En mi humilde opinión

Los expertos y científicos siempre dicen que dos elementos de una distinta materia son incompatibles, bueno no se equivocan, pero no siempre se acierta en según que campos.

Hoy en día cuando navego por las redes sociales para enterarme de lo que pasa por medio mundo no sé que me molesta más. Si el que los jóvenes naden en los profundos pozos de la ignorancia, el si el fake news o como le encanta a uno mentir más que hablar. Digamos que todo en general es molesto.

En tiempos del COVID 19 uno, aunque la desilusión llega estar en su taza de café muchos días, prefiere decir la verdad que callarse.

¿Por qué en pleno siglo XXI muchos creen que la monarquía es incompatible con la democracia, y que ambas son de mundos distintos? Porque la gente no lee, no ve las noticias, no coge un libro y ni se molesta en tener una educación autodidacta y piensan que un monarca es un anacronismo. Porque la educación ya no entienden de valores ni principios ni el encontrar la llave para abrir la puerta del saber. Y la historia, ah la historia, es quizás la musa más ultrajada por los populismos de ambos extremos con fines de poder a perpetuidad en sus personas. ¿Qué dirían los pensadores de la Antigüedad si vieran esto?

En mi humilde opinión y como ya lo expuso Platón en sus tres formas de gobierno ideal : Monarquía, Aristocracia y Democracia, puede haber sitio para todos, pero nunca para unos solos.

En mis ideas liberales siempre apostaré por el primer sistema de gobierno, porque hemos hecho compatibles la Corona con los Derechos y Principios de la Libertad política y los Derechos del Ciudadano. Si me preguntaran que gobierno considero mejor poniendo por ejemplo la República Francesa o la Monarquía Saudí diría que la República Francesa, pero si luego me preguntaran lo mismo poniendo la República Islámica de Irán o de Venezuela con la Monarquía Española, desde luego diría que la Monarquía Española.

En el marco de la democracia caben perfectamente tanto un Rey como un Presidente y lejos está la Corona española de ser un anacronismo. Felipe VI gobierna para el pueblo, no para mantener unos privilegios, cosa que no se puede decir de nuestros políticos por ejemplo. El Rey es la figura de España en sí, quien defiende sus derechos y preserva la historia y guarda los principios de nuestra Constitución y del sistema parlamentario.