Muchas veces he pensado en como serían nuestras vidas si en vez de vivir en España hubiésemos vivido en Francia, incluso en Estados Unidos. Bien es sabido que se vota una vez cada 4 y 5 años para elegir gobernante y luego cumplen, si salen reelegidos, un segundo mandato y después adiós muy buenas. Los sistemas de cámara protagonizan debates a veces incendiarios que pueden subir el listón o dejar a quienes lo pronuncian a la altura del betún. Y la mancha se queda ahí, para toda la vida.

Los presidentes van y vienen y solo se deben a su partido, pero aquí en España somos de Reyes, de un título que no es solo una historia o tradición mezclada con modernidad. Es una idea que se transforma en proyecto y este se agranda. Los Reyes son todos para uno.

Por ello no entiendo como es posible que en pleno siglo XXI tengamos a iletrados en el gobierno como al señor Iglesias que se llama defensor de la democracia cuando él no la entiende, solo la destruye o al señor Abascal que con sus ladridos de odio hace que quedemos a la altura de un país cerrado. En algo se parecen estos dos hombres, ninguno sabe lo que es la democracia. Yo por mi parte diré que ninguno es santo de mi devoción ni quienes les siguen. Sin embargo hay cosas en que diré que no me parecen mal, porque gran parte de los partidos y hasta de los ciudadanos las apoyarían. Tanto la UE como el Tribunal de Justicia de los Derechos Humanos decidieron que los símbolos fascistas fueran declarados ilícitos y su uso mismamente, y esta semana VOX presentó en el Congreso un proyecto para declarar símbolos de autoritarismo el martillo y la hoz y que deben ser ilegalizados. Tanto el martillo y la hoz como el águila con el hacha de Mussolini o la esvástica de Hitler a los cuales maldigo y pisoteo, han sido el símbolo del terror absoluto allá donde ondearon. No me parece una mala idea ilegalizar los símbolos del comunismo, aunque ni de lejos comulgo con el partido de Abascal. Da igual rojo que negro, es opresión, represión de la libertad y símbolo del odio y del culto a un líder loco con ínfulas de Mesías. Esa historia acabó hace tiempo y no puede volver.

Aquí en España se sigue tratando sin embargo de reescribir la historia ¿su tema favorito? La II República, la Guerra Civil y Franco por aquí y por allá. Así solo consiguen resucitarlo y a los fantasmas del pasado igual. Y en plena pandemia es si cabe ya vergonzoso.

Ya advertí anteriormente en el artículo Vigilad a los 49 sobre los principales focos republicanos y comunistas que pretenden reescribir la historia con una hipotética III República, pues bien, yo aquí Sres Directores y Presidentes de la HMNE, afamados lectores y suscriptores, les hago saber de otra página en donde se recoge exactamente el mismo objetivo: Derrocar a nuestro Rey, convertir el país en un estado plurinacional con cortes federales, siguiendo el ejemplo de algunos países latinoamericanos de corte socialista y acabar con el sistema legal y elegido por el pueblo en 1978. Y esa página se llama Izquierda Republicana en Facebook, sumándose con Junta Republicana la Rioja y Junta Estatal Republicana que tiene su propia página: jer-spain.blogspot.com.es

Y de esta forma los que odian a España, nuestra España, impondrían su estilo de vida y acallarían nuestras ideas a base de terror, mordaza en la prensa y falsos actos políticos, hasta que simple y llanamente nos convirtiéramos en un estado fallido o títere de los regímenes de Irán, Cuba o Venezuela. Pero yo les digo a aquellos que lo pretenden que la guerra se acabó en 1939 y no volverá a haber nunca más tal guerra.

Pero por ello debemos seguir luchando. Por este estilo de vida auténticamente democrático. Yo desde luego me niego a ver la tricolor ondeando de nuevo en el Palacio Real o en los edificios públicos. Hay marcos democráticos que funcionan a veces con igualdad, en él caben la monarquía y la república, pero aquí en España los experimentos republicanos que se podrían haber erigido en ejemplos históricos, acabaron y serían de nuevo secuestrados por los políticos más sectaristas y violentos que no impondrían más que la república bananera de su casa, es decir, la que ellos quieren y donde no podríamos decir palabra alguna sin que nos apuñalaran con la mirada o nos señalaran como enemigos del régimen. Es por ello que no puedo aceptar tal forma de gobierno, al menos aquí en España.

Les termino este artículo con una frase de uno de los políticos de Europa más grande que haya habido igual que su símbolo de la victoria.V.

«El éxito no es definitivo, el fracaso no es letal. Es el valor para continuar lo que cuenta»

Winston Churchill

Debemos seguir luchando, hasta el final. Por España, sus gentes y el Rey, pero para ello hemos de despertar y ya.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: