Suscríbete a la revista por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a esta revista y recibir avisos de nuevas publicaciones.

Únete a otros 1.424 suscriptores

ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

21 de mayo de 2022

La Revista Digital de la HNME

UNA UNIÓN MONÁRQUICA PARA LA UNIFICACIÓN DEL ESTADO

6 minutos de lectura

Corremos malos tiempos para la nación, tiempos oscuros dentro de la incertidumbre que además de acoplarse en el ámbito económico del país, ha conseguido acoplarse en el sistema institucional, en las relaciones internacionales y en la convivencia social de nuestra patria.

No son pocas las voces que corren y se escuchan entre los jóvenes interesados en la patria y en la vida pública de nuestro país (política) cuestionándose el sistema actual de 1978, donde cada vez más nombran la palabra república en desprestigio del sistema actual que ha conseguido transformar nuestro estado a una velocidad sorprendente, dando pleno futuro seguro a las generaciones que han podido vivir esos inicios de la transición. Unas voces claramente ambiciosas explicadas bajo el amparo de la ciencia antropológica en el estudio del ser humano y más concretamente del joven rebelde de toda sociedad, así como en las ciencias psicológicas de dicha impulsividad por su inexperiencia y poca reflexión.

Haciendo honor a la historia real de nuestro pais, nos podemos fijar como la república llega siempre de las manos de “salvadores nacionales” como la única solución tras una crisis estatal de grandes dimensiones, sin pensar en las consecuencias graves que ello acontece a la sociedad que hubo en el pasado y a la sociedad que hay actualmente ( grandes diferencias de izquierdas y derechas, sin pensar que nos une un solo país, una sola nación, una gran patria), esa sociedad del pasado que aún pervive en el presente que con la expriencia mala en su momento y consciente de cuanto se juega la juventud perdida por sus ambiciones políticas e ideológicas para su benenificio partidista o personal, nos hacen un recordatorio y llamamiento para que no volvamos a cometer de nuevo los errores del pasado, pues nuestros veteranos fueron los que sufrieron las consecuencias de una guerra civil por el nefasto régimen republicano de 1931, fruto de la incapacidad de los políticos para gobernar por su pueblo y por ello de la poca preparación para dicho honor, estando muy por debajo de lo que se esperaba la sociedad española en aquellos tiempos que bien estaban representados por verdaderos intelectuales que hoy en día escasean.

La republica es el envoltorio de un caramelo en mal estado para cualquier ciudadano que acepte el ofrecimiento del vendedor que quiere ganar a costa de la ignorancia del inividuo en nuestro país”

¿Qué tiene la república que no tenga la monarquía parlamentaria en nuestro país?

Señoras y señores monárquicos, personas con raciocinio por naturaleza y con intelecto adquirido por principios, déjenme decirles que aquí, un servidor a España y a la causa monárquica, antaño era un militante de una falsa esperanza, una falsa idea maquillado como la panacea que luchaba por la república y que puede a día de hoy GRACIAS A DIOS, explicar el motivo de la ambición repúblicana que no es más que la pura ambición de quienes la quieren y la ignorancia de aquellos que lo piden…

Esa república que la misma izquierda secuestró en sus inicios con sus famosos dirigentes como: Manuel Azaña, Largo Caballero, Juan Negrin, Dolores Ibarruri (Pasionaria) Santiago Carrillo etc… que al fin y al cabo si contamos la historia tal y como debe ser, no son más que criminales de guerra contra a ciudadania española, bien valorados por desgracia actualmente ya que las izquierdas han limpiado su imagen para continuar con su cuento y conseguir lo que no consiguieron, aferrarse al poder de un estado a traves de esa república, inclusive controlando la jefatura de estado, poniendo en su confianza a sus dirigente cual perros domésticos a la orden de sus amos, pudiendo controlar al pueblo con una falsa democracia, pues si hacemos incapié en una pequeña observación que toda juventud pasa por alto, SM el rey de España al igual que su padre en su profesionalidad, no se ha decantado nunca bajo ningún partido político para llevar al país al puerto seguro de la convivencia donde hasta hace 15 años ibamos, pues los gobiernos siguientes no han reforzado el papel de la corona (simbolo de unidad y neutralidad) o lo han desprestigiado para en cierta manera, debilitado, controlen una vez más el pilar fundamental de nuestra nación, mediante subvenciones millonaria a los medios de comunicación sin preocuparse realmente de su pueblo con un claro lema silencioso de “yo pago, yo digo, yo dirijo, yo mando”

Es por ese motivo por el que un joven alza la voz para decir alto y claro que debemos de dejar de ser circulos, asociaciones, hermandades u organizaciones de monárquicos expuestos a la espera de un acontecimiento que es bien sabido por todos al igual que reconocido en la intimidad, pues tarde o temprano llegará.

Señores y señoritas monárquicas con espiritu nacional y patriota, pensando en la democracia y con mentalidad unionista-reformistas y no estática-conformista, DEBEMOS reunirnos con distintas organizaciones para hacer actividades culturales conjuntas y reivindicaciones unidas por la libertad, la democracia y por la monarquia española en cualquiera de las familias aspirantes al trono español con preparación lógicamente para nuestro complejo país, pues como digo siempre “antes que papista, soy católico y antes que borbónico, soy monárquico” mentalidad que muchos tenemos necesarios para aprovechar y crear un congreso, un pacto en futuros venideros a largo plazo llamándole “pacto por la corona” a fin de estar a la altura del pueblo español en las nuevas necesidades de las nacientes y futuras generaciones que Dios les dará el honor de ser españoles.

Reunámonos con todas las asociaciones monárquicas del país, con Carlistas, con Borgoñistas, Austricistas o seguidores de los Hadsburgos, con asociaciones Borbórnicas, dejando siempre atrás las diferencias ideológicas o peleas pasadas pues siempre nos unirá el amor a la patria, a la corona y al sagrado pueblo español, siempre luchando con el objetivo de evitar el retorno de una 3º república española, pues 2 veces ha retornado la monarquía a nuestra nación, no podemos estar seguro que haya una 3º vez… ya que en el supuesto caso en el que el caos, el desorden, la ambición, la corrupción, el revanchismo y adoctrinamiento gane al pueblo español, nosotros ¿ qué hacemos? ¿nos conformamos con nuestros antiguos ritos y tradiciones a escondidas? (pues en la II república se prohibieron todo tipo de actos monárquico) o empezamos a destruir el proceso de decadencia que dirigentes políticos sin experiencia y con una vida sin carencia estan ejecutando.

Un enfoque siguiendo el mismo camino monárquico, pero con actualizaciones para proteger la neutralidad que tiene un papel importante tanto a nivel nacional, como internacional, una regeneracion de 1978.

Señoras y señores, MONÁRQUICOS TODOS, quizás haya llegado el momento que muchos temían y otros esperamos, el momento de tomr la iniciativa de coger la “corona del Rey” y custodiarla de forma simbólica para reorganizar el espíritu español donde reside ahi la monarquía.

¡VIVA ESPAÑA!

¡VIVA EL REY!

¡VIVA EL SAGRADO PUEBLO ESPAÑOL!

He dicho.

Pepe Blanco | Delegado Juventud

Más artículos

1 comentario en «UNA UNIÓN MONÁRQUICA PARA LA UNIFICACIÓN DEL ESTADO»

  1. Me ha parecido muy elocuente y sincero y le animo a que llegue lejos con sus mensajes. Somos unos afortunados por tener el Rey que tenemos, y la juventud debe ser ilustrada en ello para entender que con la monarquía somos libres, con la república volvería el caos y el revanchismo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies