En el brindis del almuerzo, pronunciado en castellano y catalán, Don Felipe puso de relieve que Freixenet representa «esa imagen de nuestro mejor espíritu y nuestros mejores logros empresariales. Su cuna barcelonesa, aquí en Sant Sadurní d’Anoia, y su corazón profundamente catalán, han sido señas de orgullo español paseado con éxito ejemplar por todo el mundo con una visión ciertamente pionera y universal».

Acompañaron a Sus Majestades los Reyes el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria; la delegada del Gobierno en la Comunidad Autónoma de Cataluña, María de los Llanos de Luna; la alcaldesa de Sant Sadurní d´Anoia, María Rosell; los consejeros de Agricultura, Ganadería, Pesca Alimentación y Medio Ambiente y de Empresa y Ocupación de la Generalitat de Cataluña, Josep María Pelegrí y Felip Puig; el presidente de la Diputación de Barcelona, Salvador Esteve; el presidente de honor del Grupo Freixenet, José Ferrer, y el presidente del Grupo Freixenet, José Luis Bonet, entre otras personalidades.

Los Reyes comenzaron  durante su recorrido por las cavas, visitaron una exposición de barricas de licor, las botellas y el área en la que se conserva la primera añada de la “Reserva Real”, que data de 1982 y fue presentada durante la visita de Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía en 1987.

Posteriormente, Sus Majestades los Reyes se dirigieron hacia la finca la «Freixeneda» para contemplar el mural de 70 metros titulado «Cuatro Estaciones», obra de David Gómez, trabajador de Freixenet. Don Felipe y Doña Letizia continuaron su visita por la Sala de Levaduras, una de las más avanzadas del mundo.

Tras saludar a los miembros de la familia y firmar en el libro de honor tuvo lugar un almuerzo, al que asistieron más de 150 invitados. Una vez finalizado, los Reyes pudieron contemplar el cuadro conmemorativo del centenario de Freixenet, obra de Jordi Rollán, Andreu Frasquet, Emilia Castanyeda, Benet Sarnasedas, Lluís Roura y Josep Cruañas. Antes de concluir su visita a Freixenet, Don Felipe y Doña Letizia tuvieron oportunidad de saludar a los presidentes de los Comités de Empresa de las distintas compañías que pertenecen al grupo.

Freixenet tiene su orígen en la empresa vitivinícola familiar «Casa Sala», fundada en 1861 por Francesc Sala Farré, que producía y comercializaba vino hasta la aparición de la plaga de la filoxera a finales de la década de 1880. Las replantaciones comenzaron ya iniciado el siglo XX, cuando se descubrió que el pie de viña americano era inmune a la plaga. La primera botella con la marca comercial «Freixenet» apareció en 1914, cosechando en pocos años un gran éxito comercial. Cien años después, Freixenet es un grupo vitivinícola integrado por 18 bodegas en las mejores zonas vitícolas de tres continentes: Europa, América y Oceanía.

Además de una serie de visitas a las instalaciones, Freixenet ha organizado una serie de eventos para celebrar este centenario, como una exposición itinerante de 100 botellas elaboradas por prestigiosos artistas, cuyos beneficios irán destinados a FEAPS  (Federación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo), o los conciertos del centenario a cargo de la Orquesta Sinfónica Freixenet de la Escuela Superior de Música Reina Sofía celebrados en octubre pasado en el Auditorio Nacional de Música de Madrid y el Gran Teatro del Liceo de Barcelona.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: