Alma pura

Me duele el alma
de tanto quererte
sin que tú lo sepas.
   
Mi voz se vuelve ronca
de tanto gritar tu nombre.

Sólo sé que sigo viva
si a tus labios van mis besos,
y también a tu boca
las mieles de dichos besos.
   
Me convertiré en tus sueños,
en una adorable estrella
bajo el más bello azul del Cielo
que alcanzará la luna,
y todos los tesoros de la Naturaleza.
   
El mar alrededor de mi barca
es alcanzada por los delfines
que por allí navegan.
   
Las inmensas olas
de espuma plateada
que por allí arrecian
ya no nos dejan divisar
el horizonte ni la Naturaleza.