Medallas de Oro Mayte Spínola 2020, concedidas a la Ciencia, las Artes, el Deporte y la Solidaridad

Medallas de Oro Mayte Spínola 2020, concedidas a la Ciencia, las Artes, el Deporte y la Solidaridad

Bajo la presidencia de Mayte Spínola, Fundadora del Grupo pro Arte y Cultura, GpAyC, el jurado formado por Pedro Sandoval, presidente del citado Grupo, GpAyC;Príncipe Félix de Merode, vicepresidente; Alicia Pardo de Garay, condesa del Valle Suchill, delegada en América; Elisabeth Martorell Orleans, delegada en Portugal; Belén, condesa de Limburg-Stirum, delegada en Bélgica; Francesca Franco, delegada en Mónaco; Cristina Benetton, delegada en Venecia y Borja de Arteaga, marqués de Vívola, otorgaron las Medallas de Oro Mayte Spínola a la Ciencia, las Artes, el Deporte y la Solidaridad, correspondientes a 2020. Julia Sáez-Angulo, portavoz del GpAyC, actuó como secretaria con voz, pero sin voto.

Las Medallas de Oro Mayte Spínola -que tienen prevista su entrega en el mes de julio de 2021 -si las circunstancias lo permiten- han correspondido a:

Pina Ferrari, presidenta de Nuevo Futuro, junto a la Infanta Doña Pilar de Borbón (2019)

1. – Nuevo Futuro. Medalla en Solidaridad para con los niños sin hogar y en recuerdo a su presidenta de honor S.A.R. la Infanta Doña Pilar de Borbón

2.    S.A.R. Davit Bagration. Medalla por sus logros como emprendedor, especialmente en Bodegas de vino de su país, Georgia.

3.- Princesa Beatriz de Hohenloe. Medalla en Fotografía 

4.- Princesa Beatriz de Orleans. Medalla en Moda

5.-Almudena de Arteaga, duquesa del Infantado. Medalla en Novela Histórica. 

6.  – Alicia Alcocer Koplowitz. Medalla por su labor en la Asociación de Amigos de los Animales ANAA.

7.- Petra Mateos, catedrática de Economía Financiera, Universidad Complutense. Medalla  en Economía.

8.-Rafael Atienza, Marqués de Salvatierra. Medalla en Documentación Histórica. 

9.-     Círculo Orellana (presidido por Doña Leticia Espinosa de los Monteros). Medalla por el apoyo solidario al mundo de la cultura y en especial a la mujer en las artes. 

10.- Medalla a la sostenibilidad medioambiental, cultural y ética a Karenna Gore and to Union Theological Seminary.

11. -Fundación AXA, presidida por Olga Sánchez Rodríguez, por su patrocinio a las Artes y apoyo al Museo del Prado.

12.- Fundación Padre Garralda (presidenta Doña María Matos, marquesa de Sierra Nevada), por su ayuda cultural y social a los más necesitados y a los presos. 

13. -Marqués Tamas Csáski-Pallavicini, Doctor. Medalla por su Humanidad durante la pandemia en Viena.

14. – Doctora María López-Ibor. Medalla en Psiquiatría 

15.- Doctora Isabel de la Gándara. Medalla en Oncología y voluntariado durante la pandemia

16. – Doctor Isidre Vilacorta. Medalla en Cardiología

17-Doctora Isabel Rubio, Medalla en Cirugía de cáncer de mama.

18. -Escritor Dominique Lapièrre. Medalla en Literatura

19. -Paloma Barrientos. Medalla en Periodismo

20. -Kike Sarasola. Medalla en Filantropía. Empresario hotelero, puso sus establecimientos a disposición de necesitados por la pandemia.

21. -Los del Río (Hermanos Antonio y Rafael). Medalla por el reconocimiento internacional de su Música.

22.- José Luis Rodríguez, El Puma, cantante, actor y productor. Medalla por su canción en pro de combatir la pandemia.

23. -Narcís Rebollo, duque de Montoro, presidente de Universal Music en España. Medalla por sus logros en el campo de la Música y apoyo a los jóvenes valores

24. -Nelsy Chelala, diseñadora de moda. Medalla en Peletería

25. -Solita Cohen. Medalla por su labor como coleccionista y apoyo a las Artes

26. Galería Ansorena. Medalla por su apoyo al Arte y la Cultura

27. -Fernando Garrido. Medalla en Arquitectura.

28. -Abel Cuerda. Medalla por su trayectoria en la Docencia de Bellas Artes.

29. -José Luis Romeral. Medalla por su trayectoria en el Arte (Pintura y Escultura)

30. -Aracely Alarcón. Medalla por su trayectoria artística

31. -Noel Enrique Vanosote. Medalla por su triunfo en Hípica.

32. -Paula López. Medalla en Literatura Espiritual y Life Coaching.

33. -Orca Eventos (Jean Francois Denissot. Marqués de las Claras, fundador en 1986:). Medalla en Interiorismo y Decoración.

34. -Aquilea (Hermanas Barreiros Cotoner). Medalla por su excelencia en Decoración floral.

35     Salvador Dalí, In Memoriam. Medalla al genio del Surrealismo (recogerá su sobrino Miguel Domenech).

V conferencia “La Gran Armada 1588. Otra visión de la Historia”

V conferencia “La Gran Armada 1588. Otra visión de la Historia”

Reanudando el ciclo de “Historias Navales”, el Departamento de Estudios e Investigación (DEI), en nombre del Instituto de Historia y Cultura Naval (IHCN), presenta la V conferencia “La Gran Armada 1588. Otra visión de la Historia”, ofrecida por el Coronel de Infantería de Marina (IM) Alfredo González Molina.

Esta cita cultural tendrá lugar el jueves 17 de diciembre, a las 18:00h, en el salón de actos del Cuartel General de la Armada (CGA), calle Juan de Mena 7, 28014-Madrid.

Con aforo limitado, se podrá acudir presencialmente reservando plaza con antelación en el correo electrónico ihcn-dei@mde.es USO OBLIGATORIO DE MASCARILLA.

Se podrá seguir también online, en directo, a través del canal YouTube Armada Española https://youtu.be/37pGDLZ5eX4

De la misma manera, se incluirá en la portada de esta revista dicho enlace, para que nuestros lectores puedan verlo mediante la misma.

​Su Majestad el Rey participó telemáticamente en el V Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo

​Su Majestad el Rey participó telemáticamente en el V Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo

Su Majestad el Rey ha intervenido telemáticamente en la sesión inaugural del V Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo que se desarrolla en Barcelona. Don Felipe ha destacado que “necesitamos más que nunca desarrollar entre todos una política euro-mediterránea renovada y activa, adaptada a los retos y oportunidades actuales, dirigida en último término a hacer del Mediterráneo un espacio abierto y dialogante, con un proyecto real de cooperación e integración entre las dos orillas, que permita prevenir la conflictividad y las tensiones.”

Desde el Palacio de la Zarzuela, Su Majestad ha participado tras los discursos de apertura de Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; de Josep Borrell, Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidente de la Comisión Europea; de Ayman Safadi , ministro de Relaciones Exteriores y Expatriados de Jordania; y de Nasser Kamel, secretario general de la Unión por el Mediterráneo, todos ellos en sesión presencial en Barcelona.

El Rey, quien ha explicado que su deseo habría sido estar hoy presente en Barcelona, pero la obligación de guardar cuarentena preventiva lo ha impedido, ha recordado que “hace ahora exactamente 25 años la ciudad de Barcelona, históricamente volcada hacia el Mediterráneo, fue escenario de un hecho que bien podemos calificar de histórico”: la “Conferencia de Barcelona, que reunió a los entonces 15 Estados miembros de la UE con sus socios mediterráneos y puso en marcha el llamado ‘Proceso de Barcelona’, institucionalizado años después en el marco de la Unión por el Mediterráneo, cuyo V Foro Regional ahora inauguramos”.

Sin embargo, ha afirmado que “a la hora de hacer balance del pasado para encarar con resolución el futuro, debemos reconocer que las expectativas que entonces se suscitaron no han terminado de cumplirse y que, aunque caminamos hacia ese objetivo, estamos todavía lejos de alcanzarlo”, porque “a lo largo de los últimos 25 años han cambiado mucho, y no siempre en la mejor dirección, las circunstancias geopolíticas que definían la región euro-mediterránea en 1995”.

“Hoy la situación es mucho más compleja y más difícil de gestionar, con diversos conflictos y tensiones que se superponen y alimentan recíprocamente, con crecientes desequilibrios económicos y sociales, y con preocupantes fracturas culturales que amenazan con poner en riesgo la esencia misma de nuestro común proyecto euro-mediterráneo. Y a todo ello se suma una excepcional emergencia sanitaria que ha venido a poner de relieve el carácter único del área euro-mediterránea y la importancia de la vecindad geográfica inmediata”.

No obstante, Su Majestad ha subrayado que “en estas circunstancias no podemos dejarnos llevar por el desánimo” y ha advertido de que si no continúa el proyecto de cooperación e integración de las dos orillas “nos encontraremos tarde o temprano con el escenario de un Mediterráneo cada vez más inestable e impredecible, convertido en línea de fractura entre diversos mundos cada vez más ensimismados y alejados entre sí.

Frente a esta situación, el Rey ha dicho que “el aniversario que hoy celebramos representa una gran oportunidad para alzar nuestra voz, al unísono y proclamar que si en 1995 tuvimos éxito también lo tendremos ahora. No falta experiencia ni conocimiento. Existen las herramientas y la voluntad política de actualizarlas para extraer todo su potencial. Hoy como ayer, la clave reside en la corresponsabilidad y en la claridad de objetivos”.

Este 5° Foro Regional de la UpM reúne a los ministros de Asuntos Exteriores de los Estados miembros de la UpM para reafirmar su compromiso con los principios del Proceso de Barcelona y reiterar su compromiso con el diálogo euromediterráneo y la cooperación.

La Unión por el Mediterráneo (UpM) es la organización intergubernamental euromediterránea que aúna a los 27 países de la Unión Europea y a 15 países del Sur y Este del Mediterráneo. Tiene como objetivo fortalecer la cooperación regional, el diálogo y la implementación de proyectos e iniciativas concretos con impacto en los ciudadanos, principalmente en los jóvenes, abordando así los tres objetivos estratégicos de la región: estabilidad, desarrollo humano e integración.

Rechazado por una amplísima mayoría la pretensión de incluir la autodeterminación como un derecho

Rechazado por una amplísima mayoría la pretensión de incluir la autodeterminación como un derecho

La enmienda presentada por ERC en el Parlamento Europeo ha sido rechazada con 487 votos en contra de la misma.

Esta enmienda formaba parte de las claras pretensiones del intento de que fuera de libre elección que cualquier parte de España pudiera autodeterminar políticamente separarse del País.

La enmienda fue presentada por la eurodiputada de ERC Diana Riba quería proclamar que «todos los pueblos de la Unión tienen el derecho de libre determinación, en virtud del cual pueden establecer libremente su condición política y proveer libremente a su desarrollo económico, social y cultural».

Entre los 170 votos a favor de este texto se encuentran los representantes de Podemos, miembro de la coalición de Gobierno español, de la propia ERC, Bildu y PNV, todas ellas fuerzas que permiten el ejecutivo de Pedro Sánchez en España. Los fugados de la justicia española, Carles Puigdemont y Clara Ponsatí, también votaron a favor de la enmienda que ha sido finalmente derrotada.

En este mismo texto también se desprende que las fuerzas de Podemos, ERC y Bildu han votado en contra de que se deben proporcionar «las salvaguardias necesarias para evitar que se produzca una victimización posterior derivada de humillaciones y ataques a la imagen de las víctimas [del terrorismo] por parte de sectores sociales relacionados con el agresor».

Las barandillas de la democracia

Las barandillas de la democracia

Amparado por el patriciado republicano y millones de incondicionales, Donald Trump sigue negándose a aceptar los resultados que su equipo no ha logrado impugnar. El encono continúa y cuanto más tiempo siga sin admitir la derrota, más se resiente el funcionamiento del Estado de derecho, las barandillas de la democracia.

Una de las primeras preguntas que Joe Biden tendrá que afrontar es: ¿qué hacer con el desesperado intento de deslegitimar el mandato de quien ha ganado, para forzar a la nación a aceptar la pretensión de quien ha perdido?PUBLICIDAD

Aquí anida el dilema sobre qué hacer: ¿Defender que la ley se respete, tanto si uno está de acuerdo como si no, o llegar a un pacto de condescendencia mientras se mira para otro lado?

Según los detractores de Trump, la disyuntiva tiene que ver con su creencia de que el Estado de derecho no le es aplicable y pone el poder ejecutivo al servicio de intereses personales, beneficiándose de la permisividad del sistema.

Hace tiempo que este derroche de audacia en el ejercicio del poder había intensificado las alarmas sobre lo que le podría esperar si perdía las elecciones. La negativa no es nueva. En 2016, Hillary Clinton y Jimmy Carter negaron validez a la victoria de Trump, para después rectificar.

Un libro de reciente aparición, After Trump, hoja de ruta para reformar la Presidencia, contiene 50 propuestas sobre conflictos de intereses presidenciales, influencia extranjera en elecciones, abuso del perdón, ataques a la prensa e independencia de las fuerzas del orden. Sus autores, Bob Bauer y Jack Goldsmith, que trabajaron con dos presidentes, no se pusieron de acuerdo sobre qué hacer con Trump y optaron por repartirse ese capítulo. Bauer (que trabajó con Obama) se mostró a favor de una investigación completa y Goldsmith (en la esfera de George W. Bush) se inclinó por la cautela.

Biden tiene mucha carne encima de la plancha para mitigar el daño incesante de la pandemia, reparar las instituciones, restaurar la confianza en el gobierno y lidiar con la subversión del Estado de derecho.

Aunque prometió que no habría perdón ni obstrucción al enjuiciamiento de Trump, no hay que descartar que su antagonista pueda estar buscando permutar su aceptación de los resultados con una promesa de indulgencia. O que trate de perdonarse a sí mismo, si bien resulta inédito y no parece que sea sostenible en los tribunales. Un escenario aún más inverosímil sería que renunciase a la Presidencia el 19 de enero, facilitando que lo perdone el vicepresidente Pence como presidente por un día.

Las maniobras legales, sin aportación de pruebas sólidas, referidas a «irregularidades en la tabulación de votos», siguen en marcha, con Rudy Giuliani sudando tinta al timón. Pero podrían tener menos que ver con tratar de anular los resultados que con ganar influencia para limitar su responsabilidad cuando deje el cargo.

La cosa no acaba ahí, ya que cuando abandone la Casa Blanca, el apoyo al ya expresidente (que llegó a decir que «no tenía la menor idea de lo importante que eran los jueces del Tribunal Supremo para los votantes»), 72 millones de seguidores, no deja de ser un respaldo que le avala para seguir influyendo en la vida política del país. En caso de procesamiento (sin ponderar una forma de actuar fruto de su carácter único y el enjambre de normas que le pusieron en bandeja una libertad, casi total, para no tener que rendir cuentas), los que optaron por su reelección, el 40% del país, podrían percibir el enjuiciamiento por crímenes federales como una ‘criminalización de diferencias políticas’.

Presidente en la sombra

Lo que sería susceptible de convertirle en un mártir o, lo que es aún peor, en un presidente en la sombra que lidera, desde un campo de golf, un ejército de hiperventilados, con anclaje en un imperio mediático propio. Al final del mandato, Trump se volcó en su reelección, convirtiendo la Casa Blanca en escenario de la Convención Nacional Republicana y organizando, días después de salir del hospital tras el coronavirus exprés, un mitin de campaña en uno de los jardines. Lo nunca visto.

Mientras resistió en el cargo, pudo sobrevivir como empresario a litigios sin límite (a lo largo de su vida, habría sido parte en no menos de 4.000 pleitos, lo que le llevó a bromear en un mitin de campaña: «tengo un doctorado en litigios»; como candidato, a discutibles prácticas de financiación de campañas; y como presidente, a interferencias en investigaciones sobre su propia conducta y a un aparente abuso del poder inmanente a su cargo, para seguir en el machito.

En los estertores de la disputada Presidencia, William Barr, fiscal general de EEUU, sigue siendo uno de sus puntales. Junto a otros pensadores conservadores, defendió la teoría del ‘ejecutivo unitario’, en virtud de la cual el presidente posee la facultad de controlar todo el poder ejecutivo. Para ello, se apoyaron en el artículo 2 de la Constitución, que no sólo da al presidente un control ilimitado sobre la política exterior y las operaciones encubiertas, sino que también lo protege contra incursiones en esa autoridad, por parte de fiscales independientes.

En un país donde el Ministerio Público opera con independencia del Gobierno federal, la fiscal general de Nueva York y el fiscal de distrito de Manhattan prometieron utilizar ‘toda la fuerza de la ley’ para investigar al presidente, a pesar de que en los últimos 50 años los fiscales federales han respetado un memorándum del Departamento de Justicia que dictamina que un presidente en ejercicio no debía ser acusado, otorgándole total inmunidad de enjuiciamiento penal.

Los partidarios de rendir cuentas, «nadie está por encima de la ley», abogan porque Biden no mire hacia otro lado. Infieren que cuando se desobedece, al grito de «puedo salirme con la mía, ya que nadie me detendrá», quizá la derrota electoral no sea suficiente castigo. Para concluir que, en un Estado de derecho, la mejor disuasión para conductas inaceptables es la perspectiva e inminencia de juicio y condena.

La política de ‘perdonar y olvidar’; en línea con lo que decía Benjamín Franklin, uno de los Padres Fundadores: «el tiempo es una hierba que cura todas las enfermedades’, no parece que sea la mejor forma de contribuir al mantenimiento de una democracia fuerte y justa.

El presidente no debería comprometerse en el análisis y las acciones legales, si las hay, que se pudieran tomar. Es tarea del Congreso y los fiscales estatales, con sólida jurisdicción sobre estos asuntos.

Dirimir responsabilidades, piedra angular de las libertades, debería asentarse en un esfuerzo silencioso, sin revanchismos, de manera ordenada y consistente, en el marco del Estado de derecho que la democracia exige. El narcisismo sociópata y las grietas del poder ejecutivo han puesto a prueba las barandillas de la democracia. La rendición de cuentas se siente como si estuviera más lejos que nunca, pero el Estado de derecho terminará imponiéndose.

Luís Sánchez Merlo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies