Destino

En la densa noche 
de las noches plenas
mi alma te busca
en los profundos sueños
mas no te encuentra
en el deleite magno
y sí te halla trunco
en la verdad oculta.


Tú, negra estrella
en agujero infinito.


Yo, perdido ocaso
de otros tiempos
cuando sembramos gritos
en la mudez de la tierra
cuyos silencios perduran
en los ecos perdidos.


Mas una historia revive
en la sorda indiferencia
que una realidad nos mantiene
más allá del olvido
y más acá nos retiene
en el divino destino
de ser uno y otro diversos,
inexorablemente unidos.