ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

5 de diciembre de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

Más que harto

4 minutos de lectura

Es curioso y hasta gracioso como el ahínco de algunos por denigrar los últimos 40 años de la historia de España acaba saliéndoles por la culata, pero al igual que la paciencia, el humor tiene también su límite y el mío ha llegado hasta aquí.

Cada 12 de Octubre se celebra y condena el Día de la Hispanidad, por un lado y por otro. Si tuviéramos que pedir perdón por cada país invadido deberían empezar los romanos y ya se perdería la cuenta, y sin embargo en la historia ha habido países como Francia e Inglaterra y hasta los propios Estados Unidos, país que debe su existencia a España no lo olvidemos, que han cometido auténticos genocidios.

Vale, sí, es cierto que en apenas una década (1521-1531) desaparecieron los Imperios Azteca e Inca, pero esos imperios cayeron más por el apoyo de poblaciones hostiles a su poder y que se aliaron con los españoles, que por nuestra causa, aún así lo diré, culpables fueron todos y quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

No me andaré por las ramas. Valoro y a la vez critico la historia de mi país, porque sé que hicimos muchas cosas mal pero también otras bien, como legalizar los matrimonios mixtos entre indios y españoles y prohibir la esclavitud, pese a que hubo quienes la practicaron en una minoría, pero ahí estuvo Fray Bartolomé de las Casas, quien en sus viajes de ida y vuelta a México y España no se calló las injusticias que se cometían contra la población indígena, logrando que tanto Carlos V y su esposa Isabel decretaran leyes contra el maltrato y la venta de esclavos, condenando a los mercaderes y confiscando sus bienes si se probaba que traficaban con vidas humanas.

Ahora pasaré al uso de las viñetas satíricas, las cuales, por muy bien trabajadas que estén no dejan de ser un insignificante pedrusco en medio de una pradera fértil, una pradera llamada España y que rebrotó gracias a la Transición, gracias al Rey y a la Constitución.

50 años esperando para decidir Monarquía&República dice la viñeta en parte, oh pero ilustres ignorantes ¿No sabéis que ya se votó por algo así en 1978? Cuando se votó por la Constitución se estaba votando a su vez por la monarquía parlamentaria, y esos principios republicanos que a ustedes les quedan muy grandes y que se asocian más bien a los de 1931, están ahora mejorados y actualizados en la figura de S.M Felipe VI. Un poquito de historia Sres dibujantes, un poquito de historia antes de juzgar.

La obra de toda una vida, dice Franco en esta viñeta, si seguimos viviendo en una dictadura y yo no me he dado cuenta pues mal asunto, pero resulta Sres dibujantes, que la Ley de ahora se llama Constitución Española de 1978, no Leyes Fundamentales del Reino, y quien da los discursos navideños no es Franco, salvo que haya resucitado, cosa que dudo, sino su Majestad el Rey Felipe VI.

Tratar de unir con una viñeta la dictadura y la monarquía y representarla como la continuidad del Franquismo es ridículo hasta el extremo de echarse un servidor aquí mismo una buena risa, porque que yo sepa Franco lleva casi 50 años muerto, pese a que la izquierda lo resucita más que a Frankenstein y no hay ninguna sola ley que evite la libertad de expresión en este país. Esto es perder el tiempo de manera absurda y malgastar viñetas y tinta inutilmente.

Por último y quizás la más repugnante de todas estas viñetas, es colocar al mayor escritor del Renacimiento Español a la altura de un barriobajero. Se nota que al empezar a leer el Quijote, obra que se debería de dar en cada escuela y universidad, no pasaron ni de la primera página Sres falsificadores.

Ni Cervantes blasfemó nunca, ni faltó al Rey y en aquella época aún no había ni siquiera bandera oficial de España, por lo que aparte de ser una falta de respeto auténtica a los que creen en Dios y en la historia de España, vuestro intento de provocar una revolución por internet con una imagen distorsionada de Cervantes es absurdo y sin futuro.

No tenéis futuro, así lo digo. Si no queréis vivir en España allí tenéis el mundo para soltar vuestras habladurías sin sentido donde os plazca. Pero a los que preservamos la cultura, nos apetece vivir en una España letrada y no de asnos parlantes que rebuznan democracia e historia cuando ni saben que son esas palabras en realidad. Desmontada vuestra intentona os invito a largaros o a ilustraros, la opción es vuestra. He dicho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies