📧 elmonarquico@monarquicosdeespana.es

HAZTE SOCIO DE LA HERMANDAD NACIONAL MONÁRQUICA DE ESPAÑA
HISTORIA

Cervantes y Ferdowsi

Aunque les separaron 6 siglos de diferencia en algo se parecieron estos dos grandes hombres de las letras. Crear una obra inmortal en la que perviviera la semilla de su lengua por y para la posterioridad. En estos tiempos tan convulsos en los que somos gobernados por nigromantes de la política en la cual se ha decidido que el castellano, una lengua que hablan 400.000.000 de personas en el mundo, deje de ser lengua oficial del estado, me acordé de Ferdowsí y su incansable lucha por conservar la lengua farsi que es la lengua que se habla en Irán. Pensé que lo que vivimos los españoles ahora es lo mismo que vivieron los persas hace 1.369 años con las invasiones árabes.

Hagamos un breve viaje en el tiempo para explicarnos mejor.

Irán, antiguamente llamado Persia, fue un imperio durante 2.500 años hasta 1979 y su religión e idioma oficial fue el Zoroastrismo y el farsi, no el Islam ni el árabe. Así fue hasta el año 651 cuando el Imperio Sasánida fue invadido por los árabes, sufriendo un cambio de identidad forzado. Los zoroastristas fueron perseguidos y el Islam y el Corán se covirtieron en la nueva fe y el nuevo libro sagrado del país, se cometieron violaciones contra las mujeres persas y los que se negaron a hablar árabe se les arrancó la lengua y sus libros sagrados fueron quemados.

Llegó entonces el momento de Ferdowsí. Nacido en el año 935 en una familia de terratenientes ricos mantuvo la pureza de la lengua persa toda su vida, y en ella escribió prácticamente toda su obra y aunque se islamizó, nunca arabizó sus costumbres dado que su familia era más persa que árabe y guardaba las tradiciones de leyendas, epopeyas, mitos y tradiciones orales antiguas persas.

A raíz de ello Ferdowsi reunió en una extensa obra todo el legado no solo del Irán Pre-Islámico sino que resucitó la antigua lengua de su tierra. Esta obra sería conocida como el Shahnameh, el Libro de los Reyes, y está compuesto por 60.000 versos empezando desde los tiempos de Ciro II el Grande hasta la llegada de los árabes. La obra le llevó 30 años de trabajo a Ferdowsí hasta el punto de que tuvo que vender muchas de sus tierras porque las descuidó.

Cuando le presentó la obra al Sultán de la dinastía turca Gaznávida a este no le gustó, dado que elogiaba a la dinastía depuesta, la Samánida. Como castigo, en vez de pagarle 60.000 dínares de oro, le pagó 60.000 dírhamres de plata que eran menos valiosos. Ofendido Ferdowsí salió del palacio y le dio todo el dinero a un vendedor ambulante y escribió versos satíricos contra el Sultán, por lo que tuvo que salir huyendo a la provincia de Manzadarán en donde el Sultán de esa región que si era persa, le dio cobijo. Allí murió en el 1020 o 1025 dado que no se ha sabido con exactidud la fecha de su muerte. Está enterrado en Tus, su ciudad natal, en un gran mausoleo erigido en 1934 y con versos de su obra grabados en las paredes. El mausoleo casi desaparece a manos de los revolucionarios en 1979, dado que la dinastía Pahlavi usó a Ferdowsí para promocionar la cultura de Irán. Solo la intervención de la población civil evitó su destrucción salvando el legado del Homero de Irán, tal y como le llaman hoy.

Seiscientos años más tarde Cervantes rescató lo mejor del castellano y lo plasmó en su obra el Quijote, de hecho es el libro más vendido y leído después de la Biblia y el Diario de Ana Frank. Con el Quijote el español ha dado de si lo mejor de lo mejor, al igual que el Shahanmeh ha dado lo mejor del persa.

El sectarismo en ambos países ha intentado acabar con el legado lingüístico de estos dos grandes escritores, y sin embargo los Ayatolás en Irán hubieron de retroceder en su destrucción de Ferdowsí y gracias a ello los iraníes conocen su historia y su lengua y el Shahnameh hoy se conoce en todo el mundo al igual que el Quijote. Que ahora los nacionalismos sectaristas o las leyes nuevas de educación quieran borrar el legado de una lengua me parece que es por así decirlo una medida absurda, pues aquello que crece y se arranca vuelve a crecer en la tierra, porque son inmortales.

Igual que la lengua de Ferdowsí pervive en su libro dedicado a los Shahs de Irán y en sus montañas nevadas y áridos desiertos, la lengua de Cervantes pervivirá en el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha y en esa Castilla vieja con sus molinos de viento y sus atarderceres dorados, al igual que en las gentes que poblamos España, luchando día a día porque el legado de nuestro idioma sea eterno y cree puentes entre las civilizaciones.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: