En torno a Ana Blandiana II

Seguimos comentando los pensamientos de esta poeta, que enarbola orgullosa su amor por la humildad.

Nos dice :

“El poema llega cuando desea”

Nos da a entender, o al menos yo así lo creo, que el poema va creciendo en su mente, antes concebido en su corazón con sus experiencias, sentimientos y aflora, digamos, cuando está maduro, eso sí, por medio de la inspiración, de la cual Ana es una gran defensora.

En la frase donde asevera:

“La poesía hace mi yo, por el contrario, yo hago la prosa”

Aquí en esta frase está encerrada la pasión de Ana por los poemas, ella es, en función de la poesía, para ella tiene algo especial, algo que se escapa a la prosa, aunque ésta sea poética.

Ese maremágnum de bellas palabras, que moran en los poemas, cuando ven la luz, hacen a Ana ser más valiente, la poesía la envuelve y la domina, no así en la prosa, donde ella es reina y señora y lleva la batuta, dirigiendo lo que debe que escribir.

Son en las esferas de la humildad, donde Ana se desenvuelve, porque así sabe, que su sitio está ahí y puede perfeccionarse, o sea se abre al mundo para aprender.

Comprende, que la soberbia cierra las puertas del saber, existen personas que creen que todo lo abarcan, que piensan que están en el cenit del conocimiento, craso error, el verdadero sabio es sencillo, no es engreído, es humilde, sujeto al dicho de “sólo sé, que no sé nada.”

Otra, también muy importante nos la comunica:

“ La poesía depende en cada medida, de quienes la componen”

En abstracto, decir poesía es decir bello, hermoso, delicado …pero no todos los poemas en curso, son poemas, lo que se dicen poema, bien, lo pueden ser de palabra, pero ausentes de lo que porta la poesía, serían poemas hueros, por el contrario existen otros que de una nimiedad, surgen emotivas y sentidas composiciones cargadas de esa chispa que emana sosiego y deleite.

Todo poeta es único, al margen de que haya nacido en una u otra época, esté influido por un grupo generacional o por poetas individuales .

Ana, lo que le hayan influenciado ha sabido interiorizarlo volcándolo en sus poemas purificado, para emerger con su estilo, lo que diríamos una metamorfosis poética.

Un mismo tema dado a diferentes poetas comprobamos eso, que nos dice el pensamiento de nuestra protagonista que depende…

La poesía de Ana Blandiana es buena, pero según el nivel de conocimientos y sensibilidad de los que lo lean llegará a su destino para gustar o ser rechazada, siendo el valor del poema el mismo, por ello si no gusta a mucha gente, eso no quiere decir que no tenga valor y viceversa.

Estas aseveraciones son muy importantes a la hora de echar a volar en las lides de la pluma, formarse, creer en uno mismo y aprender de los fracasos, estimularse en el reconocimiento, tener clara la valía de uno mismo y no amilanarse, son armas para avanzar.

Dicen que la poesía de Ana Blandiana posee rasgos de la poesía oriental o que le hace guiños, sabemos que se parece, pero es diferente, conserva su yo.

Un paréntesis, para enumerar unas diferencias entre la escritura occidental y oriental.

En occidente el lenguaje es sencillo, limpio y simple, esto no significa que su lenguaje sea descuidado, se huye de que no esté rebuscado y sobre todo poco recargado.

En oriente, existe cierta tendencia a valorar la belleza estética, la narrativa se hace amiga de lo bello, están en intimidad, pero ese modo de disfrute del lector oriental, cuando lo lee un occidental, pierde el hilo y le cuesta entender lo que se dice.

En occidente el lenguaje es directo, no explicativo, tampoco ambiguo.

En oriente es sutil, que da lugar a diversas interpretaciones, en un mismo poema, el autor da licencia para que cada lector, lo interprete según su criterio.

En occidente gusta que el argumente que desarrolla un tema conlleve expectativa y hechos importantes.

En oriente, no es lo que pasa, sino como pasa, como dije anteriormente, son sutilezas.

Comenzamos afirmando que esta poeta necesita la humildad para realizarse y haciendo gala a ello, posee una fuerza estética instintiva.

Ana es una poeta vitalista, no racionalista.

Hace suya la variedad que encuentra en su entorno y acaba en el exterior todo filtrado y purificado, así lo deduzco.

Cotejando sus poemas con las modalidades reseñadas anteriormente, podemos catalogar que sí, que Ana Blandiana atrapa algo etéreo de lo oriental, pero sólo eso.

Puesto que sabemos, nos dice que la poesía hace su yo, y que la narrativa la domina ella voy acabando no sin antes poner “una pica en Flandes” en favor de los lectores,

qué además de que estén más o menos preparados culturalmente, subyace algo que escapa a la educación, sus genes, su crecimiento emocional, su ambiente, temperamento , que recordando a Ortega y Gasset, serían también sus circunstancias.

Me parece que es de justicia recordar al lector, pues sin ellos para nada serviría escribir un libro.

Vale, se han adelantado, sí, todo el que escribe es lector por antonomasia, lo necesitamos para avanzar ya nos lo aconseja Borges que “sabemos más de lo que leemos que de lo que escribimos”.

Vamos ahora a incentivar, al que es algo tibio y a los que lo son en potencia, con ”el boca a boca”, pues creo que tenemos el deber de propagar los poemas y conseguir que la poesía, reine en más corazones.

Me dirijo ahora a esos lectores que tienen un algo especial para captar la flor y nata de la escritura, la poesía, que sigue estando en minoría.

A todos ellos y los que vayan despertando su gusto por las palabras bellas, alcanzarán una paz y sosiego especial de lo hermoso que es estar despiertos y soñar.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies