📧 elmonarquico@monarquicosdeespana.es

OPINIÓN

Cuando se destruye una civilización

Estoy leyendo la carta encíclica “ Fratelli Tutti “ en la que el Santo Padre Francisco escribe : ¿ Qué significan hoy algunas expresiones como democracia , libertad , justicia, unidad ? . Han sido manoseadas y desfiguradas para utilizarlas como instrumento de dominación , como títulos vacíos de contenido que pueden servir para justificar cualquier acción. Voy a intentar aportar un poco de luz a estas cuatro palabras .

Pienso, que cuando se desfiguran esos términos, podemos afirmar que esa sociedad está enferma , pues se deja gobernar por los más ambiciosos, por aquellos que desean mandar a los demás , careciendo de competencia . Dijo D. Pablo Carreño en una conferencia que “ los buenos y los malos gobernantes existen y existirán siempre , y no es el sistema quien garantiza nada , y , aun eligiendo el mejor, y la democracia en principio lo es, nada garantiza el fin que se necesita , se desea y se busca : buenos gobernantes…… son esas personas que saben crear equipos cohesionados , que exploran los caminos que otros dan por cerrados y que llenan de orgullo sensato y prudente el país , ciudad , ….. que gobiernan .

Nuestra sociedad parece querer ser la primera en convencerse del elevado grado de libertad que dice disfrutar. Pero no hay libertad sin verdad , y la verdad sólo puede encontrarse en lo real , en lo que es como es , en el ser de las cosas . D. Javier Paredes , en su ponencia en el I Congreso Internacional de Historia y Monarquía sobre “ El reinado de Alfonso XIII y sus relaciones internacionales “, organizado por la Hermandad Nacional Monárquica de España en los Reales Alcázares de Sevilla , los días 1-2 de febrero de 2019 , comenzó con algo que siempre desea dejar muy claro :

las cosas son como son ”

¿ Qué es la libertad? Es un inmenso don que pone en juego todas nuestras potencias y marca decisivamente nuestro carácter y destino. Permite alcanzar la máxima grandeza , pero también incluye la posibilidad de un desvio completo. La libertad es uno de los asuntos más determinantes en la vida del hombre y , a su vez , uno de los más confundidos. Se habla continuamente de ella y , al tiempo , podríamos decir , con toda justicia , que cada uno habla de cosas distintas. En nuestro mundo y cultura, de tanto tener la libertad en la boca podría aplicarse el viejo aforismo : “ Dime de que presumes y te diré de que careces”.

Poner paz y unidad es otra de las obsesiones del buen gobernante. El sabe que, la desunión, la hipercrítica interna y el enfrentamiento continuo , es la resaca que ha dejado en las organizaciones humanas de Occidente la borrachera del marxismo , con su dialéctica y su lucha de clases como herramientas de combate.

En el punto 202 de la Doctrina social de la Iglesia : La justicia resulta particularmente importante en el contexto actual, en el que el valor de la persona, de su dignidad y de sus derechos, a pesar de las proclamaciones de propósitos, está seriamente amenazado por la difundida tendencia a recurrir exclusivamente a los criterios de la utilidad y del tener. La justicia, conforme a estos criterios, es considerada de forma reducida, mientras que adquiere un significado más pleno y auténtico en la antropología cristiana. La justicia, en efecto, no es una simple convención humana, porque lo que es « justo » no está determinado originariamente por la ley, sino por la identidad profunda del ser humano.

Una civilización no es conquistada desde fuera, si antes no se ha destruido desde dentro .Y , son los gobernantes y los gobernados los únicos que la pueden destruir.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: