Los bochornosos sucesos que han tenido lugar en nuestra Patria en la última semana, afectando gravemente a los preceptos constitucionales, al honor de la Corona y a la libertad del pueblo español; no dejando indiferente a la mayor parte de la ciudadanía, exigen que la Hermandad Nacional Monárquica de España se pronuncie, y alce su voz, como la principal representante que es, por historia y hechos, de los monárquicos españoles. Por todo ello transmitimos a nuestros miembros, simpatizantes y a los españoles, las siguientes declaraciones:

1º) Consideramos injustificable la ausencia forzada de S.M. el Rey en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces, que tuvo lugar en Barcelona el pasado 25 de septiembre. Siguiendo el espíritu del Artículo 117. 1. de nuestra Constitución: “La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley”; año tras año se ha visto reforzado con la presencia del Jefe del Estado en esa ceremonia. 

Estimamos, por tanto, injusta esa ausencia, al producirse por un mero cálculo de intereses políticos, de cara a la obtención de apoyos para alcanzar la necesaria mayoría en el Congreso de los Diputados en la votación de los Presupuestos Generales del Estado. Todo un guiño servil hacia las fuerzas separatistas catalanas que salpican, de forma innecesaria, a la figura de don Felipe VI, y mediatiza, por parte del poder ejecutivo, un acto del poder judicial que, volvemos a recordar, administra la justicia en nombre del Rey y es independiente.

Los vivas a don Felipe, proferidos por los jueces, sirvieron para evidenciar una realidad que no gusta a unos políticos, que no están a la altura, y se escandalizan ante tales muestras de afecto y lealtad institucional. En política ni todo vale, ni se pueden cambiar las reglas del juego a nuestra conveniencia y sin pudor.

2º) Condenamos las declaraciones partidistas, surgidas a raíz de estos hechos, vertidas por aquellos que prometieron lealtad al Rey y a la Constitución, y hoy se obstinan en dinamitar esta última desde el poder y, con abyecta felonía, hablan de “horizonte republicano”,  envenenando con falacias a la opinión pública o colaborando, con su silencio cómplice, a la expansión de tales disparatadas ideas.

3º) La Hermandad Nacional Monárquica de España, recogiendo el sentir de la mayor parte de la opinión pública española, declara su total y absoluta lealtad a Su Majestad el Rey don Felipe VI, garante de nuestras libertades; y apoya y respeta al Poder Judicial y a todas sus instituciones, deseando que su independencia sea siempre una realidad como corresponde a un régimen democrático. 

¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva la Constitución!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: