ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

7 de octubre de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

España toda bulle y regurgita…

2 minutos de lectura
Le han dado a Pablo Iglesias, "podemita",
del Rey Carlos Tercero la Venera.
"La Orden del Rey Carlos". Y suscita
doquiera la opinión y la tertulia,
y a mí me da más bien dolo y abulia
saber que la otorgaron... y la espera.

La dan, como si dieran, un diploma
por bien volar, columba, a la paloma,
por bien dormir, al oso perezoso.
Por bien borrar, Milán, así a la goma
que limpia del papel el trazo errado.
La ofrecen por su oficio y por su estado,
la ofrecen por el pozo y por el poso.

Está bien que la tenga: dicho queda.
Que allí en su "table-desk" sitio le ceda
y en viéndola medite, de tal suerte,
qué dicha siente aquel que se la impone
si vuelve a concederla de ese modo.
Que el Rey es Rey, y al darla, le da todo
y al Rey, que él dará honor, "se le supone".

Y puesto a suponer, también suponga,
cuán alta es, y cuán profunda y longa
la gracia que le da, quien no la tiene
según ha dicho él: ¡qué paradoja!
¿Sabes tú qué? Que está estupendamente.
Que diga en la Zarzuela, el rey enfrente:
¡Mil gracias Majestad! Y el premio coja.

Y allí, corrido, urgido y bien vestido,
dirá Carlos III en su otra vida:
¡Que honrado él y yo que mal servido!
Y luego añadirá, terco y jocundo:
La Banda y la Venera de mi nombre,
honrando a Pablo Iglesias, el Segundo.
¡Dejadme que me asuste y que me asombre!
¡Que sí, que se la den! ¡Bendita hazaña!
¡Que siempre ríe más quien ríe al final!
¡Que pongan en su pecho la señal
del triunfo del Rey Carlos y de España!

Francisco Javier Segura Márquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies