Atención gobernantes y políticos

Atención gobernantes y políticos

En los momentos actuales de tremendo caos en la gestión de la pandemia , creo vale la pena recordar el legado de dos personas : Tomás Moro y Benito de Nursia


Tomás Moro, alternó una brillante carrera profesional con el interés por las reflexiones políticas y morales que se ve reflejado en sus obras y que le hizo participar activamente en la vida política de su tiempo.

No es mi intención profundizar en la vida de Tomás Moro, aunque reconozco lo interesante de ésta, sino detenerme en su figura como patrón de los Gobernantes y Políticos.

Son muchas las razones a favor de la proclamación de santo Tomás Moro como Patrón de los Gobernantes y de los Políticos. Entre otras, la necesidad que siente el mundo político y los ciudadanos de modelos creíbles, de referencias que exigen políticas claras a favor de la familia, de los jóvenes, de los ancianos y de los marginados. En general de los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Al servicio de la justicia

Es importante rescatar el ejemplo de Tomás Moro quien se distinguió no por el servicio al poder, sino por el servicio a la justicia y a la igualdad. Su vida nos enseña que el gobierno es, antes que nada, ejercicio de virtudes. Convencido de esta premisa, Tomás Moro puso su actividad pública al servicio de las personas, especialmente de los más necesitados; gestionó los conflictos sociales con exquisito sentido de equidad; tuteló la familia y la defendió con gran empeño; promovió la educación integral de la juventud.

En definitiva, su figura debe ser y es reconocida como fuente de inspiración para una política que tenga como finalidad el servicio a la persona. Y fue el rey Enrique VIII, quien le  confiscara sus bienes y lo mandara a encerrar como prisionero de la espantosa Torre de Londres. Un admirable ejemplo

Tomás Moro fue declarado santo por el Papa en 1935. En aquella ocasión alguien declaró: «Este hombre, aunque no hubiera sido mártir, bien merecía que lo canonizaran, porque su vida fue un admirable ejemplo de lo que debe ser el comportamiento de un servidor público: un buen cristiano y un excelente ciudadano».

Espero que la figura de Tomás Moro les sirva de ejemplo para todos aquellos que se dedican  a la actividad política y conviertan ésta en un verdadero servicio a la ciudadanía.

Existe una oración compuesta por un abogado de Buenos Aires, de la Sociedad Argentina Tomás Moro.

Ruega , Santo Tomás

– para que mi mediocridad sea capaz de admirar la grandeza,

– para que mi saber nunca tenga el color de la soberbia y sea caridad mi amor por las cosas bellas;

– para que mi mujer y mis hijos se alegren cuando vuelvo a casa y sean espejo del cual no tenga que  ocultar mi cara;

– para que no denigre la sinceridad de mi cuerpo y a los bienes del mundo les dé su justo precio;

– para que sepa mandar y obedecer según mi puesto y la diaria tarea me procure el sustento;

– para que el buen humor dé comienzo y fin a la jornada y al tiempo del dolor, del temblor , y del ansia mi señor levante caballero la humilde cobardía arrodillada.

En el epilogo del libro de P. Carreño titulado “ La sociedad enferma escribe “Benito de Nursia ha sido un referente continuo en casi quince siglos para el gobierno de organizaciones. Hombre experimentado y prudente , dictó una regla para el gobierno de monasterios, que fue tenida en gran estima al correr de los siglos. Su eficacia en cualquier otro campo del gobierno de hombres y dirección de organizaciones la ha convertido en medio y texto de consulta para todo jefe, desde príncipes hasta hombres de empresa, pasando por todo jefe, desde príncipes hasta hombres de empresa , pasando por militares , políticos , obispos y padres de familia.”

Lo que ofrece de “garantías en seguridad , fecundidad y claridad” , la convierte en un texto insustituible en la formación y en la acción de un gobernante. Es guía de todo el que tiene como función , tareas y responsabilidad la dirección de hombres y la convivencia eficaz y duradera en las organizaciones.

No me da tiempo , para comentar y dar a conocer el contenido de la regla. Termina haciendo una llamada general a la prudencia en todas las acciones de gobierno, alejándolas tanto del mando “ asfixia” como del mando “ teta” . Y ese equilibrio constructivo a que obliga la prudencia entre la tolerancia con el hombre y la intransigencia con la verdad , tampoco era nada fácil , ni políticamente correcto , a finales del siglo V. Benito de Nursia supo hacerlo y decirlo.

La Regla de San Benito (www.sbenito.org/regla/rb.htm) es la normativa que el santo patrono de Europa estableció para vivir en sus comunidades monásticas, unas comunidades que debían preservar la civilización, la cultura y en general la paz y el amor, en un contexto de violencia, corrupción y saqueo, con el Imperio Romano hundido y los ostrogodos y otros bárbaros aposentándose entre las ruinas.

¿Y si se intentara aplicar a la vida familiar en el siglo XXI? También las familias cristianas del siglo XXI intentan ser como los monasterios del siglo V, islas de paz, amor y respeto a Dios, rodeadas de un ambiente hostil, bárbaro e impío, que vive de crear ruinas y saquearlas.

Esta es la tesis de un libro de 2014 del sacerdote benedictino Massimo Lapponi publicado en Italia y titulado «San Benito y la vida familiar»

Él señala que la Regla Benedictina aplicada a la vida familiar produciría cambios en estos 6 ámbitos.:

1.- Cambios en el trabajoTodos ayudarían
en las labores domésticas, se aceptaría e inculcaría el sacrificio de uno mismo en el servicio a los demás. Además, quedaría claro que la vida laboral no se debería privilegiar sobre la vida familiar

2.-  Cambios en el descanso. Las películas y los juegos se compartirían juntos, no en solitario. Habría ratos de recreo y juego en común tras la cena familiar, parando el ritmo para encontrarnos y descansar.


3.-  Cambios en las comidas. Se rezaría antes de las comidas. Y comerían juntos los miembros de la familia,. Sería un momento de conversación, de compartir ideas, experiencias, tiempo. Estar juntos para comer ayuda a las familias, y no solo no porque lo digan los benedictinos, sino que también lo han demostrado numerosos estudios sociológicos. Pero para eso la televisión debe estar apagada.

4.-  Cambios en hábitos de consumo. Una familia evitará el lujo y la superficialidad. No llenará las habitaciones de los niños de cosas y juguetes. Se establecerá una gran sobriedad en  el uso de elementos electrónicos, tanto entre padres como entre niños (horarios de pantallas apagadas, limitar uso de pantallas, etc…). Se buscará que el uso de los objetos electrónicos sea comunitariomejor ver juntos una película que ir cada uno a jugar un juego distinto en su dispositivo particular. En cualquier caso, reduciendo al mínimo las pantallas, se fomentaría la lectura y la conversación.

5.- Cambios en la vida de oración. Habrá un lugar para rezar y un tiempo para rezar,. Se bloqueará la «invasión mundana» creando un clima en el que padres e hijos puedan encontrarse con Dios cada día.

6.-  Cambios en la caridad y solidaridad. La familia buscará evitar el centrarse o cerrarse en sí misma: será acogedora, buscará aliviar en lo posible los sufrimientos ajenos, pondrá a los hijos en contacto con los más desfavorecidos.

Así Massimo Lapponi anima a poner en marcha estas medidas: «las familias de hoy están llamadas a ser islas luminosas de fe, educación y cultura en medio del barrio, del colegio, en el supermercado, en el parque, con los amigos… Se trata de construir el futuro como hicieron los hijos de san Benito, buscando, a Dios».

El autor presenta el libro con una cita de san Cipriano: «No hablamos de cosas grandes; las vivimos».

Metanoia

Metanoia

Es cierto que en España se han multiplicado los casos de corrupción en el ámbito político (Eres, Gurtell, Púnica, beca Errejon, Bárcenas…), pero no nos engañemos queriendo hacer creer que esa es la tónica general porque no es así, son unos casos aislados que, por supuesto hay que apartar de la política y juzgar, pero no por unos (siempre demasiados) vamos a desprestigiar a toda la clase política.

María San Gil, el 28 de abril de 2015, en su conferencia titulada “Consecuencias y manifestaciones de la crisis en España, “dirá: “Seamos claros, la corrupción no se da solo en la vida política, se da en la empresa, en el fútbol, en la Iglesia, en los jueces, se da en todos los ámbitos en los que hay personas, incluso en nuestras propias casas cuando no pagamos el IVA en la factura del fontanero, por poner un ejemplo”

Y una vez más tenemos que hablar de nuestra enfermedad.  Son muchísimos los intelectuales que afirman la brutal expansión de la corriente relativista, que tiene como objetivo destruir todos los valores que encarnan la cultura cristiana, la familia, el derecho a la vida, el concepto de compromiso y obligación, la idea de nación, las instituciones políticas, es decir, todo aquello que nos ha hecho ser lo que somos a lo largo de los siglos. Tenemos que desmontar la mentira del relativismo. Es muy sencillo:  “ Todo es relativo”, y con un sofisma irracional, digo que todo, menos lo que yo digo, la afirmación es una verdad absoluta.

Vivimos en la cultura del mínimo esfuerzo, del individualismo, del “sálvese quien pueda”, de hacer lo que yo quiero y como quiero, solo queremos derechos sin obligaciones ni responsabilidades.  Nuestra actitud como sociedad y como personas es la perfecta para que el relativismo campe a sus anchas.

María San Gil dirá: “Pero deberemos ser conscientes de que semejante actitud no es gratuita, termina pasando factura y tiene consecuencias. No es lo mismo una sociedad que se esfuerza, que vive preocupada del prójimo, que se guía por determinados principios morales, que otra que se sumerge en el relativismo y que sólo sabe quejarse de la crisis, pero sin poner solución”.

La naturaleza no deja violar. Existe la ley de la gravedad y la respeto, pues si me tiro por la ventana de un séptimo piso lo más probable es que me muera.

 Y hoy, con la pandemia, nosotros somos una sociedad “selva” que ha disfrutado, ha bailado y la llegada de esta severa crisis que se avecina le ha pillado sin provisiones y sin capacidad para hacerle frente. Y estamos en el crudo invierno, sin brújula moral y desnortados.

¿Y cuáles son las consecuencias de la corriente relativista? María Sangil dice que vale la pena pensar un poco y responder a esta cuestión.

¿Qué está pasando en el ámbito económico? Responde María: “Durante mucho tiempo lo que le preocupaba al Gobierno, a los medios de comunicación y a los ciudadanos, era la prima de riesgo. La mayoría de españoles tienen dos coches, una segunda residencia y viajan a países exóticos. Nos hemos olvidado del ahorro y de la austeridad.  Muchos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, creyendo que la prosperidad es infinita en tiempo y cantidad y nos hemos puesto a derrochar a manos llenas ¿Es cierto?”.

Decía también: “estoy segura de que saldremos de la crisis económica, pero de lo que no estoy segura es que dejemos de ser cigarras para convertirnos en hormigas”.

En esta cultura relativista el enemigo es la Familia. Por eso es atacada por todos los flancos, para empezar nos proponen otras versiones , otros tipos de familia.

El 21 de noviembre de 2014, Juan Meseguer publicaba en ACEPRENSA un artículo titulado “Hombre y mujer: tan distintos, tan complementarios” que comenzaba así: “La familia fundada en el matrimonio es el ambiente idóneo para descubrir lo masculino y lo femenino, dos modos de ser que expresan la riqueza de lo humano. Así lo defendieron representantes de 14 confesiones religiosas en un congreso celebrado en el Vaticano del 17 al 19 de noviembre.”

Hacía referencia a un congreso muy interesante, del que muy pocos tuvieron conocimiento, y que me gustaría comentar, pues creo es un tema que en estos momentos conviene hablar de él.

Refiriéndose al título del congreso, el Papa recalcó que la “complementariedad está en la base del matrimonio y de la familia, que es la primera escuela donde aprendemos a apreciar nuestros dones y aquellos de los demás, y donde comenzamos a aprender el arte del vivir juntos. (…) Cada hombre y cada mujer aportan su propia contribución personal al matrimonio y a la educación de los hijos”.

Pero hoy la idea de la complementariedad se ve amenazada por planteamientos ideológicos que cuestionan la naturaleza del ser humano como hombre y mujer. Frente a eso, el Papa pidió promover una “ecología humana” que respete el orden de la creación.

Rafael Navarro-Valls, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense, advirtió hace años sobre el proceso de erosión que estaba sufriendo el modelo matrimonial de Occidente: “Después de vaciada la nota de estabilidad a través del llamado “divorcio exprés”, debilitada la finalidad procreativa del matrimonio por la denominada “medicalización de la sexualidad” vía píldora, o alterada la nota de “formalidad” a través de la desformalización formalizadora en que se han instalado las uniones de hecho, …

Seamos el eco de lo que pidió el Papa en dicho congreso: “promover una ecología humana” que respete el orden de la creación.

Respecto al matrimonio en evangelio (Mateo 19, 2-15), dice Cristo: “¿No habéis oído que al principio el creador los hizo hombre y mujer?; y que dijo: ¿Por eso dejará…?

Le dicen los discípulos: Si esa es la condición del hombre con respecto a su mujer, no trae cuenta casarse… San Juan Pablo II comentando la respuesta de los discípulos dirá: …hablamos de un hombre redimido…. Y a San Pablo cuando descubre la debilidad humana, le responde Jesús: …te basta mi gracia…

La vida moral encierra no pocas dificultades. El hombre y la mujer, con sus propias fuerzas, no pueden llevar a cabo las obras que agradan a Dios y que son propias de su dignidad humana y cristiana.

Sobre el tema del aborto ¿qué dice de nosotros como sociedad y como país el hecho de que podamos llegar a considerar que el aborto es un derecho?  Ya lo dijo Julián Marías: “La aceptación del aborto es lo más grave que ha ocurrido, sin excepción, en el siglo XX”. Y no vale el argumento de si tu lo consideras un asesinato no abortes, pero no impidas que yo lo haga. El mismo argumento que se utilizó en EEUU cuando el derecho a tener esclavos era legal. Hasta que se penalizó.

¿Y en el ámbito político? Pues lo estamos viendo. No somos capaces de plantarles cara con determinación a los nacionalismos.

Podríamos continuar, pero he comprobado que un articulo largo, en los tiempos actuales, pocos lo leen. Quizá tienen razón, pues ya dice el refrán que  “lo bueno y breve, cien veces bueno.”

¿Adoctrinamiento? No, gracias

¿Adoctrinamiento? No, gracias

Es un tema de rabiosa actualidad el del adoctrinamiento, por eso vale la pena dedicarle unos minutos al mismo. Así comienza una nota técnica del sociólogo Pablo Carreño: ”Tanto los nuevos conocimientos que se acumulan a nuestro bagaje cultural, como las ampliaciones y desarrollo de los anteriormente adquiridos, precisan de un marco vital que los haga comprensibles y útiles para la gran síntesis personal que constituye toda auténtica formación”.

Formación y cultura, formación y motivación, formación y libertad, formación y manipulación, son los cuatro ejes sobre los que afronta el sociólogo Pablo esta cuestión.

En la misma línea, Oliveros F. Otero en su libro “La libertad en la familia”, recurre a su etimología, compara la cultura a la acción de cultivar la tierra. No alude a un almacenamiento pasivo de conocimientos, sino, al contrario, a una idea de asimilación activa de todo aquello que desarrolla estas cualidades del espíritu que son el sentido critico, el ansia de verdad, el deseo de bien. Luego implica la participación vital del sujeto

El agricultor, en la cultura, se llama educador -padre, profesor, amigo, escritor, etc., y la tierra es la naturaleza humana. Pablo dirá: “Significa unidad, síntesis, coherencia y “No se adquiere lo que se “come” sino lo que se asimila, lo que se transforma, lo que se hace uno mismo”.

Necesitamos todos más y mejor formación y evitar que, a través de ella, se nos manipule. Sin formación no hay libertad y sin ésta, la manipulación puede enseñorearse fácilmente del hombre. El tema es grave. Además nos importa, y mucho.

 “Motivar es dar razones serias para la acción y esperar que al otro le parezcan también razones suficientes. Los seres humanos no quieren “sin razones”.

Pero ni siquiera esa actitud motivadora es, por sí sola, garantía de éxito. El hombre (y la mujer, por supuesto, hay que tener cuidado en estos tiempos revueltos y dejarlo muy claro) es racional, es libre y esa libertad la emplea frecuentemente en lo irracional, en lo incoherente, y es su derecho.” (D. Pablo).

D. Pablo hace una recapitulación de algunos puntos clave, antes de proseguir en la cuestión del adoctrinamiento. “La formación implica trabajo. Todo lo que implica trabajo, acarrea esfuerzo y éste supone motivos. Dar motivos antes, en y después de la noticia es esencial a la formación. Al final está el otro que quiere o no quiere. Pero eso ya no es asunto del que forma. Ir más allá sería manipulación.”

Manipular es operar con las manos o con un instrumento, manosear algo, intervenir con medios hábiles para distorsionar la realidad al servicio de intereses particulares.

No menos importante es que hagamos referencia a lo que se conoce como manipulación informativa. Se trata de un término que se usa básicamente dentro de lo que es el sector de los medios de comunicación, y viene a definir a aquellas acciones que se realizan por parte de periodistas y montadores de imágenes y sonido con el claro objetivo de servir a unos intereses determinados.

En ese sentido, lo que hacen es ofrecer información sesgada de un acontecimiento concreto con una clara intencionalidad, la de poder favorecer a sus afines. Así, por ejemplo, a lo largo de la Historia han tenido lugar un sinfín de manipulaciones informativas en telediarios para, de esta manera, beneficiar a un determinado partido político y perjudicar al rival de este.

En concreto, los pilares de dicha acción son la tergiversación de los acontecimientos sobre los que actúa, la selección de la información, el retoque fotográfico en el caso de los medios de comunicación escritos.

En el ámbito de la educación que es de lo estamos tratando aquí, constituye una plaga hoy de la que resulta difícil defenderse y que obliga a “despertar” el espíritu crítico de una parte y a buscar un aumento de la propia formación, de otra.

Dirá Oliveros F. Otero en su libro “Libertad en la familia”: “… nuestra libertad finita es también condicionada… y son dos las limitaciones para poder crecer en libertad: la ignorancia y el egoísmo. “Y para superar estas dos limitaciones -dos objetivos educativos: aprender a pensar y aprender a querer”.

Mucho se ha escrito acerca de la libertad. El Dr. Aurelio Fernández, recoge, en una de sus publicaciones, más de ocho mil trabajos, solo hasta abril de 1974, y no pretende ser exhaustivo.

Cuestiones básicas a las hay que hay que saber responder son: ¿cómo es la libertad del hombre? ¿para qué esa libertad? y ¿cómo crecer en libertad? La tercera tiene especial interés para el educador y Oliveros F Otero responde: “El ´para qué` de la libertad es el amor…, crecer en libertad es incrementar la capacidad de querer. Amor y libertad constituyen un binomio. “Y el ámbito natural del amor es la familia, en el que es posible nacer, morir y crecer como persona. La nuestra es una libertad finita y caída. Pero puede crecer. Educación de la libertad es crecer en libertad.

“El hombre esta orientado a la formación porque sin formación no hay libertad y sin esta, la manipulación es fácil. Necesitamos todos más y mejor formación y evitar que, a través de ella, se nos manipule. El tema es grave y de la más rabiosa actualidad” afirma D. Pablo.

Todos somos, en parte, cultura. También es cultura el profesor, como lo es el periodista. ¿Qué supone este hecho? Pues que todos poseemos verdad y poseemos errores. Cuando nos comunicamos, transmitimos sin poderlo evitar, ambas cosas. En la formación se puede ser honesto. No se puede ser neutral. La escuela neutra no existe.

“Sólo existe un medio para trabajar en educación, cualquiera que sea su nivel y su aplicación, sin caer en la manipulación formal: poner en contacto al participante con las cosas, con las realidades desnudas y poderle decir: “toma y mira”. Lo contrario sería “voy a decirte lo que debes mirar”. Eso es manipulación.

El educador, a diferencia del manipulador, sabe que inevitablemente puede llegar a manipular y trata de evitarlo. Pablo Carreño lo concreta así:

Poniendo al participante en contacto directo con las realidades (procesos vivos), para que él descubra los hechos (datos) y saque sus conclusiones (sentido de la vida). Poniendo “entre paréntesis” todo lo que sean sus propias conclusiones o su propia filosofía sobre los asuntos, para que el alumno sepa a qué atenerse y actúe libremente en todo momento, aceptando o rechazando lo que son opiniones.

Manifestándose claramente en todo lo referente a su propio sentido de la vida. Eso permite en todo momento que el educando pueda hacer los ajustes necesarios. No podemos olvidar que el educador es parte de esta realidad que el participante tiene que descubrir.

Y quiero terminar con esto también de Pablo: “La formación es posible y necesaria pero sin estas precauciones se prostituye fácilmente y se convierte en adoctrinamiento. No podemos olvidar que el fin no justifica los medios y que, por tanto, el adoctrinamiento es malo, aunque la doctrina sea buena. Más aún: “Sin libertad no hay ninguna verdad que merezca ser transmitida y, consecuentemente, no hay formación que se justifique, Aunque pudiera llegar a ser útil, no pasaría de ser domesticación.”

Así finalizó hace muchos años, el sociólogo D. Pablo Carreño su exposición sobre la  cuestión: “La formación es posible y necesaria pero sin las debidas precauciones se prostituye fácilmente y se convierte en adoctrinamiento. No podemos olvidar que el fin no justifica los medios y que, por tanto, el adoctrinamiento es malo, aunque la doctrina sea buena. La verdad es perfectamente compatible con la libertad. Más aún: sin libertad no hay ninguna verdad que merezca ser transmitida, consecuentemente, no hay formación que se justifique. Aunque pudiera llegar a ser útil, no pasaría de ser domesticación.”

Nom

Nom

Una amiga me hizo llegar ayer un video titulado “Algunas metas y estrategias del NOM”. Es una clase magistral que imparte Nelson Medina, un Dominico físico y matemático, es un poco largo, pero se convierte en una clase magistral de la realidad. ¡¡Engancha!! Vale la pena escucharlo con detenimiento y coger apuntes.

Comienza diciendo que el menú de la historia de la Iglesia es: Persecuciones externas, enfermedades internas, abundancia de gracia,  y los santos y santas de cada época.

En nuestra era ocurre lo mismo, y para poder ubicarse y ver cual es la ruta, debemos estudiar los signos de los tiempos. Discernir los signos de los tiempos es tarea de cada uno. Nelson Medina anima en su discurso a hacer esto. Y, para poder comprender lo que está pasando, aconseja leer más. Recomienda leer los libros publicados por el cardenal Robert Sarah. La figura de este cardenal no hace más que crecer, convirtiéndose en uno de los faros que guían a tantos cristianos en estos nuestros complejos tiempos .

Su profundidad, su valentía y ese modo de hablar sosegado, pero no por ello menos cargado de autoridad, lo hacen especialmente atractivo. Primero sorprendió al mundo con aquel Dios o nada, que ya desde su mismo título es una osada proclama. Luego sorprendió aún con su redescubrimiento de La fuerza del silencio, poniendo el dedo en la llaga sobre lo que necesita imperiosamente un mundo ahogado por el ruido.

Ha concluido esta monumental trilogía con el imprescindible Se hace tarde y anochece, un nuevo libro entrevista con Nicolás Diat, como los dos anteriores, en el que aborda la crisis en la que estamos sumidos y que va mucho más allá de determinados aspectos particulares. En palabras del propio cardenal Sarah “En la raíz de la quiebra de Occidente hay una crisis cultural e identitaria. Occidente ya no sabe quién es, porque ya no sabe ni quiere saber qué le ha configurado, qué lo ha constituido tal y como ha sido y tal como es. Hoy muchos países ignoran su historia. Esta autoasfisia conduce de forma natural a una decadencia que abre el camino a nuevas civilizaciones bárbaras”.

El diagnóstico es tremendo y clarividente a la vez. Vivimos en una profunda crisis espiritual, moral y política: crisis de la fe y de la iglesia, declive de Occidente, traición de sus élites, relativismo moral, globalización sin límites, capitalismo desenfrenado, nuevas ideologías, agotamiento político… Sarah no se calla nada y va analizando todos estos aspectos con precisión.

Volviendo a La conferencia de Nelson Medina, explica siete puntos que son las realidades que nos marcan a través de un interés por implantar un NOM.

¿Quién apoya la implantación de este NOM produciendo las mismas leyes en todas partes? Se cuestiona, Nelson, que, como tiene clara la respuesta a esta pregunta, dice: “la habilidad de las serpientes para atacar es esconderse”. Nelson Medina va nombrando algunas instituciones que apoyan esto … y argumenta con hechos estas afirmaciones. ¿Cual es el objetivo de este NOM? Te animo a que le escuches.

Cita siete realidades en las que se apoya en NOM, siendo una ellas el relativismo. Este virus que nos infecta, El relativismo dice: La verdad no existe.

El relativismo preocupa al Papa Francisco, y también inquietaba a Benedicto XVI. En palabras del historiador Mariano Fazio: “podría decirse que Benedicto XVI habla a la cabeza y Francisco al corazón y la práctica”.

¿Qué entendía el Cardenal Ratzinger por relativismo?  y para responder a esta pregunta puede servirnos lo que dijo en la misa anterior al cónclave que lo elegiría Papa. Se va construyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja sólo como medida última al propio yo y a sus apetencias” El relativismo abandona la posibilidad de diálogo para alcanzar una verdad común sobre la que construir la convivencia humana, el desarrollo como personas y como sociedad, e introduce una dictadura, la del propio yo y sus apetencias…

El poder, la economía, el placer, rigen la sociedad.  Al final, es la imposición de unos sobre otros. En un contexto relativista no impera la tolerancia, sino que se impone el más fuerte…, se destruye esa red de contención que son los derechos universales, las verdades comunes.

Cuando el Papa Benedicto XVI convocó a sus cardenales para abordar la respuesta de la Iglesia a los casos de abuso sexual. El Papa subrayó que el “relativismo “parece que completa el concepto de libertad”, pero en realidad puede “llegar a destruirla”, proponiéndose como una verdadera dictadura, en la primera asamblea de la jornada de reflexión celebrada con 150 cardenales en el Vaticano.

Nelson termina diciendo: “El demonio nunca juega. Realiza un ataque que tiene como objetivo la destrucción total.” .Todos somos pecadores, es cierto, pero somos personas pecadoras, amadas, redimidas y esperanzadas.

Adjunto enlace para que podáis escucharle, pues con este resumen de su discurso sólo he pretendido animar a la escucha de su magistral intervención.

Ahora, cambio de rumbo

Ahora, cambio de rumbo

Estos días son numerosos los washaps que recibes y envías, con bromas en unos casos y con información de expertos sobre esta situación que estamos viviendo a nivel mundial. Es una nueva forma de comunicación, siendo numerosísimas las noticias (entre ellas algunos bulos).

Ante este panorama he buscado en mi biblioteca algunos libros que en su día me gustaron, para pensar en las causas de esta crisis devastadora que estamos sufriendo…  Uno de ellos recoge entrevistas a diversos pensadores. La entrevista es un género literario entrañable cuando se lo cultiva con destreza.  ¿Se percibe algo común en las personalidades que se hacen presentes en el libro? Sí, y es la cuestión del sentido.

 Se constata, como si hubiéramos perdido de vista, la finalidad por la cual desplegar nuestros esfuerzos… El filósofo polaco Stanislav Grygiel dirá: “Occidente ha conseguido vencer al comunismo en el plano económico y en la política, pero no en lo cultural, porque no tiene una propuesta al mismo nivel”. “En Occidente y en el mundo de hoy, la autotransformación, la conversión, no constituyen una tarea”, dirá Grygiel. Y ha acertado, pues ya estamos viendo lo que está pasando en España.

A pesar de la sensibilidad que dan muestras muchos sectores de la juventud, una falta de ideales, y cierta desilusión y perplejidad, afecta al horizonte de las nuevas generaciones. A las falsas esperanzas engendradas por los mesianismos temporales -el marxismo primero y el nacional socialismo como expresión más vulgar-, ha seguido un vacío. La proliferación de las sectas y el desarrollo de la drogadicción y pornografía, la adicción a las redes, al móvil, a faceebook, Instagram…, no son ajenos a este fenómeno.

La vida, desarrollada al margen de las grandes tradiciones culturales y de la comunión con la verdad como anhelo permanente y natural del espíritu, hace así al hombre de hoy experimentar una gran soledad que lleva a muchos jóvenes a la depresión y en muchos casos al suicidio.

El miedo se va convirtiendo, en los países modernos y desarrollados, en un estado de ánimo dominante: Miedo al futuro (muchos jóvenes viven juntos por el miedo al compromiso y, principalmente, miedo a la propia enfermedad. Miedo, en resumidas cuentas, a la dimensión imprevisible de la vida y a una esfera intangible del mundo que se hace oscura porque éste deja de verse como dependiente de un Dios que ama.

Enrique Rojas describió como es la mentalidad del “hombre ligh”: narcisismo, desconexión de la sociedad, preocupación por si mismo, por la propia salud, por el cuerpo, por la apariencia; goce prudente y a la vez moderado de la vida; centrada en el momento presente, que mira más hacia los lados que hacia delante o hacia atrás; temor por la vejez, el dolor; angustia por el pensamiento de la muerte; vida y muerte sin amor. Podríamos hablar de muchas cosas más, pero conviene ser breve en este artículo.

Cesare Cavalleri destacará la incongruencia de una sociedad como la europea actual, que se escandaliza por el humo, (quien no recuerda bajo gobierno de ZP, el tema de zona de fumadores y no fumadores), pero se siente satisfecha con realidades como el aborto y la eutanasia. Un laicismo que convierte el aborto como un derecho.

Pudiera ser que, tras la situación que estamos viviendo y en los tiempos que se avecinan, el gran problema para los occidentales consista en la redefinición de una moral. Es conveniente recordar que la historia humana no registra, desde la más remota antigüedad, la existencia de ninguna moral consistente y perdurable, carente de un sustrato religioso.

Si bien y verdad se nos presentan en las entrevistas con un nexo indisoluble, otro tanto sucede entre éstos y la libertad. Nos recuerda Julián hay algo más importante que tener libertad;  y es ser libre, agrega. Pero cuestión clave, en esta materia, es la conjunción de verdad y libertad. Y para ello el primer paso será liberarse de la mentira, es decir, luchar contra lo que oprime al hombre, luchar contra los conceptos equivocados, contra las imágenes falsas, contra el mito, contra la ideología hostil al hombre … Y para Ionesco, luchar contra las modas que oprimen la libertad. Esto debería hacernos reflexionar. Tenemos la posibilidad de elegir el redescubrimiento del genuino y clásico fundamento cristiano de nuestra cultura.

El feminismo, en su versión más agresiva y totalitaria, que culmina en la ideología de genero, se ha apoderado del actual gobierno de España y orienta sus principales propuestas y legislativas y su estrategia. Las feministas radicales nacieron al calor del freudomarxismo, del existencialismo y del deconstruismo. Dado que el lobby feminista se alimenta de estos manjares intelectuales, aquí puede pasar de todo, como lo estamos sufriendo. Al fin y al cabo, ya nos avisó María Teresa Fernández de la Vega de lo que se avecinaba en sus palabras en el décimo aniversario de la Conferencia de PEKÍN: “Es necesario establecer una alianza entre feminismo y socialismo que abarque todas las áreas del pensamiento y de la acción política”.  Mas claro el agua.

Y ahora nos toca analizar: ¿Por qué estamos como estamos? ¿Qué hay que hacer? Y ¿quién ha de hacerlo?, ¿cómo y con quién? A estas cuestiones responde Alejo Vidal-Quadras en su libro que recoge la agenda urgente para recomponer España. Intentar responder a estas preguntas, lo haremos en el artículo del próximo domingo.

Espero y deseo que, por lo menos, os haya ayudado a pensar y descubrir que, ahora, es necesario y urgente un cambio de rumbo.

Y deseando un feliz domingo de Resurrección, me despido hasta el próximo domingo, s. D. q.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies