Entrevista a Raúl Suevos

Entrevista a Raúl Suevos

El coronel de Infantería Raúl Suevos se ha alzado con el tercer puesto en el concurso de relatos Felipe VI. Pertenece a la XXXV promoción de la Academia General Militar y ha desarrollado su vida militar entre las unidades de montaña y destinos en el extranjero, también con la participación en diversas operaciones exteriores. Es colaborador habitual de la Revista Ejército y su afición por la escritura le viene de su paso por destinos relacionados con la comunicación pública como ocurrió en Florencia donde fue jefe de prensa de Eurofor, o en Estrasburgo, como director de comunicación y relaciones públicas del Eurocuerpo.

Intentaremos conocer un poco más de él

¿Qué nos puede contar el tercer premiado del concurso “Felipe VI” sobre su relato?

Describe una conversación entre Pelayo, el rey astur, y uno de sus lugartenientes. La estructura, casi teatral, me permite convertir al gran rey en relator del nacimiento del Reino de Asturias que acaba de cumplir los 1300 años de historia en 2018. La falta de datos concretos en la que se encuentra, aún hoy en día, la llegada de los musulmanes, la batalla del rio Guadalete y la propia gesta de Covadonga facilita la recreación novelada de aquellos momentos históricos tan trascendentales para España.

Son muchos años desde entonces ¿Pueden aportar algo personajes y acciones tan lejanos a las peculiaridades del mundo actual?

Por supuesto. El personaje de nuestro primer rey está cargado de valores positivos e imperecederos. El espíritu de sacrificio, la capacidad de sufrimiento, la abnegación, la resiliencia y, por encima de todos ellos, el sentido del deber que en su caso reviste especial importancia pues el mundo al que pertenece acaba de desaparecer y él, aún sin saberlo, está llamado a crear una nueva legitimidad, una nueva nación, España.

No cabe duda que los valores permanecen, pero ¿Aquella monarquía tiene algo que ver con la actual?

Sin duda alguna. La legitimidad histórica, en mi opinión, emana de la de Pelayo. Indudablemente nuestra monarquía parlamentaria se fundamenta en la actual Constitución, pero si miramos en nuestro entorno no encontraremos una línea de continuidad semejante en ninguna de las naciones vecinas. Covadonga es mucho más que un hito histórico y los españoles debemos sentirnos orgullosos de nuestra trayectoria en general y particularmente de la institución que ha servido de elemento vertebrador a lo largo de toda ella, durante 1300 años.

PHOTO 1

¿Ve usted en la actualidad algún reflejo de la gesta del rey Pelayo?  

Los actuales enemigos de España son menos sangrientos que las huestes de Tariq ben Ziyad pero sin duda son más insidiosos y, como el conde don Julián, trabajan desde dentro. Nuestro rey, SM Felipe VI, no necesita ponerse al frente de ningún ejército, pero no me cabe la menor duda que su intervención, con ocasión del discurso de octubre de 2017, fue el de mayor trascendencia para la nación española desde el que diera su padre en febrero de 1981. Estoy seguro de que el rey Pelayo aprobaría su iniciativa.

¿Y más allá del rey?

Es indudable que, como casi todo Occidente, pasamos por una época de relativismo en la que los valores morales parecen perder el aprecio de las nuevas generaciones; la clase política, como espejo en el que debemos mirarnos, no es ajena a ello; pero no hay que perder la esperanza, porque siguen saliendo jóvenes que, en casi todas las facetas de la sociedad, dan muestra de esos valores que señalábamos en Pelayo y que, por lo tanto, nos mantienen en la esperanza de que nuestra nación supere estos momentos de duda y disgregación por los que pasamos.  

¿Su condición de militar le ha servido a la hora de “atacar” el relato?

Indudablemente. Esos valores que antes señalaba son los mismos que nos inculcan a los oficiales en la Academia General Militar y en la Academia de Infantería. Por otra parte, los principios básicos del arte militar permanecen en el tiempo y permiten, en cierta medida y siempre desde el hecho novelado, enfocar con cierta soltura la parte militar del relato.

PHOTO 2

El concurso Felipe VI lo promueve la Hermandad Nacional Monárquica de España ¿Qué opina de esta institución?

Confieso que este ha sido mi primer contacto, pero desde el primer momento mis impresiones son muy positivas y creo que su labor a favor de la institución monárquica, cuya cabeza, SM el Rey, encarna la Jefatura del Estado, me parece encomiable y necesaria; especialmente en estos momentos en los que la figura del Rey se ve sometida al interesado ataque partidario de algunos elementos.

Muchas gracias

A ustedes por el tiempo que me dedican

Entrevista a Consuelo Jiménez de Cisneros y Baudin

Entrevista a Consuelo Jiménez de Cisneros y Baudin

Consuelo Jiménez de Cisneros ha obtenido el tercer premio de poesía en el IV Certamen Internacional de la H.N.M.E. con su romancero RETRATOS EN ROMANCE DE DIEZ REINAS DE ESPAÑA. Es Catedrática jubilada de Lengua y Literatura Española, poetisa desde la infancia y autora de más de un centenar de publicaciones entre libros de poesía, novelas, biografías, adaptaciones, antologías y artículos de investigación y divulgación literaria.

Doña Consuelo, felicidades por este premio. ¿De qué trata su obra?

Antes de nada, quiero agradecer este premio a todas las personas que han intervenido como Jurado y en los trámites que conlleva la organización de un concurso como este. Mi obra, tal como señala el título, recoge diez retratos (en el sentido extenso de la palabra, es decir, con rasgos físicos y morales) de diez reinas de España que, cronológicamente, van desde Isabel la Católica a doña Sofía de Grecia.

¿Cuál ha sido su propósito al escribir este romancero sobre reinas y no sobre reyes?

Precisamente pretendía resaltar el papel de la mujer en la monarquía española. Y no hablo solo de mujeres que han sido reinas por sí mismas (como Isabel la Católica) sino también de reinas consortes, de esposas de reyes cuya influencia (en las artes, la beneficencia o la política) ha sido muy relevante y, sin embargo, son figuras poco conocidas. Lo que quiero decir es que los logros de Isabel la Católica los saben todos, pero ¿sabemos que Margarita de Austria fomentó las artes y luchó contra la corrupción? ¿O que la tradición del Belén la trajo a España María Amalia de Sajonia? ¿O que Victoria de Saboya organizó y financió de su bolsillo las primeras guarderías para hijos de lavanderas y las siguió pagando anónimamente desde su exilio italiano? Junto a estas mujeres ejemplares hay otras que han pasado a la historia, al arte y al folklore por otros motivos, como Juana de Castilla llamada la Loca, símbolo de un amor conyugal incombustible, o María Mercedes de Orleans, que con su prematura muerte protagoniza romances populares. En fin, cada retrato tiene su interés.

¿Cómo se le ocurrió presentar su obra a este concurso? ¿Conocía la Hermandad Monárquica?   

La verdad es que no conocía esta institución, donde veo que hay personas muy relevantes que pueden aportar mucho a la vida pública española. En cuanto al premio, me enteré por la información que pasó Consuelo Giner, Presidenta de la Asociación Cultural Espejo de Alicante, que precisamente ha conseguido el primer premio de poesía. En aquellos momentos estaba yo en Nueva York visitando a mi hijo que trabaja allí, y como llovía y no podía salir de casa, se me ocurrió empezar a redactar esos romances para participar con ellos en el concurso. Me pareció una convocatoria original, un pequeño reto, y decidí afrontarlo, y ciertamente me hizo ilusión la noticia de que había sido premiada, sobre todo por la posibilidad de que otras personas puedan leer y conocer lo que escribo.

Entendemos que, al participar en esta convocatoria, usted se identifica con los valores monárquicos. ¿Cómo valora usted la monarquía hoy en día?

Me gustaría contestar a esta pregunta con la respuesta que me dio mi hijo mayor (que tiene un destino representativo de España en Naciones Unidas) cuando le pregunté, en cierta ocasión, qué opinaba de nuestro rey, Felipe VI. Me contestó: “Es nuestro mejor embajador. Una especie de “superembajador” de España, y cada vez que sale fuera, consigue cosas buenas para España…” Con esto me basta para simpatizar con la monarquía. Sobre todo en los tiempos que corren, cuando se cuestiona la unidad de España. El rey me parece un elemento de unión y como tal tiene todo mi apoyo. Por otra parte, pienso que son una zafiedad los ataques y ninguneos que ha tenido que soportar en cierta comunidad autónoma. Pero yo diría aquello de que no ofende quien quiere… etc.

Para finalizar, ¿qué cree usted que la poesía puede aportar hoy en día, a una sociedad tan saturada de mensajes, y qué cree que aporta su poemario premiado?

La poesía, hoy y siempre, es la expresión de unas emociones y vivencias que los seres humanos comparten en una comunidad concreta, y también de contenidos universales: el amor, la muerte, el sentido de la vida… De algún modo, en estos sencillos “retratos de reinas” todo esto está presente. En esta obra en concreto, se trata, como decía, de una evocación de personajes femeninos estrechamente ligados a la monarquía y a la historia de España. Son personajes, pero también personas, y es lo que procuro resaltar en mis versos. Por ejemplo: la inmensa elegancia y discreción de las dos últimas reinas de mi romancero: Victoria Eugenia de Battenberg y Sofía de Grecia.

Muchas gracias y suerte en sus próximas empresas literarias.

Gracias a vosotros por vuestro reconocimiento a mi poesía y por vuestra labor. En una sociedad plural como la nuestra, hay que reivindicar todas aquellas actuaciones encaminadas a mantener y ensalzar valores que nunca deberían pasar de moda. En este caso, recordar la importancia de la monarquía en la historia y la actualidad de España.

Foto de familia. Miembros el equipo directivo nacional con los premiados.
Entrevista a Ignacio Jáuregui Lobera

Entrevista a Ignacio Jáuregui Lobera

A continuación, compartimos con ustedes la entrevista a Don Ignacio Jáuregui Lobera. Nacido en Zaragoza, este médico psiquiatra y psicólogo desarrolla su profesión en el ámbito clínico y pericial, que compagina con su actividad docente en la Universidad Pablo de Olavide. Ha escrito más de cien artículos en revistas especializadas de medicina, psicología y nutrición, y publicado 17 libros técnicos en español, 2 en inglés, y diversos capítulos de libros en otras obras nacionales e internacionales. El pasado 6 de abril recibió el segundo galardón (ex aequo) del IV Certamen Internacional Felipe VI, por su obra “El amor en la guerra”.

Don Ignacio, gracias por compartir su tiempo con nosotros. Usted ha obtenido el segundo premio, ex aequo, de narrativa “Felipe VI” en esta edición. ¿De qué trata su obra?

Es una reflexión sobre dos grandes cuestiones. Por un lado, la existencia de amor en la guerra, en el sentido de que incluso en grandes masacres, como fue la acontecida en la I Guerra Mundial, cabe encontrar actos profundamente humanitarios, de profundo amor a los demás. En segundo lugar, enlazando con ello, el ejemplo de ayuda humanitaria que supuso la acción, el esfuerzo, llevado a cabo entonces por S.M. el Rey Don Alfonso XIII.

Dado el momento histórico tan convulso que nos ha tocado vivir en nuestro país, parece que recordar hechos como aquél resulta casi un bálsamo.

Naturalmente siempre resulta reconfortante observar que, en momentos críticos, convulsos, de conflagración, hay posibilidad para la bondad y el amor. En medio del mal aparece la mano de alguien que no se espera y ayuda. Resulta muy curioso, en el caso de esa mano generosa del entonces nuestro Rey, que otros acontecimientos borraron el generoso acto del monarca ayudando a miles de personas en aquella guerra. Lo borraron de tal modo que su salida de España es lo que parece haber quedado en la memoria ciudadana, esa que ahora llaman histórica. No sólo ayudó a miles de desvalidos de aquella guerra, sino que tuvo otros muchos gestos humanitarios. Como médico no puedo dejar de mencionar el viaje que, junto con el Dr. Marañón, hizo a la Hurdes a fin de estudiar y tratar de remediar el cretinismo endémico. En nuestro sociedad actual estos recuerdos, sin duda, reconfortan, hacen de bálsamo, consuelo, alivio.

2598754

Hablando de la situación actual, ¿sigue usted con bastante atención la vida político?

Soy una persona actualmente más de radio que de otros medios. El hecho de ir y venir cada día al trabajo escuchando la radio no puede dejar a nadie desinteresado por cuanto ocurre en España. Pero la edad ayuda en muchas cosas. Cuando has visto el devenir de la vida política desde la llegada al trono de S. M. el Rey Don Juan Carlos I hasta ahora, te das cuenta del deterioro (no encuentro otra mejor palabra) progresivo de nuestra clase política (como suele decirse ahora de los políticos). La deriva parece ir en dirección contraria al interés de España y mucho más en la dirección de cada uno de nuestros políticos, de sus ansias y ambiciones de poder. Con las excepciones que correspondan, eso no está sujeto a debate, es una desgraciada realidad.

Por otra parte, da la impresión de que nuestros políticos quieren nuestro voto y nuestro dinero, invocando a un supuesto bienestar que se atrofia pronto tras cada elección. Es necesario recuperar el sentido de Estado y que conceptos como España, patria, bandera, himno, solidaridad, unidad, etc. sean rescatados de tanto egoísmo y afán de poder. El narcisismo ha calado en la vida política y difícilmente deja salir de uno mismo para trabajar, de verdad, en pos de todos.

2598755

Parece que en política hay dos grandes posturas, la de quienes viven la misma con fervor (militancia o no) y la de quienes parecen estar al margen por razones diversas.

Quienes la viven con fervor también parecen haber cambiado el perfil. Imagino que muchos políticos de nuestra transición vivían con gran entusiasmo su trabajo político como herramienta para cambiar, mejorar, la sociedad. El fervor actual es distinto. Parece radicar en el ataque al enemigo (pues más parecen enemigos que adversarios), en su permanente descalificación, en la búsqueda de información comprometida para el otro y que pueda ser usada para derribarlo y, si es posible, dejarlo fuera de la vida política. Palabras como honor, honestidad, cumplimiento de la palabra dada, compromiso con España, etc. quedan como expresiones de un legajo antiguo. La reacción ante eso da paso al otro grupo, el de los que suelen decir que pasan de la política. Llega el desencanto. Es peligroso, pues de ese desencanto, a modo de caldo de cultivo, pueden surgir los iluminados de turno. Ahí están todos los llamados populismos.

Creo, sin alarmismo, que estamos en una situación crítica a nivel internacional. Mirando alrededor veremos que Europa estaba mucho más hilvanada que cosida y a la mínima se desgarra. América es un bullicio de intereses con líderes que asombran al mundo por su baja talla, al margen de su estatura. África entera emigra, tiene que comer, el hambre no tiene puertas. En Asia nunca hay paz y siempre hay amenaza. Rusia, China, mafias, tráfico de armas, etc. son vocablos que inquietan. Pero, volviendo a nuestra casa, los políticos siguen en su juego perverso de intereses, personales o de grupo. ¿Y España?

Al hablar de cambios de valores, cabe reflexionar sobre educación. ¿Influye la educación en todo lo comentado?

Confundimos mucho educación y enseñanza. Desde la familia, elemento básico de la sociedad, pilar de la educación, el niño pasaba a la escuela, en la que se le seguía educando al unísono con la familia, y comenzaba su enseñanza. Familia y maestros tenían una autoridad que permitía llevar a cabo el proceso educativo y pedagógico creando pautas, señalando límites y corrigiendo comportamientos desde los primeros años. Lo cual no debe idealizarse por cuanto todo eso se hacia con errores, naturalmente que sí. Pero los errores pueden corregirse. Con el tiempo, a mi modo de ver por políticas muy desacertadas, esa autoridad necesaria para educar y enseñar se ha ido diluyendo. Los niños ahora, también salvo excepciones, se educan sin autoridad, en casa y en la escuela. El niño carece de pautas y límites, y sus desacertadas conductas son difícilmente corregidas al haberse generado un sinfín de trabas para ello. El padre cuestiona al maestro, esté es muy poco apoyado por su directiva, etc. El resultado final en los niños es una bajísima tolerancia a la frustración, una imposibilidad de tolerar el no. Personas así serán luego fácilmente manejables por otros. Tan sólo diciéndoles a todo que sí se les gana, se les tiene. ¿Interesa a alguien este tipo de ciudadanos adocenados?

Recogiendo este último comentario, y para nuestros lectores sepan un poco de su faceta de escritor, que en muchos casos implica ser antes un gran lector, ¿qué libros nunca faltan en su escritorio?

Yo tengo la suerte, presumo de ello, de haber pasado por distintos colegios religiosos. Mi formación viene de los Escolapios, Hermanos de La Salle, Hermanos Corazonistas y finalmente, de los Dominicos. No salí mal parado como alguien pudiera pensar en los tiempos que corren. Creo que gracias a la formación básica que de todos ellos recibí he mantenido vivo el interés por el conocimiento, la curiosidad de saber. En cuanto a la pregunta, podría citar unos cuantos, pero señalaré, en general, libros de novela histórica, especialmente sobre la antigua Corona de Aragón, libros sobre historias de navegación y uno que especialmente me impactó en su día, Rebelión en la Granja de Orwell. Este lo repaso cada día tan sólo mirando a mi alrededor.

Finalmente, permítame que nos refiramos a la Hermandad Nacional Monárquica de España. ¿Qué sentimiento le suscita esta institución?

Cuando una lee en sus estatutos unos fines generales como la defensa y promoción de los valores y la cultura monárquica como vehículos de convivencia social, progreso económico y bienestar para todos los españoles; y unos fines específicos como promover y defender los valores que encarna el Rey, los valores monárquicos recogidos en la Constitución española, proyectar los grandes logros históricos de España y el orgullo de ser español, defender la Unidad territorial de España, y respetar y honrar los símbolos de la Nación y a los que dieron su vida por España, sólo cabe sentirse identificado y, sobre todo, cómodo. En los tiempos que corren, de los que ya hemos hablado, ciertos valores como los que encarna la HNME permiten tener la esperanza de que, pese a muchos intereses personales y territoriales, con una figura, la Monarquía Parlamentaria hoy representada por S. M. el Rey Don Felipe VI, España continuará su gloriosa historia, aprendiendo de sus errores y mejorando para el futuro de quienes nos sigan.

Muchas Gracias por sus alentadoras palabras y Enhorabuena por su Merecido Premio.

Gracias a ustedes por su cariño e interés.

Entrevista a Guillermo Ruiz Marcos

Entrevista a Guillermo Ruiz Marcos

Foto guillermo ruiz
Foto: Guillermo Ruiz recibiendo el diploma y el galardón de manos del Presidente nacional

Antes de la ceremonia de entrega de premios del IV Certamen Literario Internacional de poesía y narrativa corta “Rey Felipe VI compartimos momentos con uno de los galardonados: Guillermo Ruiz Marcos. Esperamos conocer más de su persona y su obra.

IMG 7167 ana y paco
Foto: Ana Estevan Díaz y Francisco Rodríguez-Aguado

P. D. Guillermo, en alguna ocasión se le ha definido como un tecnólogo y escritor”, ¿podría explicarnos si está de acuerdo con esa definición?

R. Ambos calificativos son acertados. El primero debido a mi trabajo en compañías punteras del sector tecnológico como Apple Computer, Quark y Oracle y al haber sido pionero en la comunicación digital, marketing en redes sociales y publicidad interactiva. El segundo debido a mi gran pasión y a la ocupación que ahora ocupa todo mi tiempo. En 2013 sufrí un ictus y escribir me ayudó en la rehabilitación y a encontrar nuevos retos y motivaciones, desde entonces he publicado dos libros: Pasión Vegetal en 2016 y Hablan las Piedras en 2018; he recibido igualmente varios premios y reconocimientos en poesía.

P. Guillermo, según las bases del IV Certamen Literario Internacional de poesía y narrativa corta “Rey Felipe VI, la temática de las obras presentadas debe estar relacionada Con La Monarquía, usted ha sido galardonado con el segundo premio en la categoría de poesía, ¿Qué sentimientos ha inspirado la obra premiada?

R. Aquellos que a mi entender inspiran a la propia institución. Y a su máximo exponente: el Rey.

Me ha inspirado el amor a España como tarea común de todos los españoles y como eje de convivencia pacífica, progreso y bienestar.

Me ha inspirado, en consecuencia, la voluntad de servicio de un hombre que con la Constitución como norma y guía trabaja sin descanso para garantizar el futuro de todos y cada uno de los españoles sea cual sea su procedencia.

Y por último y no menos importante me ha inspirado la condición de ese hombre: hijo de Rey, altamente exigido en su formación, español, esposo y padre.

P. La voluntad de servicio no parece que sea una fuerza inspiradora hoy en día ¿Qué opinión tiene al respecto?

R. de los que piensa que más vale quien más sirve. Puede que la realidad política contemporánea no se ajuste a esa práctica, pero o admiro a los hombres que eligen e servicio a los demás, qué ponen todo su empeño, fortaleza, tiempo y sabiduría en aportar para el bien común

El jefe del Estado debe estar y está a la cabeza de todos ellos.

P. ¿Se ha referido al Rey como garante de unidad y progreso, tiene algo que decir acerca de los procesos separatistas que acontecen en la actualidad en España?

R. España no es un territorio, es la voluntad del pueblo español de permanecer en la Historia. Si aquellos que animan sentimientos separatistas fueran generosos de espíritu y capaces de vislumbrar los grandes proyectos y tareas que una nación unida puede afrontar desaparecerían al instante posturas egoístas, individualistas y poco solidarias. El Rey es un elemento inspirador para toda la Nación.

P. ¿Nos podría hablar de su relación con la Literatura?

R. He sido un lector empedernido desde muy joven y he disfrutado con todos los géneros: novela, desde Galdós hasta Javier Cercas pasando por Cortazar, Goytisolo y Muñoz Molina, en poesía he leído a Lorca, Alberti y Celaya y también a Panero, Luis Rosales y José García Nieto.

Siempre he escrito, pero desde hace 6 años en que un ictus hemorrágico me alejó de una exitosa pero estresante y agitada vida laboral me dedico plenamente a la Literatura. Ya he publicado dos libros de relatos y está en marcha mi primera novela.

P. ¿Conocía la Hermandad Nacional Monárquica de España? ¿Cuál ha sido su experiencia con ellos y la organización en este Certamen?

R. He de confesar que apenas había leído un par de reseñas acerca de la Hermandad en prensa y ha sido un gran descubrimiento. Creo que realizan una tarea tan admirable como necesaria y a partir de ahora permaneceré más atento a sus actos y actividades. Me ha sorprendido su profesionalidad, buen trato y calidad en su trabajo. Ejemplo de ello es la coordinación por parte de Ana Estevan que une a su amabilidad y eterna sonrisa su buen hacer, paciencia y capacidad de trabajo.

D. Guillermo, muchas Gracias a Usted, por su Gratitud y Enhorabuena, de nuevo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies