Durante más 15 años he sido profesora de FP, y durante varios años Secretaria provincial de un sindicato que defiende la libertad de enseñanza y Consejera del Consejo Escolar Valenciano, en representación del mismo. Creo que puedo hablar con cierto criterio y sobre todo de la educación y de cómo estimularla y mejorarla. Conozco muy bien el “discurso” de todos y cada uno de los sindicatos, patronal, administración, padres…, lo que hoy denominan comunidad educativa.  

Al leer en ABC este titular de prensa. “EL GOBIERNO QUIERE SUPRIMIR EL DERECHO DE LOS PADRES A ELEGIR CENTRO Y ELIMINAR LA REPETICIÓN EN LA “LEY CELAÁ”. He querido salir al paso y destacar que:

1.- Los padres, por derecho natural, son los primeros y principales responsables de la educación de sus hijos, lo recoja o no la Constitución

2.- La defensa de la libertad de enseñanza es un deber de todos los padres y todas las madres conscientes de sus responsabilidades respecto a sus hijos y, ante este derecho fundamental, no es ético cruzarse de brazos. Es un tema crucial para la familia, y, en estos momentos, es necesario un apoyo más activo y menos silencioso.

3.- El objetivo común de los defensores de la libertad de enseñanza consiste en situar a los padres en el número uno del pódium de los educadores: es a ellos a quienes corresponde la libertad de elegir la escuela y el proyecto educativo para sus hijos; y el Estado debe ayudar a ejercer ese derecho. Se intenta garantizar la libertad, total y real, en función de los proyectos educativos de cada escuela, sean de confesión católica, protestante, judía o laica. 

Frente a la libertad de enseñanza, algunos gobiernos y sindicatos, propugnan medidas legales con el fin de diluir la pluralidad de escuelas en la llamada escuela pluralista, democrática, laicista… Las escuelas financiadas con fondos públicos habrían de tener obligatoriamente semejante pluralismo interno, es decir, relativismo y laicismo para todos. 

No hace falta insistir más: quienes crean en las excelencias en la escuela pluralista son libres de fundarlas, al lado de otras con proyectos definidos, también en la escuela pública. Imponer por ley un tipo de escuela a todos los centros financiados con fondos públicos es un atentado contra la libertad de enseñanza, siendo la educación diferenciada un proyecto educativo como cualquier otro. 

De todos modos, los padres, aunque sea contra corriente, siempre pueden educar en la familia, de acuerdo a sus principios. Soy madre de familia numerosa, y he dedicado mucho tiempo, en la Asociación de orientación Llar, he participado en numerosos cursos de orientación familiar, congresos y colaborado en la organización de conferencias…, siendo mi autor favorito para estas cuestiones James Stenson. Fundador de dos escuelas privadas, una en Chicago, Northeridge y otra en Washington, The Heighs. Asesor de otros muchos colegios en distintos países, como reino Unido, Irlanda y Australia. 

Autor de numerosos libros y artículos y de una web especializada en temas de educación: www.parentleadership.com.. Me gusta especialmente su libro titulado “Cómo ser un buen padre. Casos prácticos”. “Como director trato personalmente a cientos de familias. A lo largo de sus constantes conversaciones con padres y madres, trato de percibir las diferencias”. Narrando cientos de ejemplos y anécdotas reales, dibuja los diferentes obstáculos que encontramos en la sociedad actual y que minan el papel orientador del padre y aporta soluciones para superarlos. Me gusta especialmente porque la figura del padre, tantas veces olvidada, recupera en el libro toda su importancia, profundidad y alcance. 

No tiene desperdicio el epílogo, titulado “Palabras dedicadas a la esposa”

“… la paternidad es una sociedad, y los socios actúan unidos. … durante años, les he dicho a muchos hombres que escuchen atentamente a sus esposas y que tomen en serio sus opiniones… EL ÉXITO QUE TU MARIDO TENGA COMO PADRE DEPENDE ENORMEMENTE DE TI. Si hace caso de lo que digo en este libro -que está sacado de la experiencia de otros hombres-, verá con mayor claridad su misión y actuará de forma más eficaz para llevarla a cabo. Lo que quiero decirte a ti, su esposa, es que tú puedes acelerar su proceso y afianzar su papel si tienes en mente ciertos asuntos importantes. 

En primer lugar, no esperes que sea perfecto, nadie lo es…, pasar por alto los defectos que no se pueden cambiar …, pero hay errores que quizá pueda trabajar de forma consciente …. Confía en que lo intentará. Hay pocas cosas que frustren y endurezcan más a un hombre que ver que no se aprecian los esfuerzos que hace. 

En segundo lugar, no esperes que sea como una mujer. Es decir, no esperes que piense, actúe y reaccione ante las cosas como lo haces tú. Es un hombre, los hombres son diferentes. Aunque a veces su masculinidad te deje perpleja y te haga daño, da cierta fuerza a la educación de vuestros hijos … Los hijos no necesitan dos madres.

Hay algo que se llama diferencia de sexo, y en una familia saludable, estas diferencias se complementan como algo apenas perceptible pero fundamental. 

Aquí tienes un ejemplo. Cuando los hermanos se están peleando, algo que sucede hasta en las mejores familias, cada progenitor tiende a tratar el problema de forma diferente. La madre, dedicada a la armonía familiar y el amor mutuo, tiende a ver el problema como falta de caridad: “No es justo que revuelvas las cosas de tu hermana. ¿No ves que le molesta? Pero su marido, con su masculino sentido de la justicia, más que de la caridad, ve las cosas como justicia y derechos: “No tienes derecho a revolver las cosas de tu hermana. Tienes la obligación de respetar su derecho a la propiedad y a la privacidad”.

Obviamente, los niños necesitan crecer en justicia y consideración; así que los dos padres se unen para enseñarles estas dos lecciones de forma complementaria. En realidad, en una familia saludable, los dos progenitores aprenden el uno del otro, aprecian sus puntos de vista y acaban compartiendo una misma perspectiva. Cuando los niños alcanzan la adolescencia, sus padres han aprendido inconscientemente el uno del otro y tienen más o menos las mismas ideas sobre lo que es importante, sin perder las características inherentes de cada sexo…”

Y yo añado, que la experiencia me ha demostrado que cuando quiero educar no educo, y educo sin pretenderlo. Pues se trata ir por delante arrastrando (arrastrar es duro), con prestigio, cimiento de la autoridad necesaria.  Nunca empujando (es más fácil, pero ineficaz). En definitiva, se trata de atraer con el ejemplo (motivar), para que aspiren con esfuerzo a adquirir las virtudes necesarias que les permite crecer en libertad. Esa es la meta. Crecer en libertad para poder amar. Sin olvidar el cultivo de nuestra capacidad de confiar (crecer en confianza = FE). Estas son las tres capacidades que ayudan a conquistar la felicidad que todo corazón anhela.

La educación es un arte, que requiere ser conscientes de que cualquier ser humano es una obra maestra, y todos los miembros de la familia, vamos a intentar restaurar, pues los hijos, sin intencionalidad, ayudan a mejorar a los padres. Es un trabajo en equipo. Sin olvidar a la escuela, los amigos…

¡CONTINUARÁ !!!!!, pues es recomendable no escribir artículos extensos, siendo este un tema inabarcable. El siguiente llevará por título: “Papá y mamá fueron grandes personas …”. Continuaremos destacando esos asuntos importantes que debe tener en cuenta la mujer para acelerar el proceso y afianzar el papel de su marido. ¡Vale la pena!, y es necesario. Educar no consiste en “meter” nada. No es adoctrinamiento ni manipulación, se trata de sacar todo lo bueno que tiene cada ser humano, pues es mucho y muy valioso. Si no lo hacemos, sacara el resentimiento, la frustración, la violencia, el egoísmo,  …..

*imagen Dia Internacional de la Familia de GN Diario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: