📧 elmonarquico@monarquicosdeespana.es

HAZTE SOCIO DE LA HERMANDAD NACIONAL MONÁRQUICA DE ESPAÑA
OPINIÓN

Stand by me, Inés

Hay canciones tan completas que superan sin problemas el paso del tiempo y que, además, se proponen como evocación para múltiples situaciones. Stand by me, es una de esas; compuesta por Ben King, fue versionada en muchas ocasiones, la más conocida quizás sea la de Otis Reading pero, esta mañana mientras conducía, la que me ha conmovido ha sido la del gran Ray Charles que siempre logra dar un matiz especial a sus interpretaciones.

La canción, puro Rithm and Blues habla de amor, de un amor que da a quien lo siente poderes sobrehumanos pues con el apoyo de la persona amada puede sobreponerse a las horas más oscuras de la noche, a los cataclismos más destructivos, al derrumbe de los cielos sobre nuestras cabezas, al colapso de las montañas en el mar. Es un amor capaz de hacernos superar el fin de los tiempos.

Yo escuchaba a Ray Charles y no podía quitarme de la mente a la pobre Inés Arrimadas, durante años heroína para muchos y ahora intentando sobrevivir en medio del flujo piroplástico que sale ininterrumpidamente de la boca del volcán nauseabundo en el que se ha convertido en los últimos tiempos la política española. Un flujo que, como el que en el año 79 expulsó el Vesubio, amenaza con llevarse por delante a todos los habitantes de la villa de la moderación, del centro; y no podía dejar de preguntarme que iba a ser de nosotros en medio de la noche más oscura sin tener al lado a Inés, sin Ciudadanos, sin un partido bisagra que atempere la polarización radical en la que se mueven los supuestos dirigentes de nuestro país.

Porque no nos engañemos, la desaparición del centro supone la muerte de la tercera España y, por lo tanto, la vuelta al bipartidismo radical, en el que los adversarios se convierten en enemigos a destruir, y  en el que los acuerdos de ambos extremos con los nacionalistas solo hacen que profundizar la dolencia a costa del estupor y malestar del resto de la nación. Es, esa España que desaparece, la misma que se fue con la caída de la UCD, la misma que hizo posible la transición política de un régimen autoritario a otro democrático, permitiéndonos a los españoles protagonizar un periodo de paz y crecimiento que se estudia actualmente en las facultades de ciencias políticas de medio mundo, lo que hace aún más patética la situación de desamparo en la que hoy se encuentra la ciudadanía española.

Así que no sé qué será de todos nosotros en estos tiempos de aflicción si Inés no aguanta la embestida en medio de esta noche oscura, y además sin vacunas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: