​“Orientaciones Socioeducativas hacia los Jóvenes Adultos miembros de las Fuerzas Armadas”

​“Orientaciones Socioeducativas hacia los Jóvenes Adultos miembros de las Fuerzas Armadas”

Breve síntesis del contenido de la obra:

El entramado complejo de carencias y necesidades formativas que obstaculizan el óptimo nivel personal, laboral y familiar de los Jóvenes Adultos de la Comandancia General de Ceuta, se identifica tras incorporarse como Soldados Profesionales y detectarse en una amplia mayoría, escasa formación académica unida al exiguo nivel de estudios.

Certeza que redunda marcadamente en los Procesos Selectivos de ascenso y permanencia indeterminada en las Fuerzas Armadas, o en la posible reincorporación a la vida social y profesional de aquellos candidatos que no desean continuar en la Carrera de las Armas. Por lo cual, las páginas de este libro implementan la dotación de herramientas adecuadas, en relación a la importancia de retornar a un itinerario formativo de acuerdo a sus carencias y potencialidades.

La citada investigación forma parte de los Estudios conducentes al Postgrado en ‘Animación Sociocultural e Intervención Socioeducativa’ de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, de cuyo fruto y compendio teórico-práctico nacería este libro y posteriormente la Tesis de Maestría titulada “Itinerario formativo dirigido a los Jóvenes Adultos miembros de la Fuerzas Armadas”, defendida el 3 de marzo de 2010 en el Departamento de Ciencias Sociales de la misma Universidad. Siendo calificados dichos estudios con Matrícula de Honor. 

“Orientaciones Socioeducativas hacia los Jóvenes Adultos miembros de las Fuerzas Armadas”, de Alfonso Jiménez. Ed. GAMI Editorial

La Carrera de las Armas: Muestras de amor, fidelidad y perdurable entrega a España

La Carrera de las Armas: Muestras de amor, fidelidad y perdurable entrega a España

Breve síntesis del contenido de la obra:

Todo Soldado ha de considerarse orgulloso del periodo transitado durante su permanencia en activo en la Honrosa Carrera de las Armas. Pero también, del nuevo tiempo que ahora se inicia a la hora de abandonar una forma tan característica de concebir esa forma de vivir.

Texto retratado en la investigación cualitativa y articulado en la evidencia narrativa, documental e iconográfica, que confiere la consistencia y credibilidad a los hallazgos derivados.

Constituyéndose en material histórico, intelectual y moral mediante tres volúmenes rigurosamente dispuestos, respectivamente, en la década de los ochenta, década de los noventa e inicios del siglo XXI, que sintetizan la faceta humana de un Infante que, por el honor del Ejército, asume el deber como el encargo de darlo a conocer a las nuevas generaciones, con el instrumento que gradualmente le irá revistiendo como noble Soldado: el ejemplo consumado en el amor y entrega al servicio.

HOJA Nu00daM. 5 DEL LIBRO   LA CARRERA DE LAS ARMAS, MUESTRAS DE AMOR...
Lo que no puede ser, es imposible

Lo que no puede ser, es imposible

Este libro, dice su autor, tiene una meta, una meta que consideramos valiosa. “La razón de ser es ayudar a comprender y vivir mejor la convivencia, cuando ésta se hace necesaria, porque un hombre solo no puede alcanzar los objetivos deseados. Estilos de dirigir, equipos de trabajo y participación, son piezas esenciales en esta meta… Por esta razón, se ha escrito “ en equipo“.

Dice el autor que, salvo prueba en contrario, piensa que la sinergia alcanzada por una suma de personas más organización es una forma de “inspiración” en el campo científico y empresarial. Es el milagro de hacer que “dos más dos nos dé más de cuatro”. Es el premio a la solidaridad.

Y cuando estoy escribiendo esto, me viene a la memoria la película “In goog compagny». Director Paul Weitz, USA, 2004, comedia dramática.

La película se esfuerza por ofrecer un retrato bastante completo de los dos personajes sobre cuya relación gira casi todo el entramado. Por un lado tenemos a Dan, un eficaz gestor, gran conocedor de los entresijos de un negocio al que lleva dedicado la mayor parte de su vida y buen padre de familia, que de la noche a la mañana ve cómo su mundo se tambalea por tres circunstancias: Ha de enfrentarse al hecho de que su puesto de trabajo acaba de ser ocupado por un jovenzuelo, que bien podría ser su hijo, y defender en la medida de lo posible a sus antiguos subordinados (e incluso a sí mismo) de la constante amenaza del despido.

La sinergia es un tema que trata. Aconsejo verla en familia, pues surgen cuestiones muy interesantes para comentar.

 Volviendo ahora al contenido del libro de D. Pablo,  quiero destacar el apartado titulado: “Pero tenemos que aclarar algunas ideas“. «Lo primero será poner en orden, al menos como forma de entendernos, tres palabras que funcionan por todas partes, incluso en otras ciencias, sin mucho orden ni concierto. Son términos que, según los casos, se utilizan indistintamente; conceptos y realidades distintas y hasta contrapuestas. Nos referimos a temperamento, carácter y personalidad”.


 “Temperamento, carácter y personalidad representan fases sucesivas, sin solución de continuidad, de la formación y evolución del ser humano durante su breve historia vital”  ( Pittaluga, G.).


A partir de aquí, conocer el temperamento que es eso que no cambia. ¿ Es posible, con ciertas garantías, determinar y conocer esa parte inalterable de la persona humana? ¿Tiene valor práctico hacerlo para las relaciones, el trato y la dirección de hombres? Se cuestiona el autor del libro. Y dice: “La contestación no debería ser otra que un sí rotundo a las dos cuestiones y dejar zanjado el asunto”.

Os invito a la lectura del libro, para descubrir vuestro temperamento.


Y otro apartado que destacaría es el que partiendo de esta afirmación: “Sin organización no hay grupo. Sin una meta común, de alguna manera compartida, no estamos ante un grupo”, explica que: “Suma de personas no es grupo. Suma de personas reunidas y muy interesadas o motivadas no es grupo.

GRUPO = SUMA DE PERSONAS + ORGANIZACIÓN

Grupo es: Suma de personas + división de tareas, la división de tareas presupone delegación. este hecho nos lleva a dar un paso más.

GRUPO = SUMA DE PERSONAS + CONFIANZA RAZONABLE

La confianza razonable se refiere a responsabilidad o exigencia.

GRUPO = SUMA DE PERSONAS +  CONFIANZA + EXIGENCIA


GRUPO =  SUMA DE PERSONAS + DELEGACIÓN + RESPONSABILDAD

Parece un trabalenguas, pero encierra una gran verdad, con matices muy bien perfilados, desde mi punto de vista.

En definitiva, vivir en equipo es la única manera civilizada de vivir y convivir. Si vivir es trabajar, también hemos de aceptar, porque es la realidad, que trabajar en equipo es la única forma sensata, civilizada e insustituible de trabajar.

Afirma D. Pablo en el dorso del libro: “Lo que es, es, y además es necedad empeñarse en llevarle la contraria, nos guste o no. “Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible», como decía el sabio maestro taurino. 

War is a racket

Así, en inglés; ese es el título de un librito que no me consta que haya sido traducido al español, pero que se puede descargar de internet. La Guerra es un latrocinio, o una estafa, como se prefiera. Lo escribió nada menos que el oficial más condecorado de la historia de los Estados Unidos, el General Smedley Butler, tras cuarenta años de servicio que terminó como Comandante en jefe del Cuerpo de Marines; después aún serviría unos cuantos años como senador a su país.

Dice el general Butler que pasó su juventud combatiendo por llevar la libertad a los países de Hispanoamérica; Nicaragua, Cuba, Méjico, Honduras, también Haiti, fueron los escenarios donde, con la excusa de la libertad, acabó defendiendo los intereses de los banqueros de Wall Street, la United Fruit Company o la Standard Oil. También llegaría a China y, sobre todo en los campos europeos como combatiente de la Primera Guerra Mundial.

Es en ésta última donde incide en el reparto de roles, los empresarios y procuradores arriesgando sus capitales para lograr grandes beneficios y los soldados, los de siempre, los de “aquí la más principal hazaña es obedecer” poniendo en juego sus vidas o la integridad de sus cuerpos. Cuenta Butler grandes operaciones de compras para el Ejército que nunca llegaron a los teatros europeos, o simplemente que por fallos de diseño eran inutilizables, cuenta también como legisladores sin escrúpulos recortaron abusivamente los beneficios de las pólizas de seguro de los combatientes. Un latrocinio; el mismo escenario de siempre. Los excombatientes no interesan.

En España estamos ahora en guerra. No es una guerra con ejércitos acorazados, ni bombarderos de última generación; es una guerra contra un enemigo minúsculo capaz de colarse por los menores resquicios y que, aunque mata menos que las guerras convencionales, puede producir más pánico que estas. Es una guerra también porque nuestros políticos han decidido que ésta sea la terminología en la que debemos desenvolvernos y, como todas las guerras, tiene además una clara línea de frente definida.

Son los hospitales, con independencia de su dimensión y ubicación, la trinchera desde donde se combate el virus, el enemigo, y allí, como contaba el general Butler, los soldados están desasistidos, como siempre, como en una guerra cualquiera. También aquí encontramos compras con intermediarios de filiación desconocida; materiales que no cumplen con las especificaciones requeridas para que nuestros soldados de verde puedan defenderse. ¿Imaginan enviar al combate a un soldado con casco de plástico?

Los soldados del general Butler luchaban convencidos de que lo hacían por su país y por la libertad, pero la realidad es que solo eran peones de los juegos que llevaban a cabo políticos alejados de la trinchera y capitalistas ávidos de hacer negocio. Ahora puede pasar lo mismo con nuestros sanitarios y no me parece que en el siglo XXI esto sea aceptable.

Para qué sirven los hombres

Para qué sirven los hombres

Hace algunos años, los medios de comunicación nos machacaban sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres, ahora, sobre la manifestación del 8 de marzo, y desde la experiencia adquirida durante 35 años intentando conciliar mi vida familiar y laboral (cinco hijos y en estos momentos dos nietos), me están sorprendiendo casi todas las declaraciones que escucho, sin argumentos sólidos y en la línea de lo políticamente correcto.

Sin embargo, invadida por una triste sensación de no escuchar nada sensato y realista, ha caído en mis manos la entrevista que Cayetana Álvarez de Toledo le  hizo a Jordán B. Peterson, y publicó en el Mundo .

https://www.elmundo.es/opinion/2018/02/12/5a80aa4746163f61168b4622.html

Con argumentos sólidos está poniendo el dedo en la llaga. Os invito a leer la entrevista.

Peterson lo llaman “el intelectual más odiado por la izquierda”. Su libro “Doce reglas para la vida”, es un tratado de la responsabilidad frente a la cultura de la sobreprotección.

“Mi mensaje a los jóvenes es sencillo. Espabilad. Dejad de pudriros en casa. Dejad de quejaros y de culpar a los demás. Sed honrados, rectos y disciplinados. Haced algo útil. Asumid vuestra responsabilidad. Buscad sentido a la vida. Haced como las langostas: caminad erguidos con los hombros hacia atrás.”

Esta entrevista es una visión desde el punto de vista de un hombre. Ahora vamos a ver la visión desde los ojos de una mujer.

Mariolina Ceriotti Migliarese, neurosiquiatra infantil y psicoterapeuta, afronta la crisis de masculinidad en su libro “ Masculino. Fuerza, eros, ternura. En él sostiene que los hombres de hoy están expuestos a un narcisismo que debilita su potencia creativa. Casada y madre de seis hijos, cinco de ellos varones, Migliarese pide a hombres y mujeres una mirada mutua de respeto.

La autora ha estudiado el universo masculino desde una perspectiva femenina, analizando sus deficiencias y sus abundantes recursos: su reflexión es una invitación apasionada a que los hombres continúen siendo portadores de esa ‘potencia buena, fecunda y fecundante de la que el mundo y también la mujer tienen una necesidad extrema’.

El texto de Mariolina Ceriotti Migliarese, traducido por Elena Álvarez, es reproducido en ACEPRENSA por gentileza de Ediciones Rialp.

Este es un extracto de algunos pasajes significativos.

En el mundo actual, las mujeres se han hecho por fin un sitio, pero ya resulta innegable que, con frecuencia y desafortunadamente, la afirmación de la feminidad se produce en detrimento de la masculinidad. Esto conduce a una enemistad y a una contraposición crecientes entre los sexos. Mientras que las mujeres se han vuelto progresivamente más seguras, en los varones ha sucedido justo lo contrario. (…)

Los padres deben poner freno al deseo inevitable de encontrar en los hijos una satisfacción narcisista: tienen que estimularles, acompañarles, ayudarles a graduar los desafíos, conscientes de que la verdadera seguridad en uno mismo nace de hacer la propia experiencia, bajo la mirada confiada y estimulante de alguien que, como un entrenador deportivo, cree en sus posibilidades y les estimula para que las expresen al máximo.

La nuestra es una época de personalidades narcisistas, y la personalidad narcisista tiene un centro de gravedad frágil, porque no toma su fuerza del mundo interior, sino del reconocimiento que recibe del exterior. Necesita continuamente verse alimentada por el otro y su mirada no alcanza a ver más allá de los límites del yo. La personalidad narcisista es estéril, porque no le interesan los aspectos realmente generativos de la vida.

La buena noticia es que se puede cambiar. Se trata de un cambio que es necesario hacer de modo personal, sin esperar cambios culturales tan prodigiosos como improbables: cada varón singular, de cualquier edad y condición, que se reconozca en todo o en parte en las fragilidades que he descrito, puede cuestionarse a sí mismo y decidir cambiar. (…)

El hermoso libro de Anselm Grün “Luchar y amar” dirigido específicamente a lectores masculinos, presenta numerosas figuras arquetípicas masculinas tomadas de los textos bíblicos. (…) Según Grün, el hombre que ha hecho suyo el arquetipo del rey es capaz de “dar al grupo sentido de seguridad y protección”. Es un hombre que se reconoce responsable de la protección de las personas y de las cosas que la vida le ha confiado: custodio y no propietario, porque admite que nada nos pertenece del todo, sino que todo nos ha sido confiado por la vida y, como dice el Génesis, hay que “custodiarlo”.

Custodiar algo o a alguien significa, en primer lugar, reconocer que ese algo tiene valor y merece ser custodiado, también a costa del sacrificio personal. Tiene valor tu matrimonio, tiene valor tu mujer, tienen valor tus hijos, tiene valor tu trabajo, tiene valor un proyecto, tiene valor una idea. Si el otro sabe que tiene ese valor para ti, esta percepción es fuente de seguridad en la relación: sabe que tú estás ahí, a pesar de las variaciones de las emociones, y que no vas a abandonar el campo.

Las mujeres desean y valoran a los hombres generosos: el corazón grande, la magnanimidad, son dotes muy hermosas en el hombre, que marcan la diferencia y que se manifiestan en las cosas pequeñas.

Para germinar, para echar raíces en la realidad, para poder hacerse plenamente funcional a la persona, lo que el hombre siembra reclama el encuentro con un terreno idóneo que lo recoja, bajo pena de convertirse en fin en sí mismo y transformarse en puro derroche. Para que esto suceda es indispensable un aliado femenino: una mujer, una sociedad, una cultura, capaces de entender, acoger y hacer crecer lo que dona la masculinidad.

Grandes luces aportan estos dos puntos de vista, por lo menos a mí. Y es algo me produce una gran alegría.

Agripina, Adriano y Catalina la Grande

Agripina, Adriano y Catalina la Grande

AGRIPINA, LA PRIMERA EMPERATRIZ DE ROMA

Fue bisnieta, hermana, sobrina, esposa y madre de emperadores de la Antigua Roma, pero en una época en la que las mujeres no tenían ni voz ni voto ella decidió que esos cánones no iban con ella y se hizo un hueco en un mundo de hombres.  Emma Southon consigue rescatar la memoria de Julia Agripina , más conocida como Agripina la Menor, madre del execrable emperador Nerón y hermana del tiránico y sanguinario Calígula.  Es horrenda la fama que esta mujer arrastra desde hace más de 2.000 años porque su vida transcurrió en el momento más tiránico y sangriento del Imperio, durante el reinado de la Dinastía Julio-Claudia, dejando atrás los tiempos de la Pax Augusta.

Southon consigue desmontar un poco la leyenda negra de Agripina, a pesar de que no por ello omite los crímenes que esta cometió, pero uno incluso puede llegar a entender el porque de estos. Supervivencia y poder. Me atrevo a decir que fue más por lo primero que por lo segundo o por ambos. Que el mismo lector opine según su criterio.

Agripina era hija de Germánico y de Agripina la Mayor, nieta de Augusto. Cuando nació, en un campamento  a orillas del Rin, en Germania, la popularidad de sus padres rozaba los cielos, mientras que la del sucesor de Octavio, Tiberio, estaba ya de por si acabada, hasta el punto de que muchos consideraron a Germánico mejor para el puesto de emperador. Agripina no tenía ni 4 años cuando su padre murió en Siria en extrañas circunstancias, y antes de haber cumplido los 20 sus padres y hermanos pequeños ya estaban muertos, bien por asesinato, conspiraciones o por huelga de hambre. Solo quedaban ella, sus hermanas Drusila, Livila y Calígula. Cuando murió Tiberio en el 37 d.C Calígula se convirtió en emperador y Agripina gozó de un prestigio y poder nunca antes visto. Sin embargo esta vida idílica se tornó en pesadilla cuando su hermano enloqueció ( o ya lo estaba y su enfermedad se agravó) y su reinado tornó en un régimen de terror, ejecuciones, megalomanía, incestos y prostitución, en los cuales Agripina se vio envuelta, aunque a veces el libro te confunde y la pinta como una víctima de las atrocidades de su hermano. Puede que fuera tanto víctima cómo cómplice.

Entonces  su vida pasa de Princesa Imperial a exiliada por conspirar contra su hermano y la de madre apartada de su hijo Nerón, que tenía solo 2 años cuando Agripina fue mandada a la isla de Pandataria. Allí permanecería hasta el asesinato de su hermano en el 41d .C, fecha en la que regresó a Roma.

En el año 48 Agripina empieza a preparar su camino al poder cuando su tía Mesalina es ejecutada por Claudio, sucesor de Calígula. Un año más tarde tío y sobrina se desposan y Agripina se convierte en la primera mujer en co-gobernar Roma junto a su esposo.  Antes de ella había estado su bisabuela Livia, pero el poder de Agripina fue si cabe más inmenso. Poseía su Guardia Pretoriana propia, tenía un trono en el Senado junto al de Claudio, fue regente, recibía a senadores y embajadores y llegó a fundar una colonia con su nombre en la región donde nació, la actual ciudad de Colonia en Alemania.  Incluso descubrimos y esto desmonta la famosa serie de televisión Yo Claudio de 1976,  que fue Agripina quien escribió sus memorias y la historia de su familia, hoy lamentablemente perdidas.

En el año 54 d.C  Agripina entonces asesinó a Claudio y coronó a su hijo Nerón. Llegamos al momento en que su poder decayó, pero ella no quiso soltarlo y en el 59 d.C Nerón acabó con ella.

La biografía rompe un poco con la fama de tirana malvada de Agripina, aunque no la exculpa por sus crímenes, pero si la refleja como una mujer con carácter, valiente, decidida y superviviente y como una diplomática y política astuta. Uno puede llegar a entender que criándose en el ambiente en el que se crió acabara actuando como actuó. Por absoluto instinto de supervivencia.

Foto: Busto de Adriano

ADRIANO

En cuanto a la biografía de Adriano del escritor británico Anthony Birley, uno acaba conociendo mejor al emperador hispano que reinó entre el 117-138 d.C y que puso fin a la guerra con los dacios y partos para traer la paz al mundo romano, y que fue según muchos, la época más feliz de la Antigüedad.  Pero también conoces al hombre detrás del emperador y surge  el viajero incansable, el helenista, el constructor, el restaurador de la Atenas Clásica, el filósofo y el amante dolido por la muerte de su querido Antínoo y también el tirano y el incomprendido por muchos. Una auténtica joya de la historia que uno descubre que vale la pena conocer.

Catalina la Grande

CATALINA LA GRANDE

Y llegamos al último libro y con el que más disfruté. Catalina la Grande, retrato de una mujer. Escrito por el célebre y recientemente fallecido Robert.K.Massie este libro nos muestra a una mujer brillante en todos los aspectos y que rompió moldes. La simple princesa alemana de un ducado insignificante que llegó a Rusia en 1744 solo para casarse con el heredero al trono y dar un hijo y que acabó reinando durante 34 años el Imperio más extenso y poderoso sobre la faz de la tierra. La acusaron de asesina, tirana y licensiosa, pero el libro muestra a una mujer que estaba mejor preparada que nadie para gobernar y que aguantó 18 años de humillaciones hasta alcanzar el poder, que se escribía con Diderot y Voltaire y que amaba el arte y los libros y añadió nuevos territorios al Imperio Ruso.  Una lectura recomendable, no cabe duda.

En todas estas lecturas uno no solo conoce y  aprende de una historia y la historia de la humanidad misma, no, es algo más. Creo que en estos 3 monarcas de la historia encontramos vivos ejemplos de modelo a gobernar a día de hoy, si bien evitando excesos y crímenes y sabiendo como tomar decisiones que bien pueden conducirnos tanto a la gloria como a la derrota.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies