Ha dado comienzo la nueva etapa de Pedro Sánchez y su meta está muy clara… acabar con el régimen constitucional del 78 y presentar una nueva Constitución a su medida y para mayor gloria de su persona, auparse a la presidencia de la III República y ocupar el Palacio de la Zarzuela, mandando al Rey Felipe VI al paro, al ostracismo o al exilio. A él, poco le importa lo que les pase a los demás. Si tiene que mandar a la pira del sacrificio a Simón o Ábalos… pues se les manda. Si tiene que romper el pacto con Iglesias… pues se rompe. Si tiene… lo que sea, menos tocar a su excelsa persona.

En sus intervenciones televisivas, no hace falta que nadie le alabe… él solo se basta y sobra, para darse autobombo y sin ningún empacho, proclamarse salvador de la humanidad… de momento se ha conformado, solo, con la salvación de la población española, ¡¡gracias a su gestión…!! sin pizca de vergüenza, (antes muerto que sencillo) su impaciencia por desbancar al Rey, determinará el tiempo de ejecución de su plan.

Si todo esto el Rey y el Ejército a sus órdenes, no lo ven y le ponen coto de inmediato, es que son ciegos o cobardes… o las dos cosas a la vez y en ese caso, la población civil, prescindiendo una vez más del Rey, deberá levantarse contra los desalmados que ocupan la presidencia del actual Gobierno y ponerlos a disposición de la justicia. Si la población civil, en su mayoría, no lo ve, es que son ciegos, cobardes y además cómplices por indolencia u omisión.

*Iván Gonzalof para Periódico de Baleares

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: