.

En esta tesitura, el Frente Polisario hace hincapié en que esta ruta comercial quiebra lo tratado con Marruecos. Sin embargo, Rabat, se decanta, por lo contrario, no titubeando a la hora de desplegar a su ejército. 

En las últimas décadas han sido muchos los tiras y aflojas de los 2.500 kilómetros para levantar un conjunto de muros, edificados por Marruecos durante ocho años en el desierto del Sahara, en los que no han faltado las reservas en su conveniencia militar.

La ONU, por medio de la ‘Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental’, abreviado, MINURSO, es una fuerza de pacificación en ese espacio entre Marruecos y la RASD, que se instauró por Resolución 690 del Consejo de Seguridad de 29/IV/1991, en atención a las recomendaciones de arreglo aprobadas el 30/VIII/1988 por Marruecos y el Frente Popular para la Liberación de Saguía el Hamra y del Río de Oro, o lo que es lo mismo, el Frente Polisario, como uno de los dos territorios que constituían la provincia del Sahara español.

De esta manera, la audacia de acaparar el suceso de Guerguerat, argumenta a todas luces, que el Frente Polisario pugna por un cambio de statu quo. Tal vez, previendo el entorno angustioso de sus campamentos con el que sospechan un levantamiento; o quizás, el relevo presidencial en la Administración de Estados Unidos con Joe Biden (1942-77 años), que podría reportarle más respaldos.

Con estos antecedentes preliminares, en los últimos meses, Marruecos ha logrado que un número de estados del África negra admitan su soberanía sobre el antiguo territorio español, poniéndose en funcionamiento consulados en El Aaiún. Mientras, la RASD, cuenta únicamente con el aval de estados africanos y latinoamericanos, y en detrimento ninguno del Viejo Continente. 

Coyuntura que no impide para el Frente Polisario, como corriente liberacionista laica de izquierdas, disponga de un puesto en la ‘Internacional Socialista’; además, de la protección política y financiera de grupos y oenegés progresistas. En la misma sintonía, Argelia, le concede una porción de su desierto en Tinduf y, al mismo tiempo, le proporciona sostén logístico, porque para Argel, el Frente Polisario es una pieza fundamental en su pretensión por afianzar la salida al Océano Atlántico.

Con lo cual, la complejidad del Sahara Occidental data del año 1975: desde 1991, se han tendido múltiples acuerdos asistidos por la ONU, que hasta el presente no han dado el fruto esperado, principalmente, por el antagonismo en los enfoques entre el Gobierno de Marruecos, inclinado por la autonomía; y por otro, el Frente Polisario, que emplaza a un referéndum de autodeterminación con la alternativa de independencia.

Brevemente y de manera sucinta, el Sahara Occidental se sitúa en el flanco Noroccidental de África, siendo una superficie inmensa de 266.000 kilómetros cuadrados, con zonas superiores en tierras como Portugal, Bélgica, Grecia, Países Bajos o Austria, y con dimensiones algo menores a Vietnam o Italia. Análogamente, limita al Sur y Este, con la República Islámica de Mauritania; al Norte, con el Reino de Marruecos; al Noreste, con la República Argelina Democrática y Popular, y por Occidente, con el Océano Atlántico. 

La población nativa es el pueblo saharaui que ha residido por siglos en la aspereza del desierto, estableciéndose en tribus beduinas y bereber. Su habla es el hasanía, un lenguaje originario del árabe tradicional, haciendo uso del castellano.

Como es sabido, el Sahara Occidental es el único país africano que no dispone de plena independencia, por la ocupación que en 1975 implantó Marruecos, invadiendo el 65% del área saharaui. Si bien, la dominación marroquí no es contemplada por la ONU. Mismamente, es uno de los diecisiete territorios no autónomos verificado por el ‘Comité Especial de Descolonización’ de la ONU, ejecutor a la hora de monitorear y promover la causa de descolonización.

Por lo tanto, lo que se dirime es el litigio del pueblo saharaui por su autodeterminación y reunificar su demografía de algo menos de un millón de miembros que persisten diseminados: una parte por el sector tomado; otra en Mauritania; los acantonamientos de Tinduf en Argelia; y, por último, el Sahara libre y otros tanto por Europa, particularmente, en España y Francia.

Con el propósito de descifrar un entresijo que pasa por su peor momento con la rúbrica del ‘alto al fuego’ allá por el 6/IX/1991, es preciso incidir en algunos de sus puntos cardinales que clarifiquen este puzle.

Inicialmente, en 1973, surgió el grupo armado del Frente Polisario, para reclamar la independencia del Sahara Occidental de cara a España, que desde 1883 gestionaba el departamento como colonia. Ya, el 6/XI/1975, el rey Al-Hasan ibn Muhammad o Hassan II (1929-1999), incitó a la denominada ‘Marcha Verde’ en dirección al Sahara, congregando a 350.000 civiles marroquíes. 

Inmediatamente a esta maniobra alauí, España entregó a Rabat el Norte y Centro del Sahara Occidental, y el Sur pasó a Mauritania. Sin obviar, que esta operación emplazada a imponer la anexión del suelo saharaui, estuvo sugerida en la complicidad de Estados Unidos y costeada con dinero saudí. 

Con Francisco Franco Bahamonde (1892-1975) a las puertas de su tránsito, el príncipe Juan Carlos (1938-82 años) hubo de asumir en funciones la Jefatura del Estado. Y aun entendiendo que la suerte estaba echada, el futuro rey de España se trasladó a El Alauín, con el empeño de garantizar el honor del ejército.

Alcanzado el año 1976, contando con la ayuda de sus socios históricos como Argelia, Cuba y Sudáfrica, el Frente Polisario proclamó la RASD y entró en batalla con Marruecos y Mauritania. Por aquel entonces, decenas por miles de saharauis, no les quedó otra que a duras penas exiliarse a unas instalaciones próximas a la comarca de Tinduf. Ni que decir tiene, que los niños de aquellas generaciones maduraron con el pensamiento, que alguna vez retornarían a una heredad que jamás debió ser confiscada por Marruecos.

Entre tanto, años más tarde, en 1979, el Frente Polisario acordó la paz con Mauritania; pero, en el caso de Marruecos, se introdujo en una conflagración en la que no saldría hasta pasados dieciséis años, con el ‘alto al fuego’ consabido.

Luego, cabría preguntarse: ¿qué fondo ha colmado el vaso en el quebrantamiento del ‘alto al fuego’ en lo que atañe al Frente Polisario? Retrocediendo en el tiempo, las fuerzas de Marruecos irrumpieron el 13 de noviembre en la extensión desmilitarizada del Guerguerat, al Sur del Sahara Occidental y contigua con Mauritania, para desalojar a unos 50 civiles saharauis que el 21 de octubre proseguían cortando la carretera de acceso.

En este contexto al filo de la ruptura, el Frente Polisario actuó y ambos contendientes intercambiaron fuego cruzado. Posteriormente, según detalla el ‘Parte de Guerra Número 11’ del Sahara Occidental, los ataques del Ejército de Liberación Popular Saharaui han ido encaminados a los sitios y atrincheramientos de las fuerzas de ocupación marroquíes a lo largo del muro. Los bombardeos están concentrados en Al Farsia, Baggari y Mahbes con víctimas mortales, pero sin precisarse cifras oficiales. No obstante, Marruecos desmiente sufrir pérdidas humanas.

El citado corte de la carretera demanda la convocatoria de un referéndum de autodeterminación, tal como en su día alzó la voz la ONU; pero Marruecos, meramente está dispuesto a suscribir un régimen autonómico al Sahara Occidental. Toda vez, que el Frente Polisario entiende que la ONU, no está desempeñando adecuadamente su encaje de mediación, al consentir que Marruecos permanezca y aumente sus actividades comerciales en una demarcación en disputa. 

En otras palabras: para el Frente Polisario, esta comercialización se convierte en un “expolio de los recursos naturales” del Sahara. 

Hay que recordar al respecto, que este enclave tiene un litoral de 1.100 kilómetros de largo, de cara al Océano Atlántico. De por sí, entraña un gran valor geoestratégico y es semejante a la mitad de España. 

Conjuntamente, cuenta con importantes caladeros de pesca de los que se sirve la UE y España, mediante tratados suscritos con Marruecos y sus minas de fosfato, componente esencial en la producción de fertilizantes.

Desde 1975, Marruecos ha ido destinando sus inversiones en infraestructuras en lo que se distingue como sus provincias del Sur. Hoy por hoy, dirige y regula el 80% de la zona.

En este marco por momentos indeterminado, Mohamed VI (1963-57 años) llevaba dos años en el trono de Marruecos, cuando la Resolución del Consejo de Seguridad aprobada en junio de 2001, indicaba su total apoyo a los pactos patrocinados por las partes, para la “celebración de un referéndum libre, justo e imparcial sobre la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental”.

A partir de aquí, el proyecto de paz auspiciado por la ONU se adentró en un letargo invernal. Para salir de él, en 2006, esta organización alentó a los interesados a realizar entrevistas directas sin condiciones previas. En 2007, se expusieron las propuestas y el Frente Polisario mantenía planteando un referéndum de autodeterminación. Por vez primera, Marruecos aludió la posibilidad de una autonomía para el territorio.

En esa proposición, hipotéticamente el Estado alauí poseía autoridad exclusiva en materias religiosas, constitucionales y con afinidad a la figura del monarca; además, de la seguridad nacional, relaciones exteriores y del poder judicial. Lo cierto es, que el Frente Polisario estimó que la oferta era pésima; e incluso más, que el propio plan de autonomía expuesto en 1974 por el Estado español.

De hecho, las resoluciones de la ONU no refieren la autonomía, pero año tras año, la estrategia marroquí admite una expresión como triunfo colectivo, cada vez que alguien la maneja: “los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos para hacer avanzar el proceso hacia una solución”.

En tanto, el Frente Polisario, no ha conseguido que la MINURSO sondee el tema de los derechos humanos en el Sahara Occidental. Entre las sesenta y tres operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, desde 1948, diecisiete de ellas en la última década, sólo la del Sahara está carente de poderes para valorar esta compleja realidad.

A ello hay que entretejer, que, en 2018, el Frente Polisario cosechó que el Tribunal de Luxemburgo decidiese la connivencia de pesca entre la UE y Marruecos, y no se adaptara al Sahara Occidental, porque ese espacio “no forma parte de Marruecos”. Pero, en 2019, el Parlamento Europeo ratificó negro sobre blanco, del acuerdo de pesca con Marruecos que engloba al Sahara Occidental.

Y el país alauí no ha sido menos en este tándem de salidas de tono, porque gradualmente ha entretejido en África toda una red económica, diplomática y religiosa. En 2017 optó por reintegrarse a la Unión Africana, UA, única organización internacional que reconoce como Estado a la República Árabe Saharaui Democrática.

Con la denominación de Organización para la Unidad Africana, por su acrónimo, OUA, Hasan II la desechó en 1984. Más tarde, su hijo Mohamed VI volvió con la finalidad de excluir a la RASD. En última estancia, Marruecos, se ha propuesto atraer consulados de estados encuadrados en África hacia el Sahara Occidental, incorporando nada más y nada menos, que dieciséis, con la llegada de Emiratos Árabes Unidos.

En esta partida de ajedrez que prosigue enquistada, el principal aliado de Marruecos es la República Francesa. Sin inmiscuir, a Estados Unidos y, cómo no, la Administración española con una postura prudencial, que ha terciado en los despachos de la UE y la ONU, en beneficio de Rabat. En cuanto al Frente Polisario, se siente alentado por Argelia, sin descartar la Federación Rusa y la República de Sudáfrica.

En consecuencia, Marruecos, ambiciona fortalecer su disposición mundial a través de la iniciativa diplomática, valiéndose del ingenio para argumentar su tesis ante el espectro público, indiscutiblemente, muy por encima del Frente Polisario.

Con desparpajo y destreza, el rey Mohamed VI enarbola su protagonismo de actor privilegiado, practicado por su antecesor durante la friolera de cuarenta años, como valedor de los intereses de Occidente en el Norte de África. Y, evidentemente, erigiéndose en instrumento primordial en el devenir del laberinto que subyace en Oriente Medio.

El dibujo enrevesado que en ocasiones sugiere los Estados Unidos en el universo árabe-musulmán, ha servido de pértiga para que los representantes americanos robustezcan sus lazos con Marruecos. El refrendo en 2004, del acuerdo de libre cambio con Rabat y la asignación en la condición de ‘aliado preferente no OTAN’, obligatoriamente, por sus esfuerzos contra las acciones terroristas, se desentraña en un entorno pragmático de favoritismo estadounidense.

Los atentados suicidas llevados a cabo en Casablanca el 16/V/2003, han reforzado la clarividencia americana sobre la inestabilidad del régimen marroquí, con un curso interno que podría acabar convergiendo en una trama incendiaria y en el que los islamistas creíblemente saldrían victoriosos. 

Es por ello, que la integración irreversible de un Sahara más o menos autónomo, pero marroquí, sería observado en las circunstancias imperantes como una baza sólida para la consolidación de Mohamed VI. 

En este sentido, el Sahara es monopolizado por Marruecos como moneda de cambio, por su armazón a la visión de Estados Unidos de eliminación del terrorismo islámico. Simultáneamente, Marruecos, ha intervenido entre la urbe saharaui del interior y del exterior, procurando obtener un objetivo notorio: la aprobación de ‘marroquinidad’ del Sahara entre la misma población autóctona.

Primero, en el interior, se habría avivado una cierta mejora económica, con el designio de desvanecer la huella independentista en las descendencias posteriores que no han conocido la consternación de la guerra. 

Y, segundo, en el exterior, tercamente se ha proyectado el descrédito de los agentes polisarios, censurando la situación de desidia en la que se hallan los refugiados saharauis, aislados en los campos de Tinduf y culpando al Frente Polisario de tenerlos cautivos. De ahí, que las continuas desbandadas de dirigentes saharauis sean propagadas por los delegados marroquíes, como la punta de lanza de este precario contorno.

Finalmente, en estos últimos años, Marruecos habría desplegado una imposición incesante sobre la ONU, poniendo obstáculos administrativos y físicos al normal ejercicio de la MINURSO. Sin ser descabellada la opinión, del amago para claudicar en la misión del Sahara. 

De lo que se desprende de estas disputas, que Marruecos estaría por la labor de reconocer la celebración de un referéndum de confirmación, que no de independencia, donde los anhelos de los nativos se limitarían a un vago ofrecimiento de emprender un proceso de autonomía regional, parecido al de algunas naciones europeas.

El cerco reinante por instantes truncado, no comporta la prolongación de la lucha armada del Frente Polisario, a pesar del apremio de las bases para que esta responda potencialmente a la inmovilización política. 

Si los saharauis eligen perpetuarse en la hostilidad, su proceder sería entendido como terrorismo islámico y la causa saharaui definitivamente se enquistaría. 

La solución jurídica en la disyuntiva del Sahara Occidental, debe sustentarse en el “respeto al principio de libre determinación de los pueblos”, en una tierra no autónoma, e incuestionablemente, ha de ser elegida por la voluntad del Pueblo Saharaui.

Publicado en el ‘Diario de Información Autonómica el Faro de Ceuta’ el día 27/XI/2020. 

© Fotografías: National Geographic de fecha 22/XI/2020 y la breve reseña insertada en la imagen iconográfica es obra del autor.

Vuelve Evo

Vuelve Evo

Evo Morales ha sido un gran presidente para Bolivia durante la mayor parte de sus mandatos; algo extraordinario para el país dada la historia de corrupción e incompetencia de muchos de sus gobernantes. Morales llegó al poder  ganando unas elecciones limpias tras una de las periódicas crisis del país. Venía de una larga carrera como dirigente sindicalista de los productores de coca del, y sus mandatos se caracterizaron por una sabia mezcla de izquierdismo beligerante en las declaraciones, aderezadas con grandes muestras de veneración hacia Fidel Castro y Hugo Chávez, y un sabio pragmatismo en la gestión económica del gobierno que encomendó a un joven economista del banco de Bolivia, Luis Arce Catacora. El resultado, con la ayuda de los precios de las materias primas durante la mayor parte de sus mandatos, fue el mayor periodo de crecimiento del país y de reducción de la pobreza en su historia.

El recorrido se inicia en 2006, y tras dos legislaturas Evo promueve una nueva constitución que se aprueba y le permite presentarse de nuevo, y ganar. Antes de finalizar el periodo, al modo Chávez, promueve un referéndum que le autorice a recandidarse, pero es rechazado. Será el tribunal supremo, controlado por él mismo, el que le autorizará a presentarse para ganar en unas elecciones tildadas de amañadas y que darán lugar a los disturbios que acabarán con la caída de su gobierno, y su exilio durante el último año en Argentina.

El gobierno provisional, supuestamente golpista para el MAS, Movimiento al Socialismo, que respalda a Morales y su gente, convocó elecciones como prometiera al hacerse cargo del gobierno, y estas han sido ganadas por Luis Arce de forma contundente, lo que le convierte en el actual presidente de Bolivia tras una toma de posesión a la que ha asistido SM el Rey, involuntario protagonista de un chusco recibimiento protocolario en el aeropuerto de El Alto, en La Paz, acompañado por un Iglesias que ha aprovechado el viaje para ahondar en sus maniobras bolivarianas.

A Luis Arce lo colocó Evo como cabeza de lista buscando suavizar la imagen radical del MAS, aunque le puso un perro guardián en la figura del que hoy es su vicepresidente, David Choquehuanca, de origen aimara y ministro de exteriores en la etapa de Morales. Viene ahora el momento de definir el futuro del país hacia una deriva bolivariana e indigenista, como parece ser el deseo de Evo Morales o, por el contrario, buscar un camino propio y más pragmático, como podría señalar la trayectoria y formación técnica de Luis Arce.

Hoy el gobierno recién nombrado parece indicar lo segundo, pero algunas protestas en la calle de grupos indígenas recuerdan la achaparrada sombra de Evo, que no librará la plaza sin pelea, y que sin duda recordará el ostracismo de  Correa a manos de Lenin Moreno en Ecuador, o como Néstor Kirchner enterró a su mentor Duhalde en Argentina.  Solo Putin parece capaz de controlar este tipo de sucesión.

Versión en asturiano en abellugunelcamin.blogspot.com

El jueves pasado fue un día de grandes celebraciones

El día de la amabilidad en Argentina. Ojalá sea contagiosa ¡cómo mejoraría la convivencia!
Día mundial del ajedrez
Día mundial contra los abusos sobre mujeres y niños, ¿cuándo acabarán? Y ¿cuándo nos va a preocupar la persona por encima de sexo y edad sin centrarnos en un grupo solo?
Y ¡Día Internacional del Hombre!…, con toda justicia porque reivindicamos igualdad de derechos, obligaciones, oportunidades… ¿Por qué si hay un día internacional de la mujer, no puede haber un día internacional del hombre?… Por encima de todo ¡de las personas! ¿Somos conscientes de que por la ley del péndulo muchas pseudo feministas se están pasando al hembrismo? Es cierto que hay mucho machismo en todo el mundo, latino América, países asiáticos y, sobre todo, en el islam, pero en España y desde el año 1978, defendido en la Constitución Española, el artículo 14 bien claro expone y defiende la igualdad de la persona por encima de todo. El problema está en lo que no es oficial y en las concesiones de muchas mujeres. Sin embargo, no todos los hombres son machistas, autoritarios y dominantes ¿Somos conscientes de que, también en estos días, hay mujeres que confiesan abiertamente que se casan para que las mantengan?¿Cómo es que lo vemos bien en las mujeres y no en los hombres?
¿,Lo somos de que hay muchas mujeres, las «señoras de», que, de forma directa o indirecta, están donde están y son lo que son por sus maridos sin méritos propios?

Hoy es también el día mundial del retrete ¿Nos damos cuenta de la suerte de tener agua y luz? ¿De que son los sanitarios los que más aportaron a la salud de los pueblos y las personas?
¿Nos paramos a pensar cómo era la vida en las ciudades antes del agua corriente, alcantarillado y letrinas?
Todo iba a la calle por el balcón, unas veces avisaban «agua va» o lo que fuera, pero otras se olvidaban de decirlo…
Había un poeta muy conocido en Elda, el Serafico, sobre todo por sus epitafios. Un día, en plena epidemia de cólera, pasaba él por una calle de Petrer cuando la mujer del sacristán de la única iglesia que había entonces en el pueblo y sin avisar vertió sobre él una lluvia dorada que imaginemos como quedó y el pobre hombre, le obsequió con este poema:

"Cólera bárbaro y cruel
si te falta alguna cosa
ven y llévate a la esposa
del sacristán de Petrel"...

Se ha cumplido, también, 87 años del voto femenino en España gracias a Clara Campoamor que lo supo defender y lo apostó todo porque votara la mujer
Entre los argumentos que ponían para que no hubiera voto femenino defendido por Victoria Kent entre otros, era que la mujer no estaba lo suficiente madura ni formada para votar por sí misma y que lo haría influida por esposos y confesores…
¿Tanto esfuerzo para que muchas mujeres no voten en la actualidad  por comodidad? ¿para que lo hagan sin responsabilidad?
Y una observación, ¿cómo es que esos mismos que se rasgan las vestiduras ante tanta incoherencia, defienden ahora el voto para discapacitados intelectuales y enfermos psiquiátricos sin capacidad para saber bien lo que votan? ¿no serán sus padres y/o tutores quienes decidirán por ellos?, justo lo que no querían entonces.
Aún con pandemia, somos afortunados de tener lo que tenemos y debemos defenderlo para poder disfrutarlo con salud, paz, justicia y libertad.

La actual directora de El Monárquico, Consuelo Giner, recibido la Medalla al Mérito Cultural

La actual directora de El Monárquico, Consuelo Giner, recibido la Medalla al Mérito Cultural

P. La Asociación “La Platea”, de Quart de Poblet, le acaba de entregar un premio al mérito cultural. ¿Cómo se ha sentido?

Pues muy contenta. Fue el sábado 14 de noviembre y esta Asociación entregó dos medallas al Mérito Cultural, dentro del VI Encuentro Internacional de poetas: una por la mañana a Ricardo Bellveser, valenciano de reconocido prestigio y la otra a mí, por la tarde, en el Salón de Actos del Excmo. Ayuntamiento de Quart, donde expliqué la estrofa que acabo de crear, llamada “julia”. Fue un día de muchas emociones. 

P. Esta Revista publicado las bases y la explicación de esta nueva estrofa creada por usted.  ¿Cómo se le ocurrió hacerla? Y ¿Por qué ese nombre?

R. Tengo una nieta que se llama Julia, que significa “fuertemente arraigada”. Desde que sus padres me comunicaron que le iban a poner ese nombre, lo acepté con gran ilusión y cuando nació, mi primera y única nieta, pues ya se puede imaginar la gran emoción que me invadió. 

Desde su nacimiento y hasta los tres años de edad, le he venido haciendo un poema mensual con distintas rimas, pero yo le quería ofrecer algo distinto, especial para ella: una estrofa que se llamara julia. Iba pasando el tiempo y lo aplazaba, pero al declararse la pandemia y estar tanto tiempo en casa, es cuando me senté, serenamente, y me puse a idear cómo podría ser esta estrofa.

P. Explique brevemente las características de esta estrofa

R. Julia es una estrofa de 5 versos, que combina los pentasílabos (5 sílabas) con los decasílabos (10 sílabas) y la rima consonante con la rima asonante.

Puede concurrir una o varias estrofas en un mismo poema de las siguientes modalidades:

Julia 1: 5a  10B  5a  10B  5a (a rima consonante y B rima asonante)

Julia 2: 5a  10B  5a  10B  5a (a rima asonante y B rima consonante)

Julia 3: 10A  5b  10A  5b  10A (A rima consonante y b rima asonante)

Julia 4: 10A  5b  10A  5b  10A (A rima asonante y b rima consonante)

Podrá incluir, al final, un estrambote, con 1 ó 2 versos añadidos como coletilla, con métrica y rima libre.

P. ¿Cómo se le ha ocurrido convocar el I Certamen con esta estrofa?

R. Fue a raíz de la invitación que me hizo una amiga, Belén Estevan, de dar una conferencia en la Sede Universitaria de Alicante, para explicarla. Acepté y, mientras la preparaba, pensé que, si se crea una estrofa nueva, pero no se abre la posibilidad a los poetas a que escriban en esta modalidad, queda sin fruto; hay que proyectarla hacia el público lector, igualmente, para darle la posibilidad de que disfrute leyendo julias. Yo no soy partidaria de crear certámenes, porque en ellos, se alegran una, dos o tres personas, las premiadas, pero queda un montón de gente sin reconocer, aunque, en este caso, es la mejor forma que se me ha ocurrido para que los poetas se animen a componer en esta nueva propuesta, clásica.

P. ¿Cuántos premios hay?  

Hay muchos premios, en total 14; tres en metálico, más placa; una escultura, más placa, que ofrece una amiga, Teresa Cía; y 10 accésits que consisten en un lote de libros ofrecidos por Espejo de Alicante, la asociación que presido y un diploma, a cada uno de los diez. Más adelante se editará un libro.

P. Hablando de la asociación que acaba de mencionar. ¿Cuántos años tiene y a qué se dedican?

Nació en enero de 2003, por consiguiente, dentro de dos meses escasos cumplirá dieciocho años. Su misión es promover la cultura y el arte a todos los niveles. Acabamos de sacar la novena publicación de la serie Hablan los poetas, fruto de los encuentros nacionales, de poesía y prosa poética que celebramos. 

Este año, 2020, debido a la pandemia generalizada, hemos hecho dos actividades on line. Una ha sido este libro que le acabo de indicar y la otra, una exposición virtual y I Certamen de artes plásticas con los socios de Espejo de Alicante. Ha tenido tanto éxito que al año próximo queremos organizar el II Certamen de artes plásticas, pero esta vez a nivel nacional, no solo para los socios.

Muchas gracias por dedicarnos su tiempo y enhorabuena por la magnífica labor que está realizando, promoviendo la cultura y el arte a todos los niveles.

No faltaba más. Las gracias las doy yo, por prestarme atención.

El Año más negro del Turismo

El Año más negro del Turismo

La Plataforma Estatal de Camareras de Pisos siguen en la lucha

La temporada de Hostelería prácticamente no ha existido, se presenta un invierno muy frio en todos los aspectos, esperando que el año próximo se presente mejor, que la pandemia que ha sido la mayor protagonista solo sea un recuerdo duro y triste por las personas que han fallecido. Con todo esto la Plataforma Estatal de Camareras de Pisos, han estado luchando y teniendo reuniones, para que su colectivo el mas vulnerable no sea el mas perjudicado.

El día 15 de junio mantuvieron una reunión telamática, con la Ministra de Trabajo Yolanda Díaz e Irene Montero Ministra de Igualdad, para reivindicar lo que estaba pasando con el colectivo de las camareras de pisos, las condiciones y derechos laborales, unos de los puntos claros que obtuvieron, fue el compromiso firme de colaboración y trabajo mutuo desde el Ministerio y la plataforma. Por ellos a través de estas gestiones,  HYPERLINK «https://www.facebook.com/HectorIllueca/»el día 16 de julio de 2020 se reunieron en Madrid, con todas las medidas de seguridad sanitaria, con Héctor Illueca Ballester Director de la inspección de Trabajo, recordando que fueron de todos los puntos de toda España, pagándose de su bolsillo, billetes de avión, tren, gasolina de coche, y la estancia, nadie las ayudo, todo por defender los derechos de sus compañeras, donde le hicieron entrega de un dossier, explicando su situación actual, consensuado una interlocutorio constante, hasta conseguir soluciones, con el que pretenden aportar claridad, a una problemática que apenas tiene competencias autonómicas. Necesitan soluciones reales y eficaces.

Sobrecarga Laboral, como consecuencia de los Ritmos de Trabajo impuestos. El artículo 36.5 del Estatuto de los Trabajadores aborda la protección que debe garantizarse a los trabajadores sometidos a un ritmo de trabajo determinado por la empresa. 

Evaluaciones de riesgos para la PREVENCIÓN de los padecimientos que soportan. Solo el Convenio Provincial de Hostelería de Tenerife en el Art.38 y el de Las Palmas de Gran Canaria en el Art.35 los tienen incluido como norma y creen que es necesario que sea la  norma general para todo el territorio nacional para poder regular la SOBRECARGA LABORAL.

La mayoría eventuales son a tiempo parcial, media jornada, 5 o 6 horas, pero con una carga de trabajo que supera las de la jornada completa. Son innumerables las denuncias que han puesto en las Inspecciones de Trabajo Provinciales contra las empresas externas, y contra el incumplimiento de la LPRL.  

Carta al Defensor del Pueblo (donde denunciaron la discriminación que han sufrido en la COVID-19 las compañeras eventuales y externalizadas en fraude de ley).

La empresa STIQK Process, mediante un programa informático mide todas las variables de las habitaciones y determina la carga máxima de trabajo diario. Se llama programa de puntos o de créditos. En realidad no les baja la carga, sino que optimiza el trabajo, haciéndolas trabajar al límite diariamente, cambiando de manera radical la organización del trabajo.

Las grandes cadenas, están adquiriendo este programa a través del sistema PACO (Programa de Asignación por Cargas Online) las Inspecciones Provinciales de Trabajo están permitiendo que  pase y proliferen, ellos no firman las evaluaciones, no son Técnicos superiores de Prevención de Riesgos Laborales, trabajan conjuntamente con las auditorías externas, ofrecen datos de las mediciones y evaluaciones, además la empresa los dota de información personal, volcándolas en sus bases de datos, siendo información absolutamente confidencial, como son datos personales, número de bajas, absentismo, etc, posiblemente se este cometiendo un delito contra su intimidad ellas pues no han dado consentimiento alguno a ese trasvase de datos personales.

Están a favor de limitar la carga de trabajo con dicho programa informático, pero que proporcionen el número de habitaciones sea otro límite para la prevención, considerando que no son excluyentes sino complementarios. Es un fraude evidente para su salud.

Aplicar la normativa en materia de sanciones (lisos)

Sentencia 369/2019 de la magistrada Gloria Poyatos en Las Palmas de Gran Canaria.

“Art. 12.1º b) de la LISOS tipifica como hecho calificado de grave:”No llevar a cabo las evaluaciones de riesgos y, en su caso, sus actualizaciones y revisiones, así como los controles periódicos de las condiciones de trabajo y de la actividad de los trabajadores que procedan, o no realizar aquellas actividades de prevención que hicieran necesarias los resultados de las evaluaciones, con el alcance y contenido establecidos en la normativa sobre prevención de riesgos laborales.”

Desde la perspectiva constitucional de la función disuasorio-preventiva de tales sanciones como garantía de efectividad de la tutela jurídica frente a los riesgos profesionales, en virtud del principio constitucional de efectividad de los derechos constitucionales (integridad física, salud, protección eficaz de los riesgos, igualdad), así como del principio de eficacia del actuar administrativo (art.103 y 9.2º en relación con el art.14, 15 y 40 de la Constitución Española -CE- y art. 5 de la Ley Orgánica del Poder Judicial -LOPJ-). De otro lado, el 10.2º en relación con el art.96 de la CE nos recuerda la interpretación de los derechos fundamentales de acuerdo con los Tratados y acuerdos internacionales sobre dichas materias ratificadas por España, cuestión esta que ha sido recordada por nuestro Tribunal Constitucional en la reciente sentencia TC nº 140/2018, de 20 de diciembre de 2018.

Desde la perspectiva Comunitaria, una materia derivada del derecho de la UE, tanto derecho social fundamental -art. 31 CDFUE- como de la Directiva Marco.

Tienen una función jurídica, social y disuasoria se extiende al ámbito de la prevención de riesgos, con un impacto constitucional al afectar la salud de las personas trabajadoras (art. 15 CE), como ha declarado reiteradamente el TC, puede ser vulnerado no solo cuando se daña efectivamente sino también cuando se pone en peligro (Sentencias del TC nº 62/2007 y 160/2007, en las que se establece que constatado objetivamente un riesgo laboral debe actuarse preventivamente -tutela constitucional preventiva.

Los arts. 4, 18.1º y 31.1º de la Directiva 89/391, los Estados tienen la obligación de garantizar el cumplimiento de las obligaciones de prevención de riesgos, siendo por tanto la normas sancionatorias parte de las garantías en el cumplimiento de las obligaciones comunitarias,  en materia de prevención de riesgos gracias a su función disuasoria que asegura socialmente el respeto y cumplimiento real (no formal) de la citada normativa, dispone de una protección reforzada por afectar a la salud de la persona trabajadora y a su integridad física y psicológica.

La sanción a imponer debe adecuarse a la gravedad de la infracción y al grado de culpabilidad. La Administración pública no goza de discrecionalidad absoluta para la imposición de sanciones en el grado que estime conveniente, sino que debe sujetarse a las circunstancias marcadas en la ley (STS de 30 de abril de 1995- RJ 1995/3081). Es en este plano de la ponderación, donde deben tenerse en cuenta los criterios de modulación de la sanción preceptuados en el art. 39.3º de la LISOS. En segundo lugar, debe presidir las resoluciones sancionadoras para evitar la arbitrariedad, exige la consignación de las específicas razones y circunstancias en las que se funda la resolución sancionadora. En ella se añade, la perspectiva de género interpretativa porque el incumplimiento empresarial recae sobre un departamento profesional feminizado (camareras de habitaciones).

Aunque el panorama no es el mas adecuado, como siempre estas incasables guerreras, siguen en la lucha, defendiendo con uñas y dientes sus derechos, temiendo que la Patronal Hotelera quieran aprovechar la desgracia mortal de esta Pandemia llamada covid-19, para, si cabe, recortar más sus derechos, la Plataforma Estatal de Camareras de Pisos (las Kellys), estarán vigilantes y observando los movimientos que habrá en estos meses, antes de que la nueva temporada comience. Esperando que los sindicatos se pongan las pilas y no se duerman, en estos momentos tan difíciles algunos han estado desaparecidos, siendo copartícipes con la Patronal y el Gobierno actual de la dejadez, e ir improvisando por el camino, sin tomar unas medidas claras.

El obrero, obligado a venderse a trozo, es una mercancía como otra cualquiera, sujeta, por tanto, a todos los cambios y modalidades de la concurrencia, a todas las fluctuaciones del mercado.

Karl Marx
Fco José Castillo Navarro
Fco José Castillo
Árboles secos

Árboles secos

¡Qué triste es ver árboles secos, muertos! Por supuesto, hay panoramas mucho más trágicos en nuestro desquiciado mundo y en este maldito año 2020 tenemos muchísimos motivos para el lamento y el llanto. Pero la visión de tantos lugares con árboles secos por la desidia o las plagas, y quemados por la ignominia o el accidente no deja de ser penosa y lamentable. Siendo además un peligro para la conservación del medio ambiente y la estabilidad climática. 

Como también en Alicante su desolada visión se nos puede dar en calles y plazas, y frente a los juzgados de Benalúa un árbol seco de gran tamaño es como un sollozo mudo, por no decir los alcorques que están vacíos porque han desaparecidos sus árboles a consecuencia de las podas incontroladas y desproporcionadas que se realizan, o que están a punto de quebrase y secarse por todo lo contrario, porque no se podan desde hace mucho, quisiera aportar una sencilla reflexión al respecto.  

Los árboles han sido utilizados desde los comienzos de la vida humana para aprovechar de diferentes formas la madera de sus troncos, sus resinas, sus frutos e, incluso, sus hojas, para disfrutar de su sombra y de la benéfica propiedad de purificar el aire viciado, algo que es en las ciudades de inapreciable valor, además de la función ornamental que algunos desempeñan y que junto a su papel de repoblación y contribución al enriquecimiento de zonas despobladas, son facetas que contribuyen a considerar a los árboles como fuente de bienestar y riqueza para la humanidad. Siendo algunos, por su edad y monumentalidad, dignos de considerarse patrimonio de la naturaleza.  

Por eso, este vegetal ha estado muy vinculado a la vida humana en la Antigüedad pues en torno al árbol se han centrado algunas de las manifestaciones del espíritu religioso más remotas y constantes. En casi todas las religiones antiguas se ha reconocido un carácter sagrado a ciertos árboles, como el mítico «árbol de la vida», cuyos frutos asegurarían para siempre la vida a quien coma de ellos.  

Además, la literatura ha encontrado en los árboles frecuente motivo de inspiración, sobre todo como ejemplo del devenir del tiempo y de la vida. Así, en la primavera la eclosión de los árboles de hoja caduca simboliza el constante renacer del tiempo; y en el verano su plenitud nos manifiesta el vigor y la maravilla de la exultante juventud; en el otoño las sinfonías de color de sus caedizos atavíos nos recuerdan la fugacidad de la existencia; pero en el invierno sus desnudas ramas no significan la muerte, porque la vida sigue latiendo en ellos. A diferencia de lo que ocurre con los árboles secos, que sí son imagen del más triste final.   

¡Defendamos los árboles! Evitemos las talas con que los amenazan proyectos urbanísticos mal planificados. No consintamos que se hagan   jardines sin árboles de gran porte. Cuidemos vigilantes los espléndidos ficus que hay en nuestra ciudad. Y reivindiquemos que haya más árboles en Alicante, pues es también un esfuerzo para que nuestra vida en ella sea mejor. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies