Vida





Vida... Siempre vida
nunca se termina del todo.

El niño sólo juega...
juega que juega,
y  cogiéndote la mano
te dirá: ¿eres papá?
¡Soy tu hijo!

¿Es eso la vida?
¿Ese es mi destino?
¿Eso es lo que quiero?
Sí, esto quiero, 
que me diga mi niño:
¡Soy tu hijo!