Navidad de las estrellas,
 navidades de ilusiones,
 navidad que siempre dejas
 tu huella en los corazones.
 
 Se oyen himnos y oraciones,
 se olvida la ingratitud,
 atrás las malas pasiones
 para el bien hay solicitud.
 
 Siento desaparecer
 otras entre la nostalgia;
 más las que están por nacer,
 me reavivan la esperanza.
 
 Sentimientos muy crecientes
 de amor y fraternidad,
 son los que ya nos advierten  
 del sabor a navidad.
 
 Sin que por eso creamos
 que todo se arreglara,
 guerras, males, rencor, odio…
 siempre permanecerán.
 
 Pero tal vez, haya asomo
 de una mayor caridad,
 con sinceridad y aplomo,
 ¡Vivamos la navidad!
 
 Entre tantos sin sabores,
 amarguras y porfía;
 una luz que nunca cesa
 busca guiar nuestra vida.
 
  Jesús dentro del portal
 nos dedica una sonrisa:
 “Cesad en la tierra el mal”;
 dice una voz que acaricia. 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies