Cuánta belleza tienes: ¡Oh..., gran luna!,
cuando estás sonriendo en este cielo
a los seres que moran este suelo
dándoles ilusiones y fortuna.

¡Cuánta felicidad!, tu brillo acuna
a jóvenes parejas que en anhelo,
en florestas o playas con desvelo
en ósculos de amor, su alma aúna.

También en edades posteriores,
al mirarte produces añoranza
de ya pasadas vividas historias.

Mas nos alienta ideas de bonanza,
que presentes momentos son mejores
gozando de la vida, amor y glorias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: