Estoy tumbada en la cama
con los ojos mirando el techo
y el canto de unos niños en la calle
me transportan al pasado.
Es Nochebuena y hace frío
y las calles del pueblo están alegres.
Se oyen villancicos y pitar de coches
y yo estoy sola,
con mi dolor, repleta,
… y pienso en él.
Hoy nace un Niño
para toda la Humanidad
y miles de niños en cada hogar
y, el mío está muerto
porque lo quise yo.
Dios, ¿por qué?
¿Por qué no me ayudaron a tenerlo yo?.
Todas las vocecitas del Mundo
me gritan hoy
y miles de ojos me miran hoy
y manos chiquitas se tienden
a mi alrededor.
¿Dios, por qué maté
lo más bello de mi yo?
Salgo a la calle
porque no puedo más con mi dolor
y una lluvia suave me baña sin cesar,
Pasa el tiempo. Y sigo andando.
Se van apagando las voces
y los ruidos de los coches.
Ya no sé si estoy sola,
si hace frío o llueve
si estoy cansada
o mi dolor duele,
tan solo sé
que sigo sin detenerme.
Va amaneciendo…, lentamente,
y mi cuerpo se detiene
ante un bello Belén,
con un portal cubierto de hojas verdes
y un Hermoso Niño mirando fijamente.
Me aparté. No podía mirarle
pero sus bellos ojos,
clavados en mí, me llamaban.
Y lloré. Y supliqué. Y pedí perdón.
Y al final… me derrumbé.
Unas voces me gritaban: “Es Navidad…”
Y YO ESTOY MUERTA.
Y comprendí, que me hacía falta Ese NIÑO
para redimirme HOY.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: