domingo, julio 14, 2024

Más lectura

Editoriales y Portadas

AFGANISTÁN, 50 AÑOS DE UNA MUERTE NO ANUNCIADA

Si los afganos hubieran sabido que 50 años después del golpe de estado del Príncipe Daoud Khan iban a estar sumergidos en lo más profundo del infierno, jamás lo habrían apoyado.

Cada país tiene una fecha de muerte, en el caso de Afganistán fue el 17 de julio de 1973. Aquel día Kabul se despertó con las sirenas sonando en las calles y los aviones sobrevolando la capital, muy pronto el ejército iba a salir a la calle y frente al palacio real, bautizado como presidencial en ese momento, se anunció el final de la monarquía y se proclamó la primera república afgana y con el Príncipe Daoud, primo del Rey, como presidente.

El Rey Zahir Shah, quien reinaba desde 1933, se encontraba en Roma recibiendo tratamiento lumbar y lo primero que preguntó al saber del golpe fue si había habido muertos y le dijeron que no. Antes que salvar la corona se preocupó más por sus ciudadanos que por el porvenir de su dinastía. ¿Y el resto de la familia real? ¿Qué noticias había de la reina Humaira su esposa? Todos estaban bajo arresto en el palacio, pero Daoud prometió no hacerles daño y cumplió su promesa. Un mes después permitieron al resto de la familia real reunirse con el Rey en Roma. Zahir Shah abdicó antes que llevar al país a una guerra civil. Curiosamente, gran parte de la población celebró el cambio de régimen y apenas hubo resistencia.

Como Rey Zahir había cometido aciertos y errores, pero siempre buscó el bienestar de los afganos. Ya he hablado de ello, modernizó el país abriéndole a occidente las puertas de Afganistán en el cual en esos años ya había luz eléctrica, discotecas, cines, teatros, restaurantes, emancipación femenina, carreteras, hoteles, etc….etc… No lo hizo tan mal.

Y debemos de recordar esto, que era la Guerra Fría y el vecino del Reino de Afganistán era la URSS y que apenas 5 años después iba a invadir el país matando al Presidente Daoud y a su familia, iniciándose así la guerra civil que luego plantaría la semilla de la dictadura de los Talibanes. Si la monarquía abusó del poder en algún momento no fue por afán de poder, sino por prevenir un desastre.

Fue un error, un craso error no restaurar a Zahir Shah en el trono cuando volvió del exilio en 2002. En determinados países un monarca no es la condena sino la solución al problema, y la ONU y la UE apoyaron esa restauración. Pero Estados Unidos, al haber sido el libertador del país, se negó y optó por una república y un presidente. Error fatal que en 2021 iba a traer como resultado la vuelta de los Talibanes.

Pienso en Afganistán y estos últimos 50 años y se me rompe el alma. Definitivamente, por muchos avances que dijeran que trajo la República de Daoud (1973-1978) o la invasión comunista (1978- 1992) Afganistán murió el 17 de julio de 1973 para un servidor. Y no soy el único, muchos lo piensan igual, y la mayoría son afganos, para quienes su último Rey simbolizó la época más pacífica y próspera que pudo haber en su malogrado país. Incluso una de sus nietas, la Princesa Noal Zaher, residente en Francia y casada con el nieto del Rey Farouk de Egipto, ha defendido el legado de su abuelo. Intercambiamos algunas palabras por mensajes en internet y ambos coincidimos en que su abuelo fue un gran Rey. Que los demás digan lo que quieran.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos populares

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies