En este momento estás viendo Hoy quisiera exponerles y suplicarles que no dejen atrás los principios que cimentaron en 1945 tras la II Guerra Mundial, las bases de la ONU

Hoy quisiera exponerles y suplicarles que no dejen atrás los principios que cimentaron en 1945 tras la II Guerra Mundial, las bases de la ONU

Vivimos tiempos muy cargados de incertidumbre y solo la unidad puede conducirnos a una paz segura y evitar futuras tragedias, para educar a las futuras generaciones en los valores y principios que se recogen en La Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Quisiera empezar esta carta hablándoles de Etiopía y su situación. Desde 1974 y hasta la actualidad el país ha conocido fases muy violentas y otras pacíficas, aunque cargadas de una gran tensión.

Etiopía se ha caracterizado siempre por ser un país orgulloso de su legado y sus etnias, que han sabido vivir en paz hasta hace poco, pero ahora con el conflicto abierto entre los Rebeldes Tigrays y el Gobierno Federal la situación se está descontrolando y no quisiera ver como lo que sucedió en Yugoslavia y Ruanda hace 30 años se repita ahora en la cuna del antiguo Imperio Etíope, cuna de reposo, según muchos, del Arca de la Alianza. Pido que la ONU, pactando con cada representante de las diferentes etnias y el propio gobierno etíope se sienten juntos a encontrar una solución pacífica que consiga parar esta orgía de sangre y que corre el riesgo de ser aprovechada por otros elementos hostiles de la zona para conseguir poder y así someter.

Otra cuestión que me gustaría exponerles es la de los pueblos de Libia, Yemen y el Kurdistán. El conflicto que desde hace una década azota a estos países y sus gentes no parece llegar a su fin. Libia desde 2011 está sumergida en el caos y la tiranía de distintos Sres de la Guerra, aunque hubo un alto el fuego ¿Quién  dice que no volverá a haber conflicto? En el mes próximo el país celebrará elecciones, pero la división es palpable, por ello mi sugerencia es que la ONU respalde a los grupos libios que piden la restitución de la Constitución de 1951 hasta que la paz sea 100% segura, entonces el país podrá iniciar una transición sin más muertes.

Yemen ha sido abandonado por todos, Sres dirigentes de la ONU ¿Qué ha sido de las promesas que hicieron en su día para poner fin a un conflicto que lleva rompiendo el antiguo Reino de Saba y del incienso desde hace casi 10 años en mil pedazos? La gente muere de sed, hambre, heridas por armas y bombardeos y por el COVID 19 que solo era ya, por así decirlo, la gota que ha colmado el vaso de las desgracias del pueblo yemení. Actúen antes de que el conflicto empeore, si es que no lo ha hecho ya.

El pueblo del Kurdistán, entre Irak e Irán, ha sido abandonado o sus peticiones relegadas a un segundo plano, por no decir tercero. Han sido un pueblo perseguido, humillado y hasta esclavizado en los últimos años y muchos de sus miembros en su día acudieron a ustedes pidiendo ayuda, y aunque en un principio lo hicieron bien, el resultado no ha llegado, y la situación no ha cambiado. Por favor, por favor ayuden al pueblo kurdo.

En cuanto a Afganistán es triste ver lo que ha sucedido recientemente y solo les haré una pregunta ¿Intervendrán y acudirán a la llamada de auxilio de los exiliados o se resignarán a dejar Afganistán en manos de quien está ahora?

La cuestión de Irán y su fauna y clima es otro punto que quisiera exponer. Un país como Irán que en el pasado fue la cuna de uno de los mayores imperios de la historia antigua y redactor de la primera Carta de Derechos Humanos (El Cilindro de Ciro II el Grande) está muriendo de sed y de injusticias. Muchos de sus ríos, lagos y hasta el Mar Caspio corren el peligro de secarse porque la ineptitud de sus dirigentes corruptos ha ocasionado una sequía, la peor en 60 años, y su respuesta ha sido la represión absoluta, a sangre y fuego. Un país como Irán en donde los derechos de minorías como los Bahais o de las mujeres y homosexuales son violados todos los días no puede ser abandonado. Irán necesita a Europa y que haya un cambio en su forma de gobierno.  Irán es mucho más que un desierto Sres dirigentes, es una tierra bella y fértil y que ha aportado al mundo occidental más avances de los que nosotros hubiéramos podido imaginar. Les pido que no lo olviden, por favor.

Birmania y el pueblo Rohinya han sido olvidados, sus nombres se han perdido, y la dictadura militar que tomó el poder en febrero de este año por un golpe de estado no ha hecho más que recrudecer la represión contra este pueblo. Uno de los principios de la ONU es proteger a los pueblos de distintas etnias y condenar mundialmente su persecución y acudir en su rescate. Ustedes lo hicieron en 1993 en Camboya tras la pesadilla de los Jemeres Rojos y las dictaduras que les sucedieron. No abandonen al pueblo de los Rohinyas, su destino será en parte responsabilidad suya también.

Quisiera ahondar mismamente en el Conflicto Árabe-Israelí, vigente en Tierra Santa desde 1947. Soy partidario de la creación de dos estados unidos con Jerusalén como su capital. Intervengan como mediadores y hagan sentarse a los dirigentes de ambos pueblos para pactar una solución pacífica, y si es necesario que ambos bandos cedan en concesiones, pero les suplico que eviten a todo costa un conflicto abierto que no solo afecte a Israel y Palestina, sino a toda la zona del Oriente Medio que ya está de por si muy castigado. Israel y Palestina deben ser un solo país.

 Ningún musulmán, judío o cristiano con la mente clara desea que se sigan cometiendo injusticas contra el pueblo de Palestina como en su día lo hizo el Régimen del Apartheid en Sudáfrica. Israel es tierra de todos y hay gente dispuesta a que la paz sea la bandera que ondee en los pabellones de cada templo en la ciudad cuna de las 3 religiones principales.

Ante todo deseo que Israel como estado y Palestina como estado se unan, pero las milicias integristas deben dejar de abrir conflictos y que el uso del arma se sustituya por el del diálogo y el acuerdo.

Mi última petición a exponer es que la Cumbre de Glasgow que se está llevando a cabo estos días no se convierta en papel mojado. Amo este mundo, aunque a veces me desilusione con él, y deseo seguir viviendo en él hasta mi vejez. Quisiera por favor, que el asunto del cambio climático no se empiece a tratar en 2030, sino ahora. El Amazonas, nuestro principal pulmón no puede seguir siendo troceado y repartido como un filete de feria de ganado. Nuestros bosques deben ser declarados Patrimonio Mundial y ser reforestados y protegidos con leyes eficaces que no lo sean solo por ir escritas en un papel, sino por acciones y medios que estén disponibles al alcance de nuestra mano, otros ejemplos que expongo son los incendios que sufren los bosques de Rusia y el Estado de California, incendios que han aumentado en estos años, y sabemos quien es el responsable de ello, el cambio climático producido por la mano del hombre.

En Suiza había 1.500 glaciares y por causa del calentamiento han desaparecido ya 500 de ellos. ¿Qué mundo queremos dejar a nuestros hijos y nietos? Mi pregunta es esa. La energía renovable al 100% debe ser nuestra herramienta de trabajo mundial en el día del mañana, para que este mundo pueda respirar un día más, y si ganamos esta batalla, habremos podido ganar una guerra y podremos decir que el esfuerzo no fue en vano, así como tampoco el resultado.

Deja un comentario