¡Qué bello contemplar la primavera
con riachuelo moviéndose apacible
y flores con olor indescriptible
admirando en color verde pradera.

Y cierran sus capullos los frutales
para formar las frutas exquisitas,
que en los seres produce los caudales
de dulzuras, como aguas más benditas.

El amor que nos da Naturaleza
quizás comparable es al ver la Luna,
la pareja arrobada en su belleza
en la estrellada noche clara cuna.
Y en éxtasis de sueño de embeleso
se sellan con pasión, ardiente beso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: