Metas y estrategias del nuevo orden mundial

Metas y estrategias del nuevo orden mundial

El NOM es un tema de rabiosa actualidad, y muy importante conocerlo por el bien de nuestros hijos. Lo puedes encontrar en redes, con comentarios como: “LA NUEVA NORMALIDAD ES EL NUEVO ORDEN MUNDIAL. Hay que despertar antes de que sea demasiado tarde”. “TRUMP esta liquidando el Nuevo Orden Mundial”… Podríamos citar muchos más comentarios sobre esta cuestión en otros países. Y noticia en redes, están siendo las declaraciones de Miguel Bosé.

https://www.youtube.com/watch?v=raFI4i5R9uw

“Voz de profeta: Algunas metas y estrategias del Nuevo Orden Mundial”, es una clase magistral que imparte Nelson Medina, un sacerdote físico y matemático, es un poco larga, pero se convierte en una clase magistral de la realidad. ¡Engancha! Vale la pena escucharlo con detenimiento y coger apuntes. Me ha gustado mucho la parte del neo socialismo y relativismo y su forma de actuar actual.

Comienza diciendo que para poder ubicarse y ver cuál es la ruta, debemos estudiar los signos de los tiempos. Discernir los signos de los tiempos es tarea de cada uno. Nelson Medina anima en su discurso a hacer esto y a leer (menos tiempo dedicado a las redes, y leer más), aconseja la lectura de algunos libros, y explica siete puntos que son las realidades que nos marcan a través de un interés por implantar un nuevo orden mundial.

¿Quién apoya la implantación de este nuevo orden mundial produciendo las mismas leyes en todas partes? Se cuestiona Nelson, que como tiene clara la respuesta a esta pregunta, dice que “la habilidad de las serpientes para atacar es esconderse”. Pero Nelson Medina va nombrando algunas instituciones que apoyan esto y argumenta con hechos estas afirmaciones

Voy a intentar resumir algunas (no todas), de las siete realidades:

1.- El neo marxismo, que nace a partir del italiano Antonio Gramsci que se dio cuenta que para llegar al poder es necesario producir una “masa critica”. Buscar muchas personas insatisfechas, maltratadas históricamente y capitalizar el descontento de esa clase. Dónde no funciona el enfrentamiento entre ricos y pobres, apelo a otros sectores. ¿Quienes han sido maltratados? Transexuales, mujeres… ¡Vamos a luchar por los derechos de las mujeres!

El feminismo, explica muy bien Nelson Medina, es un ejemplo de neo marxismo. EL nuevo marxismo victimiza a un sector (en este caso mujeres maltratadas) y lo llena de odio.

2.- Racionalismo, que es diferente a la racionalidad. Es un tercer punto que podemos titular racionalismo-cientificismo. Una inflamación de la razón y de la ciencia, que lleva a afirmar que lo que no pueda entender no forma parte de la realidad.

3.- Subjetivismo-relativismo. El síntoma de estar infectado del virus del subjetivismo es: “Tu piensas esto, pero yo pienso lo contrario” y como todo es relativo … Se corta la conversación.

Este virus que nos infecta, parte de la argumentación de que todas las opiniones son respetables porque todas las personas son respetables. Algo que es cierto, pues todas las personas tienen la misma dignidad, son respetables, pero las opiniones de cada uno, se acercan mas o menos de la verdad. Algo el relativismo que niega que exista. El relativismo dice: La verdad no existe.

La estrategia es: ¡Eso es lo que tú piensas!

A qué padre y madre no le ha dicho su hijo: Mama, eso era en tu época. No te quedes en la edad media. Evoluciona mama y repite conmigo: Estamos en el siglo XXI. ¡No te enteras, mama!

Otro ejemplo de infección de este virus, es cuando un hijo te dice: “Pero es que todos mis amigos lo hacen”, “viven juntos antes de casarse” “Yo soy próvida, pero todas mis amigas son pro-aborto”

En ciertas edades, eso es muy duro. Hay que ser muy valientes. Y se toma la decisión de no pensar, de dejarte llevar por la corriente, pues me cansa ser diferente y prefiero volverme subjetivista con todas sus graves consecuencias.

¿Qué ventaja tiene para el nuevo orden mundial el relativismo? El relativismo, astutamente utilizado por los poderes centrales logra desconectar de toda autoridad a las generaciones jóvenes.

¡Tú eres libre! ¡Déjame tomar mis opciones! ¡Yo veré lo que hago con mi vida!”

4.- Desaparición instancias intermediasNelson Medina pregunta al publico asistente: ¿Qué pasa en algunas Universidades en EEUU? Existen asociaciones de todo tipo, pero si deseas crear una asociación en defensa de la familia tradicional te intervienen. ¿Motivos? Como esta asociación no admite lo que tienen que admitir son grupos promotores del odio.

5.- Esta séptima estrategia va dirigida a la Iglesia, pues es la única que no admite lo que tiene que admitir. ¡Vamos a desacreditarla! ¿Cómo? Presentando un paquete de verdades sucias para llevar a cabo una campaña masiva de desacreditación de la Iglesia. Saco lo peor, hago un paquete y lo lanzo y digo: Esto es la iglesia. Y los medios de comunicación siempre listos para decirle a la Iglesia como tiene que cambiar.

Nelson termina diciendo: “El demonio nunca juega. Realiza un ataque que tiene como objetivo la destrucción total.”

Todos somos pecadores, es cierto, pero somos personas pecadoras, amadas, redimidas y esperanzadas.

Ajunto enlace para que podáis escucharle, pues con este resumen de su discurso sólo he pretendido animar a la escucha de su magistral intervención.

Este mundo está en llamas

Bajo el subtítulo “Crónica de las ideas”, tres editoriales chilenas (Andrés Bello, -Zag y Ediciones Universidad Católica de Chile), publicaron entre 1988 y 1998 tres volúmenes conteniendo un total de 109 entrevistas a destacadas personalidades de la cultura del fin de siglo. En su gran mayoría habían sido originalmente escritas para el diario chileno El  mercurio y algunas para la revista Humanitas de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que autorizaron su reedición. Ediciones Encuentro ofrece este volumen que, en cuatro apartados, reúne las dieciocho entrevistas que de ese conjunto parecieron ser, tanto a juicio del autor como del editor, las más significativas e ilustradoras en relación al tiempo que vivimos.

El autor es Jaime Antúnez Aldunate y recoge cuatro figuras que atraviesan el siglo XIX y cuyas voces en medida razonable lo representan (Jean Guitton, Eugene Ionesco, Julián Marías y el Dalai Lama), en compañía de otra no tan conocida, pero, profundidad de observación y de síntesis de los temas culturales                                        de nuestro tiempo, permite situarla a la par con las anteriores (el filósofo polaco Stanislav Grygiel).


Ionesco, el autor de “Las sillas” -obra que acusa el vacío ontológico de la época y que resulta un presagio de la ausencia de sentido que dominará a la cultura del fin de siglo, un mes antes de morir, y mirando desde su balcón hacia el parisino Boulevard Montparnasse, aparentemente poblado por seres apáticos, que, según él lo aprecia, “este mundo está en llamas”. Dichas llamas no deben entenderse más que espiritualmente y sobre todo una agonía provocada por una ausencia. Dan cuenta, al fin y al cabo, de un extravío cuyas consecuencias, de prolongarse, constituyen una fuente de importante preocupación acerca del destino de la civilización.

Los hombres tienen hoy mucho sentido del tiempo, apuntara Jean Guitton, y muy poco, sin embargo, de la eternidad. Son preguntas y problemas tratados con máximo realismo y veracidad los que buscaran, a lo largo de las páginas del libro, alumbrar un rumbo perdido que, por razones forzadas, se nos quiere ocultar.

Es una época en la que se renuncia a pensar en serio -reemplazadas por la manipulación informativa que exalta lo sin importancia y el deambular “turístico” a través de los espacios de una cultura transformada en espectáculo, lo que en opinión de Julián Marías caracteriza el escenario dominante desde un punto de vista humano.

Claude Imbert, Leszek Kolakowski, Octavio Paz, Georges Cottier, Robert Spaemann, Bruno Forte, Gottfrieed Daneels, Joseph Ratzinger, Carlo Cafarra, Rafael Alvira, André Frossard, Josef Pieper y René Huyghe, son el resto de pensadores entrevistados.

La primera gran temática que se observa como inquietud común en las personalidades que se hacen presentes en las páginas de esta “Crónica en las Ideas” es la cuestión del sentido. ¿Hacia dónde vamos? Pareciera como si hubiéremos perdido de vista la finalidad por la cual desplegar nuestros esfuerzos. “Admitámoslo o no, aunque sea murmurando palabras que sólo nosotros podamos oír“ -dirá Solzenitsyn en su discurso de despedida a Occidente-: “en este vértigo de nuestra vida , a la velocidad del relámpago, ¿para qué estamos viviendo?”

Quiero destacar la entrevista a Rafael Alvira sobre el aburrimiento y el juego. Explica que hay  distintos tipos de soledades. “Hay una soledad activa y hay la pasiva.” La soledad activa es sólo aparente. Me separo momentáneamente de los demás, para ponderar, calibrar y saborear aquello en lo que estoy interesada. Soledad activa hay cuando me he entusiasmado al ver una obra de arte y quiero quedarme a solas saboreándola. Porque saborear es ver todos los matices o la mayor parte de matices que están encerrados en ella.” Esta soledad es vida.  Y continúa explicando la segunda, la soledad pasiva, es la propia del aburrido, dirá “muestra un rasgo muy característico, aunque a veces no aparente, de la persona que padece de aburrimiento: la debilidad… El aburrimiento es una forma de debilidad, ………..El aburrimiento ……….. es imaginación de pasado nostálgico o de un futuro que no es dibujo de ningún proyecto práctico. Son muestras de huida de la dureza de lo real……. conducida al límite, la situación del aburrido es la angustia. …Lo propio del fuerte es que tiene recursos; el débil no los tiene.”

Uno de los primeros que abordó este tema, dice Rafael Alvira, fue Pascal. “Vivencia de la nada del ser” lo llamó. Después ha sido Kierkegaard quien mejor ha penetrado en el tema que nos ocupa. “Una continuidad de la nada”, define el aburrimiento, “una eternidad sin contenido”, “una felicidad sin gusto”, “un hartazgo hambriento”. El aburrido no quiere nada más; por consiguiente, está harto, y, sin embargo, querría todo, porque no tiene nada.

Le pregunta el entrevistador: ¿no tiene algo que recomendar frente a ese mal del aburrimiento? Responde que hay que seguir tres pasos: el interés por algo, un primer deseo, que despierta nuestra atención.  Si, tras el primer deseo, ponemos la constancia, entonces realizamos el segundo momento de tu vida, el esfuerzo del estudio, mirar algo con amor El que tiene un primer deseo y añade estudio; el que tiene buena disposición y con estudio adquiere escuela, ése está en condiciones de recibir, como dice Beethoven, los favores divinos, de llegar al tercer momento: descubre infinitas novedades en aquello que al principio sólo era un fulgor inicial. Consigue así, gracias a una filosofía verdadera, es decir, a una filosofía práctica, un diálogo y un juego que le da alegría permanente, porque ese diálogo es un juego, es vida, que nos da aventura y paz.”

Nuestra esperanza es muy clara, el redescubrimiento del fundamento cristiano de nuestra cultura.

Estáis haciendo llorar al poeta

Así, os aseguro que nacieron los sentimientos humanos, esos que hicieron surgir la sensibilidad y la poesía.

Miles de años después, el hombre poeta crece llorando porque el mismo hombre mata esa sensibilidad que dio humanidad al ser humano.

Sólo se oía el silencio. Era de noche. La Luna ponía música a la oscuridad e iluminaba un árbol que mostraba su silueta al infinito. Bajo el árbol, unas figuras dormían. Sobre el árbol, mucho más arriba… las estrellas, puntos de libertad. Más allá, sobre un montículo, ocupando la penumbra, una figura; tosca; no muy grande. El pelo alborotado y negro. La cara ancha y angulosa. Los ojos… perdida la mirada, hablan a la Luna en el firmamento.

Se levanta sobre las plantas de sus pies. Y se ve una figura al trasluz, en una altura, a la media noche. Baja rápido hasta el árbol, se arrodilla sobre la sombra de una muchacha, y con una mano ruda como el pedernal le coge la cara y la mira, en su rostro ve la luna. Gruñe, no sabe sonreír, y gruñe como una sonrisa. Nació el primer poema.

 Un grupo de… hombres… —eran hombres, porque ya tenían un poeta— caminaban bajo aquel sol que amanecía. Sin saber que la tierra gira, sin saber qué es el sol… Un pequeño grupo de sabios se acerca a la laguna, entre frutos silvestres y peces de aceituna.

Y una mano ruda, coge una cara joven de muchacha, y aunque es de día, vuelve a ver la Luna.

Así, os aseguro que nacieron los sentimientos humanos, esos que hicieron surgir la sensibilidad y la poesía.

Miles de años después, el hombre poeta crece llorando porque el mismo hombre mata esa sensibilidad que dio humanidad al ser humano.

Miles de años después el viento esparce los versos. Y entre los versos rotos le sorprendió una ráfaga. Balbuceó tirado entre la acera y su casa. Su último pensamiento de alquitrán fue ella. Sintió en su cuerpo las dentelladas de una ráfaga. Fue la última bocanada de amor. El mensajero: el viento de la mañana.

La Tierra está llena de flores negras de negro hierro. Son columnas de humo vistas desde el cielo. Almas negras con capucha de terror y desconcierto siembran los pasos de miedo. Van matando a los hermanos que caminan en el silencio. Atraviesan las barreras para imaginar con atentados cómo será el fin del infiel occidente que bosteza y duerme. Y que, para defender sus democracias atascadas se levantan alzando el tridente que vuela por los aires del cielo cargando su puntería con fuego.

En las duras batallas del orbe los gemidos de las razas acongojan, hablan los soldados y sus armas… Nunca había sentido las caricias punzantes de la conciencia abandonada en las rotas calles de la mismísima nada. Los cuerpos apilados se mezclan de sangre y grasa. Noche negra. Columnas brillantes de fuego. El apocalipsis canta entre los sueños. Las casas lloraban ensangrentadas de miedo. Los habitantes son humo flotando en el cielo.

Caminando entre los laberintos que acentúa el tiempo arrastran los tobillos sin esperanza, sus sombras como perros en el desierto. Sujetan las almas con sus ojos clavados en la mísera arena del suelo. El sabor de la amargura alimenta el viento que degustan con fruición los buitres de hielo. Las hienas de la tarde rompen con fuego los campamentos de refugiados, niños que juegan con el miedo de los hombres y mujeres que perdieron el néctar de sus sueños entre la mirada inexpresiva y ausente de sus muertos. Su historia y su pasado no existen, son carne masticable de periódico, anécdotas de televisión con langostinos, imágenes entre vino blanco y fresco.

Y vuelven a hablar los obuses. Andan los muertos callados, alfombran las calles de sangre y verde. Los cascos en los que antes hubo flores… ahora cubren las calaveras de la muerte. El poeta arranca con los dientes los adoquines del asfalto e inunda el suelo de lágrimas. Arrastra su cuerpo por la calle; siente cómo se lo arrancan de cuajo cuando la sirena de blanco aúlla espanto llena de cadáveres. Solloza de tanto dolor bajo la luna llena sentado en el frío portal de una calle vacía y negra. Han roto los sueños inocentes del alba gris rayas de fuego que rasgan el cielo ensangrentado. Los silbidos que vuelan, despiertan los tímpanos del miedo. Explosiones, llamas y edificios con los huesos rotos. El rey de los infiernos conquista la ciudad.

Eran hombres porque ya tenían un poeta, semilla de la humanidad y la poesía. Hoy su sabiduría permanece callada en el fondo de las conciencias.

¿POR QUÉ ESTÁIS HACIENDO LLORAR AL POETA?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies