📧 elmonarquico@monarquicosdeespana.es

VIDA

Aunque ya no estén, su recuerdo quedará siempre…

La vida pasa lentamente, a veces.  Otras, eternamente.  Sin apenas darnos cuenta, cuando quieres darte cuenta, y finalmente cuando quieres reflexionar acerca de tu vida, ves que en tu camino quedaron muchos tramos por recorrer. Los que pudieron ser los más bellos, y que por falta de tiempo, dejamos pendiente para recorrerlo un “luego” que nunca llega.

La vida pasa y se nos van escapando trozos de vivencias que queremos compartir y que, esta vida de hoy,  nos arrebata sin piedad, lamentándolo después cuando ya no hay vuelta atrás.

Hoy quiero hacer mis reflexiones sobre cosas que quise decir y no dije, las que dije y debí callar, las que quise hacer y no hice, y las que ya no podré porque se me fue el tiempo.

Quiero recordar a las personas que amé y a las que dejé en el camino, por cobardía, miedo o inseguridad. Personas que siguen, algunas queriéndome, otras que se perdieron en mi vida, las que he olvidado, y a las que recordaré siempre…, y YA NO ESTÁN.

A todas ellas, les guardo un inconmensurable cariño, porque siempre dejaron huella de su paso en mi vida. Quiero recordarlas y mantener su recuerdo “imborrable” en mi corazón.

Personas valientes, que me dieron fuerza. Sabias, de las que aprendí. Honestas, que me guiaron. Humildes, que me enseñaron a amar. Ricas, que me advirtieron… ¡Hasta del malo aprendí, que no debía ser mala!

De todos, cogí lo mejor que creí, y creo que acerté bastante, pues a pesar de los golpes que me ha dado la vida he sabido caminar bien y guiar a los míos.

Por eso, quiero en mi recuerdo, a todos, dedicar estas palabras a las gentes que se sienten fracasadas, olvidadas y no amadas. Las que creen que pasaron por la vida sin pena ni gloria, decirles que, con solo haber pasado por la vida de alguien, nuestro recuerdo queda para siempre en ellos, y aunque creamos que no hemos hecho “nada”, ese “nada”, se transforma en algo tan especial que queda imborrable en nuestras vidas, pasando de unos a otros recordándoles siempre.

Hoy quiero, desde mi FE, y SIN DUDA ALGUNA, recordarles y decir que, desde el lugar en que les ha tocado estar desde que se fueron de nuestras vidas, SIGUEN PRESENTES queriéndonos, protegiéndonos y guiándonos en nuestro andar diario.

Gracias a todos ellos, pues ¡TODOS! dejaron algo bueno EN MI VIDA.

*Publicado en la Revista de Semana Santa La Duda. Agrupación Aparición de Jesús a Santo Tomás de la Real e Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús RESUCITADO, Cartagena, 2009.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: