En este momento estás viendo 700 AÑOS DE DANTE

700 AÑOS DE DANTE

Dante murió este pasado 14 de septiembre de hace 700 años en Rávena, exiliado y lejos de su amada Florencia. Su tumba  aún se halla en esa tierra ajena para él y no en la ciudad que amó, pero su obra con una visión claramente humanista y renacentista, ya acercándonos más al autor y a su modo de ver el mundo, permanece viva, inalterable.

Hay mucho de elegir para leer de Dante, desde su vida hasta su obra. Sigue siendo su Divina Comedia la más estudiada y comentada entre los académicos de la literatura y se menciona en historia de la Literatura Universal en las aulas de Bachiller , ese paseo por los infiernos de Dante acompañado de Virgilio sin duda alguna podría ser el nuestro propio, porque los humanos padeceremos de vicios hasta el fin de los tiempos y nos pesarán en la conciencia para quienes la tengamos, redimiéndonos si es posible.

Pero hay más obras de Dante y la que me llamó la atención y aquí recomiendo, círculo de lectores, es De Monarchia, o traducido al español Monarquía.

Escrito durante su exilio en Rávena Dante aboga en esta obra por el gobierno ideal, uno monárquico y universal, un Imperio, rememorando el pasado Imperial Romano desde su fundación y en la figura de Eneas, el héroe de Troya. En su pasado el pueblo de Roma que abarcó el mayor Imperio del mundo antiguo, llevó la civilización más allá de sus fronteras, alegando además que era obra de Dios.

En su obra Dante menciona no solo a varios autores clásicos como Cicerón, Nicómaco, Virgilio o Aristóteles sino también a algunos Padres de la Iglesia, demostrando que tuvo acceso a las obras que estos escribieron y las cuales se conservaban en los monasterios y abadías de aquel tiempo, lo cual es admirable, debido a que en esa época la nobleza o el pueblo llano apenas sabían leer o escribir y solo la iglesia tenía acceso a cierta información.

En Monarchia,  Dante,  aunque aboga por la monarquía no la defiende como debía ser en esa época, en Monarchia Dante defiende la separación de poderes estatales: El político para el Emperador y el religioso para el Papado. Esto se debe a los acontecimientos históricos que se vivieron en la época que se escribió el libro.

En noviembre de 1308, , Enrique VII, conde de Luxemburgo, recibió la elección imperial y unos meses después, en julio de 1309 , Clemente V que había sucedido al Papa Bonifacio VIII, declaró que Enrique era el Rey de los Romanos y lo invitó a Roma para ser coronado como Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Dante apreciaba esta situación que suponía un emperador dispuesto a asegurar la paz en Italia, y respetuoso con el papado. Sin embargo, Enrique se detuvo demasiado tiempo en el norte y esto permitió que sus enemigos se organizasen, y el propio Papa Clemente se volvió contra Enrique. Fue precisamente esta acción del Papa el que llevó a escribir Monarchia, uno de los mayores tratados polémicos de Dante.

Dante además denuncia la avaricia y corrupción de la iglesia y del propio Papado sobre todo al Papa Bonifacio VIII, quien en su afán de acaparar riquezas se comportó como un déspota, olvidando la iglesia de verdad que defiende Dante, la de los pobres, la iglesia de Cristo. Según Dante la iglesia debía regir por el bien espiritual del hombre y no dirigir ejércitos, eso correspondía al Emperador.

De alguna manera Dante en su obra al defender un Imperio con Italia como centro estaba llamando a la reunificación de la Península Itálica y defendía que el Emperador debía regir los destinos de los pueblos, junto con la Iglesia, pero jamás debía uno usurpar el poder del otro como al final sucedió. Muchos emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico llegaron a afirmar que su poder y elección como soberanos era voluntad de Dios y no del Papado.

Debido a que atacó el poder de la Iglesia Monarchia estuvo hasta mediados del siglo XIX en el Índice de los Libros Prohibidos, pero no por ello evitó que un servidor al empezar a leerla se la terminara el mismo día que la empezó.

Dante en su obra defiende al final que solo un monarca trae felicidad al pueblo si sabe comportarse, y que un buen Papa solo es buen Pontífice si rechaza los lujos materiales y terrenales. Que cada uno en su territorio debe de dar y no quitar y que jamás la Iglesia debe intervenir en asuntos políticos como ya hemos explicado al principio de esta reseña. Los dos poderes tiene su propio campo de acción, el Imperio busca el bien temporal de sus súbditos, la Iglesia el bien eterno de los cristianos; se trata de un principio afirmado por Cristo:

“Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”

700 años después Dante aún tiene voz y voto. Recomiendo su lectura.

Deja un comentario