ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

7 de octubre de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

Nacional e Internacional

4 minutos de lectura

13 de mayo de 1940

´No tengo nada que ofrecer sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor ´´

Cinco años después en 1945, tras la Victoria del 8 de mayo

´´Avancemos juntos hacia los Estados Unidos de Europa´´

Estas dos frases de los dos discursos más famosos de Winston Churchill, en situaciones bien distintas, una grave y la otra ya estable y con Europa en paz, marcaron la historia del continente en estos últimos 82 años. Ahora en 2022 tenemos un nuevo enemigo tan execrable como Hitler y se llama Vladimir Putin, quien en su discurso de este 9 de mayo ha querido mostrarse, cual buen actor e hipócrita banal, como un libertador y estadista, cuando en realidad se ha convertido en la versión rusa del dictador alemán, y si cabe aún más, en la segunda versión de Stalin o del carnicero de los Balcanes Slobodan Milošević.

Ucrania es Europa hoy y Europa es Ucrania debemos decir, pues Ucrania necesita ayuda del mundo, su sufrimiento es el nuestro, su guerra es la nuestra y sus muertos son los nuestros. Dolor y rabia, ambos deben ser compartidos, pero al mismo tiempo la esperanza y sed de justicia, pues el río de la justicia y sus aguas son más poderosas y fuertes que todo el armamento ruso que buenas bajas ha sufrido en estas semanas junto a la de los soldados rusos, soldados que si no están muertos, están desertando y pasándose al bando ucraniano. Las corrientes de un río son siempre poderosas, he ahí el craso error que el hombre siempre cometerá al subestimar a la naturaleza.

La Unión Europea debe recordar y mirar dentro de ella misma cuando se fundó y con que motivo.

El motivo fue para que la paz fuera la corona que llevaran los europeos en sus cabezas, para recordarles que la sociedad no volviera a crear nunca jamás otros monstruos y actos monstruosos como Mussolini, Hitler, Stalin y la II Guerra Mundial o el Holocausto, ni ningún otro genocidio, perpetrado por ideologías como el fascismo o el comunismo.

Por lo tanto, Europa, la OTAN y sus miembros deben de demostrar a ese ´´maníaco´´ por decirlo suave, de Putin, que no será capaz de subyugar ni a Ucrania ni a ningún otro país libre y soberano.

Y por grandes que sean las pérdidas la victoria debe ser la meta final por parte de los ucranianos y sus aliados. Solo así podremos decir que la victoria mereció la pena.

Europa debe dejar a un lado las diferencias, arrinconar a los extremistas e ir codo con codo con un único objetivo. Mantener la unidad de 1945 a cualquier precio, cualquiera que sea necesario.

He respirado tranquilo al ver que Macron será Presidente de Francia otros 5 años más, tiempo suficiente, espero, para que la UE pueda beber de una buena dosis de refortalecimiento y de unidad ante el separatismo, el populismo, el terrorismo o cualquier tipo de autocracia que amenazara su soberanía y los principios éticos y humanos que no debe de olvidar, y que debería poner más en práctica, dejando los discursos a un lado y mostrando los hechos. Sea pues.

Pasando ahora a España, a nivel nacional, no quiero que mis lectores ni los miembros de la HMNE olviden que el próximo 14 de mayo los grupos de republicanos, comunistas, separatistas y podemitas de extrema izquierda pretenden llevar a cabo una consulta no vinculante contra la corona con al menos 50 urnas en sus mesas preparadas. Bien, les pido como a los europeos unidad ante el enemigo que aquí hay. El enemigo es la reescritura de la historia, los fake news, los blogueros y falsos periodistas, la propaganda contra la monarquía y las libertades que representa junto a la Constitución de 1978. Usando la espada de la verdad y de la historia se combatirá a este falso proyecto de supuesta libertad de expresión y democracia, que no es más que el preámbulo de los intentos por todos los medios de la ultraizquierda de hacerse con el poder para derrumbar el sólido edificio de la Transición y su legado. Así que este 14 de mayo unidad Sres, unidad y victoria. V como Churchill hizo.

Con todos los medios de los que dispongan en las redes salgan con sus banderas rojigualdas, fotos de Su Majestad el Rey Felipe VI y de la Constitución Española de 1978, incluso en sus balcones. Ya vivimos en plena democracia y es gracias a la monarquía, cualquier experimento republicano que se pretendiera llevar a cabo solo crearía una ola absoluta de desintegración estatal y el fin de la palabra, pensamiento y escritura libre sobre cualquier tema que estemos dispuestos a denunciar y a comentar, pues el silencio es el cetro de poder del enemigo y no debe volver a empuñarlo jamás.

Sea pues de este modo. ¡VERDE! Ahora y siempre.

Más artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies