ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

7 de diciembre de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

Cuando Nicolás II buscó la paz para Europa

3 minutos de lectura

Nicolás II tuvo dos caras para la historia, blanca y negra. Fue un buen padre y un buen marido, quiso mucho a sus hijos y a su esposa Alejandra, Alix como la llamaba cariñosamente él a ella y ella a él Nicky, hasta el punto de que juntos compartieron el trágico destino que acabó con su vida y la de sus hijos durante la Revolución. Por el otro lado, Nicolás no supo encontrar el camino para modernizar Rusia y haberla colocado a la altura de una democracia parlamentaria pues era muy joven cuando fue coronado Zar y el no haber dispuesto de más tiempo y de ministros fieles le impidió ver la realidad demasiado tarde, pero hoy no quiero hablar de eso, no. Quiero hablar de como podría haber sido la historia si Nicolás II hubiera triunfado en un proyecto que puso en marcha nada más subir al trono, buscar la paz entre Europa y Rusia .

En 1890 el Kaiser Guillermo II de Alemania dejó que caducara el tratado de no agresión entre el Imperio Alemán y el Imperio Ruso. Esto obligó a Rusia, reinando aún Alejandro III, a firmar una alianza con Francia, lo cual fue siempre el mayor temor del Canciller alemán Bismarck. Al morir Alejandro III en 1894 le sucedió su hijo, y Nicolás de naturaleza pacífica, siempre quiso la paz, porque sabía que Rusia no estaba preparada militarmente para una guerra y para ello ideó un plan que se puso en práctica cinco años después en 1899, con la Conferencia de la Paz en la Haya.

El propósito de aquella Conferencia, nacida además de la propuesta del propio Zar, era la limitación de los armamentos, lo cual no se logró. Aún así el Palacio de la Paz que se encuentra hoy en la Haya, nació de la iniciativa y propuesta de Nicolás II. Europa y Rusia deseaban vivir en un estado de armonía y no agresión, mismamente se buscó discutir el desarme y el arbitraje internacional en aquella Conferencia. La segunda Conferencia tuvo lugar en 1907 y hubo algunos avances más.

Desgraciadamente conocemos como fue la historia al final, en 1914 la pesadilla se hizo realidad y cuatro años después Nicolás era asesinado junto con su familia mientras la guerra aún seguía en Europa.

¿Si hubiera triunfado el objetivo principal de Nicolás se habría evitado el annus horribilis de 1914 posteriormente el de 1917 y tal vez el de 1939? Habría podido ser Nicolás II el principal arquitecto y héroe de aquella hazaña? Le habrían llamado el Emperador de la Paz y no el Sanguinario como lo hicieron ver Lennin y los Bolcheviques.

Este artículo se ha escrito en parte por los fatíficos hechos que están pasando ahora en Ucrania y aunque no lo parezcan, nos afectará a nosotros también. Más que nunca, y hoy además, me digo a mi mismo al volver a leer aquella historia de la Conferencia de la Paz de 1899:

-Ay Nicky, si hubieras vivido lo suficiente aún para lograr la paz, tal vez hoy no estaría pasando esto. Esto nunca lo habrías permitido de seguir vivo.

Imagen de Wikipedia según autor

Más artículos

3 minutos de lectura
7 minutos de lectura
4 minutos de lectura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies