Idus de marzo ha venido aciago
y tenebroso
llevándose por delante a ancianos.
¡Qué escandaloso!
a la vista invisible y callado.
Así es el Covid-19,
manso y violento por igual.

   Y es que dos mil veinte es bisiesto,
año siniestro,
que produce grandes descontentos
según ancestros
y es verdad, así está ocurriendo.
Azotando silencioso
como daga de Damocles.
   
   Pasará a la historia esta pandemia,
escandalosa,
que a todos recluye con histeria,
cavando losa,
gran tristeza, dolor y miseria.
Furia viral, que no deja
siquiera enterrar a los muertos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: