Suscríbete a la revista por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a esta revista y recibir avisos de nuevas publicaciones.

Únete a otros 1.450 suscriptores

ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

9 de agosto de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

COSMÉTICA A LA ANTIGUA USANZA

3 minutos de lectura

Hoy en día la cosmética industrial es la reina de los centros de belleza y boutiques de lujo, aunque muchos de sus productos parten de ingredientes químicos, los cuales pueden ser a veces perjudiciales para la salud. Hoy les traigo 3 recetas de cosmética natural junto con sus inventoras o seguidoras y el beneficio que aportan, aún a pesar de que también en esa época para maquillarse usaban el bicarbonato de plomo, lo cual era mortal al ir envenenando la sangre como le pasó a Isabel I de Inglaterra, hubo otras recetas de ingredientes naturales que siguen siendo famosas y aportaron muchos beneficios. La Poppeana, la mascarilla Sforza y los polvos de arroz.

LA POPPEANA-ROMA IMPERIAL

Era una mascarilla que inventó la emperatriz Popea, esposa de Nerón. Popea fue famosa por su falta de escrúpulos y abuso de poder, pero también por su célebre belleza y por implantar en la sociedad romana los baños de leche de burra para mantener la blancura y tersura de la piel, se dice que en su séquito la emperatriz llevaba al menos a 500 burras en cada viaje que hacía, junto con una bañera de plata.

En cuanto a la elaboración de la Poppeana esta se llevaba a cabo usando la miga de pan tras vaciarla de la corteza y el interior del mendrugo, y mezclándola con leche fría o tibia hasta hacer una papilla. Tras esto se escurría la leche que quedara en el cuenco y la Poppeana se aplicaba en todo el rostro y se dormía toda la noche con ella puesta, al día siguiente al estar seca se retiraba con mucho cuidado y la cara tenía aspecto de estar enyesada, ese yeso se quitaba lavando el rostro con leche caliente y luego agua tibia y jabón. Tras aquello la piel del rostro se mantenía pastosa e hidratada y adquiría un tono blanco perlado.

MASCARILLA SFORZA- ITALIA RENACENTISTA

Catalina Sforza, Condesa de Imola y Forzi, ha pasado a la historia como la Vampiresa de la Romaña y la Diablesa de Imola, dado que junto con sus ejércitos desafió al Papa Alejandro VI y a su hijo César Borgia en la defensa de sus señoríos cuando la amenaza papal llamó a su puerta,posteriormente fue capturada por César, quien la obligó a convertirse en su amante. Además de un carácter temerario y decidido era culta y el arquetipo de mujer renacentista, rubia y muy blanca y sentía un gran interés por las artes, la ciencia y la alquimia, además era experta en venenos y trató de envenenar a Alejandro VI con cantarella, que luego pasaría sin embargo a ser
conocido como el veneno de los Borgia.

Entre sus obras más famosas figura un recetario redactado por ella misma, con 450 fórmulas de belleza y medicina natural, lo cual la llevó a ser acusada de brujería. Una de esas recetas era para emblanquecer la piel a base de clara de huevo y media cucharada de azúcar, batiéndolo todo hasta crear espuma en la mezcla. Tras hacer la mezcla esta se aplicaba en rostro, cuello y manos y se dejaba actuar durante 10 minutos, tras los cuales había que lavar la zona aplicada primero con agua tibia y posteriormente fría. El resultado era un tono más blanco y la eliminación de manchas y rojeces y Catalina se lo aplicaba 3 veces por semana para conseguir el resultado deseado.

Más artículos

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies