CARLOS II EL ALEGRE MONARCA, EL MAGNÍFICO

En este día 6 de febrero de 1685 moría en el Palacio de Whitehall S.M Carlos II Estuardo, Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda. A día de hoy sigue siendo un monarca recordado no solo por haber disfrutado de una vida de placeres, sino también porque restauró la monarquía inglesa tras los 11 años de dictadura de Oliver Cromwell. Bajo su reinado nació el definitivo sistema parlamentario que hoy rige en Westminster bajo los partidos Tory y Whig.

NACIMIENTO

Carlos nació el 29 de mayo de 1630 en el Palacio de St. James, siendo el segundo de los 9 hijos que tuvieron en total Carlos I y Enriqueta María de Francia. Desde hacía 5 años Carlos I reinaba, y los problemas y enfrentamientos que tuviera antaño su padre Jacobo I con el parlamento, habían sido finiquitados al decidir Carlos disolverlo y reinar como monarca absoluto. Ese período sería conocido como los 11 años de Tiranía. Los Estuardo nunca fueron muy bien vistos en Inglaterra, pero al morir Isabel I en 1603 y extinguirse la rama Tudor con ella, no quedó otra alternativa que nombrar a Jacobo Rey de ambos reinos.

La infancia de Carlos fue feliz, admiraba a su padre y su madre siempre fue muy cariñosa con él y sus hermanos, pese a que intentó atraerlos al catolicismo, algo que provocó peleas entre Carlos I Y Enriqueta María más de una vez. Carlos, al igual que todos sus hermanos, fue bautizado según los ritos de la Iglesia de Inglaterra. La verdad era que la reina no era nada popular, no solo por ser francesa y católica sino porque ella estuvo detrás de que el parlamento se disolviera, dado que Enriqueta María era una Borbón y para ella reinar era un derecho absoluto y divino y sin parlamento alguno que vetara al Rey.

GUERRA CIVIL Y EXILIO

Carlos I y Enriqueta María, padres de Carlos II

La idílica vida de Carlos terminó en 1642 cuando estalló la Guerra Civil entre su padre y los parlamentarios, de hecho la capital del reino y la corte misma se trasladaron a Oxford, dado que Londres quedó bajo el mando de los Puritanos Parlamentarios encabezados por Oliver Cromwell.

Carlos solo tenía 12 años cuando participó por primera vez en una batalla junto a su padre, batalla en la que perdieron por lo que la reina y la corte partieron al exilio, llevándose a los hermanos pequeños de Carlos con ellos. Enriqueta María volvió en 1643 junto con las tropas para su esposo y sería la última vez que volverían a verse.

Ya en 1646 y viendo que la guerra estaba perdida, su padre le ordenó marcharse a Francia, nunca más se volvieron a ver. Carlos I fue arrestado en 1647, nuevamente en 1648 y el 30 de enero de 1649 fue decapitado en Londres y el parlamento abolió la monarquía. Inglaterra se convirtió en una república dictatorial gobernada por Oliver Cromwell quien fue nombrado Lord Protector e instauró un régimen cuaresmal y del terror absoluto, acaparando más poder si cabe que el propio Rey.

Sin embargo Escocia e Irlanda se mantuvieron fieles a la causa realista y Carlos llegó a Escocia en 1650 en donde fue coronado Rey, al año siguiente sus tropas se enfrentaron a las de Cromwell en Worcester pero fueron derrotados y Carlos hubo de huir. El dictador ofreció una recompensa de 1.000 £ por la cabeza del Rey e impuso la pena de muerte para quien le prestara ayuda. Tras seis semanas de apurada fuga en la que muchos católicos le ayudaron e incluso llegó a estar escondido en un roble, Carlos logró llegar a Francia en barco. La represión de Cromwell sobre Irlanda y Escocia por esta ayuda fue tan sangrienta que todavía a día de hoy los lugareños se estremecen al recordarla. Solo en Irlanda fueron asesinadas 800.000 personas y la Iglesia Católica casi desapareció de la isla. Este genocidio llevó a un 20% de la población a la muerte o al exilio.

Sin dinero y viviendo de la caridad de su primo Luis XIV Carlos no tenía esperanzas algunas de recuperar el trono. Vivió a caballo entre Francia, Holanda y España a donde hubo de trasladarse en 1659, debido a que Holanda y Francia habían firmado la paz con Inglaterra y Carlos no era bien visto en ambos países al haberse reiniciado las relaciones con su país.

En 1658 Cromwell murió y su hijo Richard dimitió tras solo un año en el cargo, y aquí se obró el milagro. Ante el terror de una nueva guerra civil y las exigencias de los Lores y de la propia población civil, el Parlamento restauró la monarquía en Carlos y él mismo en su famosa Declaración de Breda firmada el 4 de abril de 1660, prometía gobernar acorde a la constitución y al parlamento.

REINADO

El 23 de mayo Carlos II desembarcó en Dover y entró en Londres el 29 de mayo, coincidiendo con su 30 cumpleaños, siendo recibido con una alegría que no esperaba por parte de los ciudadanos. La República llegó a su fin y dio comienzo el período de la Restauración Inglesa.

La Restauración no solo fue la vuelta de la corte a Londres, sino también la de antiguas tradiciones como los teatros, el deporte, los bailes y fiestas populares, la Navidad o la libertad de culto que habían estado prohibidas por la dictadura puritana, además, Carlos fue un monarca tolerante y perdonó a los miembros del antiguo gobierno, exceptuando a los que habían tenido que ver directamente con la ejecución de su padre. Todos ellos fueron encarcelados y ejecutados aquel mismo año o sentenciados a cadena perpetua.

En 1662 Carlos II se casó con Catalina de Braganza, Infanta de Portugal y famosa por introducir la costumbre de tomar el té en Inglaterra, quien no pudo ser coronada por ser católica. Tuvo al menos 3 embarazos y todos ellos terminaron en abortos, pero aunque Carlos le fue infiel (tuvo al menos 17 hijos ilegítimos) nunca quiso divorciarse de su esposa, y hubo momentos en los que la pareja llegó a tener cariño e intimidad y pudieron entenderse.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies