La realidad es que el slogan “Quédate en casa” es duro, sobre todo para una persona como yo a la que le gusta la calle. Pero también tiene sus ventajas, lees más, piensas, te comunicas por teléfono con familiares…. Hoy había decidido dejar el móvil, pues creía debía tomar esta decisión por un motivo que creo podéis imaginar…, tengo una lista de difusión a la que envio temas que creo pueden interesar, y me he dicho: ¡no lo hagas!

 Esta tarde, leyendo un artículo de Enrique García-Máiquez titulado “Quédese con lo bueno”, y otro de Teresa Robles titulado “No hay mejor red social que la comunión de los santos”, madre de 7 hijos, dos con discapacidad -el cuarto y el séptimo-, “que son el tesoro extra plus de nuestra familia, dice ella” e instagramer @ponundownentuvida, he decidido escribir un artículo breve que espero os guste. En realidad son unas pequeñas reflexiones a partir de estos dos artículos muy interesantes

Enrique comienza su artículo así: “Una servidumbre maravillosa del oficio de poeta es que, profesionalmente, no puede uno permitirse el malhumor, salvo para escribir un breve epigrama y, según decía Chesterton, ni eso: “Para atacar a un hombre de forma que este acuse el ataque y casi llegue a admitir que es justo, es necesaria una magnanimidad intelectual que reconozca los méritos del oponente, además de sus defectos”.  Desconocía esto de Chesterton y es verdad, aunque difícil de vivir. Lo cierto es que con mal humor es muy difícil ver nada bonito y emocionante.

Cita Enrique a Lorenzo I el Magnífico que hizo honor a tu nombre de pila, a su mote, con este verso: “Quien quiera ser feliz, ¡pues que lo sea!” También cita a Cat Stevens, con relación a la libertad, al cantar “Si tu quieres ser libre, sé libre“.

Naturalmente, hay golpes en la vida tan duros que ya sé que la felicidad no está siempre al alcance de la mano. Pero cuantas veces nos irritamos por tonterías, yo lo he hecho muchas veces en esta vida. Un ejemplo de grandes golpes en la vida lo es el de Teresa Robres, una madre coraje que detrás del perfil de Instagram anteriormente citado, con un objetivo muy concreto, y que surgió en uno de los momentos más difíciles de su vida: el cáncer de su séptimo hijo, JOSÉ MARÍA.

 Pero ¿Quién es JOSÉ MARÍA? Es el hijo pequeño que nació con Síndrome de Down y para ella fue un shock . Con dos hijos con discapacidad uno cree ya tiene una medalla, y ella así lo pensaba.  En el artículo cuenta cómo afrontó este shock, en que se apoyó, ….

En 2016 le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda tipo B . Y dice Teresa: “… aquí empezó un nuevo aprendizaje, cómo ser feliz en el dolor”. El equipo médico les dio dos opciones: trasplante de médula o cuidados paliativos. Para el trasplante les dijeron, cuenta ella: “Hace falta quimioterapia previa que es muy dura y no creemos que lo logre; y hay que conseguir un donante cien por cien compatible, y aun con ello, morirá en el trasplante”.

Teresa dice: “Como los médicos hablan de porcentajes, les pregunté por sus posibilidades de salir adelante, y me dijeron que un 20 por ciento. Me reí y dije: “¡Me está diciendo que de cien personas veinte han salido adelante? ¿Y por qué cree que José María no? Me dijo: “Si fuera mi hijo, no le haría pasar por esto”. “Pero es el mío” le contesté.  Y mi marido y yo decidimos ir adelante con el trasplante. Preferimos intentarlo. “

Y ante esta decisión uno no puede dejar de pensar que, si una persona con Down es susceptible de ser abortada porque no tiene dignidad suficiente para vivir, ocurre lo mismo al verle con Down, los médicos no ven necesario someterle a quimio y trasplante (quiero imaginar que no todos).

Apareció un donante, pues ese fue el objetivo de su Instragram, por consejo de su hija adolescente: “Abre una cuenta de Instagram” “Yo de redes nada, pensé: “Necesito médula”. Y con el nombre de la cuenta no dudas: mi hija me recordó que estoy todo el día diciendo a la gente “pon un Down, y serás feliz”.

Ahora quiero acabar el artículo con la respuesta de Teresa a dos preguntas. ¿Qué ha supuesto la enfermedad para vuestra familia?: “No quiero la enfermedad para nadie, pero el sufrimiento ha hecho que tengamos un corazón más grande. A mí me ha ayudado mucho pensar en Dios como un padre amoroso que te coge en brazos y dice: Esto lo vamos a pasar juntos “…

¿ Cuál ha sido la contribución de JOSÉ MARÍA a la sociedad ? “Me escriben unas cien personas a diario para decirme cosas como. “Tenía dinero ahorrado y lo adoraba como a un tesoro. Cuando vi a José María decidí que tenia que donarlo”; “Mi novio y yo habíamos acordado que, si teníamos hijos con discapacidad, íbamos a abortar; estoy embarazada del primero y, venga como venga, lo tendremos” … “estos mensajes demuestran la necesidad que tenemos de entender la enfermedad y las distintas capacidades como un valor absoluto, porque nos mejora personalmente y mejora la sociedad con hechos “Así termina la entrevista a Teresa.

Esto es una madre coraje. ¡Cuánto la entiendo! No porque tenga hijos con discapacidad, sino porque soy viuda y he sufrido viendo sufrir durante quince años a mi marido, con varias intervenciones quirúrgicas, sin una queja y con mucho coraje, y al que admiran mis 5 hijos. Y he experimentado, como Teresa, que no hay mejor red social que la comunión de los santos. A mi edad he conocido a muchos hombres y mujeres coraje, que han experimentado cuál es la mejor red. Pero he prometido ser breve. Seguro que vosotros, los que estáis leyendo este artículo, también los habéis conocido.

“Ser feliz merece la pena “

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: