El 17 de julio de 1969, el Boletín Oficial del Estado, publicaba la convocatoria de las Cortes para el 22 de ese mismo mes. Ese mismo día, (22 de julio de 1969) el Embajador de España en Lisboa, D. José Antonio Jiménez Arnau, entregó en mano al Conde de Barcelona una carta del Jefe del Estado en la que le comunicaba su decisión de proponer a las Cortes como sucesor a S.A.R. Don Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias.

El 22 de julio de 1969 se convocaron las Cortes Españolas para debatir y aprobar la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado, una de las ocho Leyes Fundamentales del Franquismo. Hace cuarenta y seis años D. Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, adquirió el título de Príncipe de España y el tratamiento de Alteza Real. Con la aprobación de esta Ley por las Cortes Españolas se abría la puerta a la monarquía española.Por la tarde, en el Palacio de la Zarzuela, D. Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias aceptaba la designación de las Cortes Españolas y rubricaba la misma.

La aprobación de la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado decía que España se constituía en un Reino, aunque la Jefatura del Estado seguía bajo el poder de Francisco Franco, quien en cualquier momento podía proponer a las Cortes la persona que debía ser llamada en su día a sucederle, a título de Rey.

La Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado fue modificada dos años antes de ser tratada en las Cortes Generales. En ella, por primera vez las Leyes Fundamentales del Movimiento, pasaban a denominarse «Leyes Fundamentales del Reino». Su derogación debía contar con la aprobación de las Cortes Generales y por el pueblo español mediante referéndum, gracias al artículo 10, que Franco introdujo a la misma dos años antes, facilitando la llegada de la democracia si así se estimaba oportuno el pueblo español. También se constituyeron dos Consejos: «el del Reino» y «el de la Regencia», que llegado el momento facilitaría la Proclamación de D. Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias como Rey de España.

Un total de 491 diputados votaron a favor de la Ley, frente a 10 que se oponían y 15 ausentes.

D. Juan de Borbón y Battenberg, tras recibir la carta del General Franco, disuelve su Consejo Privado, que en aquél momento era presidido por José María Pemán y su Secretario Político, José María de Areilza y renuncia a los dos secretarios que desde hace años el Jefe del Estado de España había puesto a su disposición y emprende un crucero en su yate «Giralda».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: