Fue el 31 Sultán del Imperio Otomano y subió al trono en un momento en el que el antaño poderoso Imperio de Solimán el Magnífico empezaba a ser llamado el Enfermo de Europa. No lo tuvo fácil, pero su reinado de 22 años marcó un período que sería conocido como el Tanzimat, La Era de la Reorganización, y que terminó en 1876 cuando el Imperio Otomano se convirtió en una monarquía constitucional.

Abdulmejid I nació en el año de 1823 en Estambul, justo un año antes Grecia se había independizado tras 5 siglos de dominio otomano, por lo que el reinado de su padre estaría marcado por esa pérdida territorial. Pese a ser musulmán suní el Príncipe Heredero fue educado de manera muy occidental por sus tutores y visires y llegó a dominar el francés a la perfección, sintiendo un amor por Francia que duraría toda su vida, mismamente amaba la música clásica y la literatura. Su infancia y adolescencia transcurrieron en el Palacio de Topkapi.

Tenía solo 16 años cuando su padre murió en 1839 y él se convirtió en el soberano de la Sublime Puerta, era muy joven y muchos lo consideraban inexperto, pero pronto dio muestras de una aguda inteligencia. Ese mismo año se casó con la princesa Servetseza Kadın quien tenía la misma edad que él. En total el Sultán se casó 19 veces y fue padre de 44 hijos.

Los primeros años de reinado fueron difíciles, sumando además la Guerra contra el Virrey de Egipto Mehmet Alí, quien a la postre y a través de sus descendientes lograría la independencia del país del Nilo, sumando además la crisis política que el Imperio Otomano estaba pasando. En 1844 Abdulmejid realizó una gira por los Balcanes y fue testigo en primera persona del descontento que reinaba en su país, por lo que de vuelta a Estambul, puso en marcha una serie de reformas para modernizar el país, algo que chocó con la mayoría de sus ministros de talante conservadora y fundamentalista.

Estas fueron las principales reformas llevadas a cabo entre 1840-1861

*Abolición de la moneda e introducción de los primeros billetes otomanos

*Reorganización del ejército, incluyendo el servicio militar obligatorio

*Creación de la primera bandera nacional y del Himno Imperial Otomano

*Reorganización del sistema financiero siguiendo el modelo francés

*Reorganización del sistema judicial, incluyendo jueces europeos y otomanos en tribunales civiles y penales

*Creación del primer Parlamento

*Creación de una institución de instrucción pública

*Creación de un Ministerio de Educación

*Abolición de los mercados de esclavos

*Leyes de protección de las comunidades cristianas y judías

*Establecimiento de universidades y academias modernas

*Establecimiento de una escuela de estudios otomanos en París

*Abolición del impuesto de los aranceles de alto precio a los no musulmanes

*Ingreso en el Ejército Imperial de los no musulmanes. Se abolió la milicia de los Jenízaros

*Diversas disposiciones para una mejor administración del servicio público y para el avance del comercio

*Nuevas leyes de tierras que confirmaban el derecho de propiedad

*Despenalización de la homosexualidad

A pesar de ser aplaudidas por los sectores más liberales estas reformas causaron la ira de los conservadores y de algunos mulláhs, y más de una vez hubo un intento de asesinato contra el Sultán por estas reformas, pero afortunadamente salía siempre ileso de ello.

En lo arquitectónico destacó su restauración de Santa Sofía, la construcción del primer Teatro de la Ópera y del primer teatro francés en Estambul. Construyó el Palacio de Dolmabahçe copiando el estilo Barroco Francés, sustituyendo al Palacio de Topkapi como residencia imperial.

En el plano bélico hubo de hacer frente a la Guerra de Crimea (1853-1856) en la que se enfrentaron Francia, Grecia, Inglaterra, Rusia, Italia y el Imperio Otomano y cuya victoria resultó para los Aliados: El II Imperio Francés, que se consolidó como el árbitro de Europa tras la firma del Tratado de Paz de París de 1856, Inglaterra, Cerdeña y el Imperio Otomano.

Aunque Abdulmejid logró esta victoria para engrandecer su reinado, su salud se empezó a deteriorar a finales de la década de 1850. No obstante, pudo hacer realidad su sueño de visitar Francia en 1860, partiendo en la nave imperial desde el puerto de Estambul y siendo recibido por el emperador Napoleón III y la emperatriz Eugenia en París, ciudad que le deslumbró.

Abdulmejid falleció de tuberculosis, al igual que su padre, el 25 de junio de 1861 a la edad de 38 años. Fue sucedido por su hermano Abdülaziz I cuyo reinado de 15 años marcó las pérdidas de Egipto, Rumanía, Bosnia, Serbia y Bulgaria como territorios del Imperio Otomano, iniciándose así la fase final de la decadencia de la dinastía Osmanlí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: