馃摟 elmonarquico@monarquicosdeespana.es

HAZTE SOCIO DE LA HERMANDAD NACIONAL MON脕RQUICA DE ESPA脩A
OPINI脫N

La ausencia

La ausencia del Rey en la entrega de despachos de los alumnos de la Escuela Judicial en Barcelona sigue sin aclararse porque no se ha explicado ni se han desmentido las interpretaciones.

Un vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) fue el primero en confirmar que el Gobierno no refrend贸, como establece la Constituci贸n, la presencia del jefe del Estado en el acto.

La vicepresidenta primera, que agradeci贸 al Rey聽鈥渜ue siempre sepa estar en su sitio, el de la neutralidad pol铆tica鈥,聽admiti贸 de alguna manera la responsabilidad del Gobierno, sin aclarar el motivo: 鈥淓st谩 muy bien tomada esa decisi贸n por quien la ten铆a que tomar鈥. Y circunscribi贸 el alejamiento a 鈥渞azones que ocupan al d铆a a d铆a鈥.

A rengl贸n seguido, el vicepresidente segundo, al que no le hizo gracia la llamada de tel茅fono que, es de suponer, de cortes铆a, hizo el Rey al conductor del acto y presidente de los jueces -鈥渕e hubiera gustado estar鈥-, tuite贸 el malestar republicano: 鈥淩espeto institucional significa neutralidad pol铆tica de la Jefatura del Estado鈥.

De la misma cuerda y en la misma senda, el ministro de Consumo fue m谩s lejos, acusando al jefe del Estado de 鈥渕aniobrar contra el Gobierno democr谩ticamente elegido e incumplir la Constituci贸n que impone su neutralidad鈥, con estrambote final: 鈥淟a posici贸n de la Monarqu铆a es insostenible鈥.

Ambos pronunciamientos forman parte de una estrategia adelantada en su Consejo Ciudadano Estatal, donde el l铆der de la formaci贸n enfatiz贸 la necesidad de 鈥渁vanzar en el horizonte republicano鈥. Queda claro, pues, que todo vale para el convento.驴Se tem铆a por la seguridad del jefe del Estado, en concurso con previsibles disturbios, ante la inminente inhabilitaci贸n, por un delito de desobediencia, del presidente de la Generalitat?

Ni el t铆mido -y contenido- 鈥渧iva el Rey鈥, solicitado por uno de los presentes y lamentado por el titular de Justicia, 鈥渟e han pasado tres monta帽as鈥, ni la carta del presidente del difunto CGPJ (presumiblemente, igual de contenida que el 鈥渧iva鈥) han despejado las dudas ni sirven para disimular el malestar.
Y con las dudas surgen algunas preguntas.

驴Se tem铆a por la seguridad del jefe del Estado, en concurso con previsibles disturbios, ante la inminente inhabilitaci贸n, por un delito de desobediencia, del presidente de la Generalitat? 驴Se trataba, m谩s bien, de la emisi贸n de claras se帽ales a los secesionistas catalanes, a los que el Gobierno trata de no desagradar, dentro del traj铆n compensatorio que, con la luz apagada, se traen entre manos para la aprobaci贸n de los Presupuestos?

驴Guarda alguna relaci贸n con la reforma del delito de sedici贸n (que el Ejecutivo quiere tener aprobada antes de final de a帽o) o con la puesta en marcha de la tramitaci贸n de los indultos a quienes el Supremo conden贸 por sedici贸n?驴Se pretende que Rey vaya desapareciendo de la escena p煤blica paulatinamente?

驴Sigue en vigor, tres a帽os despu茅s, la 鈥渇atua鈥 de quienes se sienten inc贸modos con la presencia del Rey en Catalu帽a, por su discurso del 3 de octubre de 2017? Por si quedaba alguna duda, un jefe de filas populista ha dicho en el Congreso que es 鈥渦na buena noticia鈥 que Felipe VI no acuda a Catalu帽a y que ser铆a 鈥渇ant谩stico鈥 que 鈥渘o vuelva m谩s鈥 a esta comunidad aut贸noma.

驴Se pretende que Rey vaya desapareciendo de la escena p煤blica paulatinamente? El ministro de Justicia pidi贸 no 鈥渟obredimensionar鈥 la ausencia, ya que 鈥渉ay momentos en los que hay que sacrificar algo en pro de algo m谩s seguro鈥.

La inflamaci贸n de la pol铆tica ha hecho mella en el 谩nimo colectivo. A ello contribuye que no se den razones cuando se adoptan medidas que afectan a los ciudadanos. En esta ocasi贸n, los heraldos gubernamentales han dicho que la decisi贸n est谩 bien tomada, pero no han explicado los motivos.

La pretensi贸n de hacer pasar por discreci贸n lo que es ocultaci贸n alevosa solo suele enga帽ar a los feligreses. La reiteraci贸n de la opacidad trae a la memoria el inexistente y fantasmal comit茅 de expertos de la pandemia o la dimisi贸n expr茅s del coordinador de la crisis entre gobiernos, en Madrid.

En ninguna democracia consolidada es admisible que el Gobierno ponga pegas al Jefe del Estado para acudir a un territorio (de ese Estado) por inter茅s pol铆tico. Andando un metro m谩s all谩, el Rey no deber铆a de pedir permiso para ir donde le inviten. Tampoco es aceptable asumir, sin m谩s, la imposici贸n.
La falta de explicaciones lleva a pensar que lo ocurrido se parece a un extra帽o confinamiento, sin que medie la anuencia del confinado.En ninguna democracia consolidada es admisible que el Gobierno ponga pegas al Jefe del Estado para acudir a un territorio (de ese Estado) por inter茅s pol铆tico

La referencia a la seguridad para justificar la ausencia de jefe del Estado, aunque poco probable, podr铆a se帽alar el camino para que se repita la amenaza en otros desplazamientos del Rey por el territorio nacional.

La otra, m谩s meridiana, tiene que ver con los noviazgos presupuestarios y el debilitamiento pretendido de la actual Constituci贸n, que no dejan de ser hip贸tesis veros铆miles, en concordancia con las reiteraciones del socio preferente, aliado en una agenda cada vez menos oculta.

Como dicen en Venezuela: 鈥溌reparen alpargatas que lo que viene es joropo!鈥*

* Forma tradicional de m煤sica y baile

Luis S谩nchez-Merlo

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin煤a navegando est谩 dando su consentimiento para la aceptaci贸n de las mencionadas cookies y la aceptaci贸n de nuestra pol铆tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci贸n.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: