LA CARA OCULTA DE LA II REPÚBLICA 90 AÑOS DESPUÉS – V PARTE

¿República? No, gracias, ya van 2

En nuestra historia tuvimos dos experimentos republicanos y si bien querían mejorar la vida social de muchos, lo único que hicieron fue empeorarla, porque en ambos períodos con 60 años de diferencia, el desastre y la anarquía se impusieron al orden y al progreso.

La I República nació el mismo día en que Amadeo de Saboya abdicaba el trono de España y regresaba a su querida Italia, entonces en el Congreso se proclamó la I República Española con 258 votos a favor y 32 en contra, aunque se omite que muchos republicanos en plena discusión sacaron sus pistolas exigiendo no más reyes ni más tronos para España. Era el 11 de febrero de 1873.

Ahora bien, estos datos como bien decimos, no mostraban un apoyo verdadero al nuevo gobierno. Gran parte de la cámara era monárquica, y su voto republicano solo fue una estrategia para ganar tiempo y organizar el regreso de los Borbones en la figura del Príncipe Alfonso, hijo de Isabel II. Puede que aquel mismo día Cánovas del Castillo empezara a trabajar en secreto para restaurar la monarquía.

Así pues, la I República nació con muy pocas probabilidades de éxito, y de hecho solo Suiza y Estados Unidos reconocieron el nuevo sistema español, el resto de Europa exceptuando Francia y Suiza eran monarquías que no reconocieron al nuevo gobierno.

Pronto empezaron los problemas, abiertos en todos los frentes. Por un lado, los Carlistas seguían con sus guerras en Navarra, el País Vasco, el norte de Aragón y gran parte de Cataluña, sumándose las rebeliones de los Cantonalistas que aspiraban a dividir el país en cantones independientes con sus propias leyes dirigidos por los republicanos federales, quienes organizaron revueltas y levantamientos en Cartagena, Sevilla, Cádiz, Granada, Málaga, Bailén, Andújar, Tarifa, Algeciras, Castellón, Valencia, Alicante, Torrevieja, Almansa y Salamanca. Por otro lado las revueltas campensinas y obreras que en el futuro serían la base de organizaciones anarquistas.

A esto se le sumó el cambio constante de presidentes de la República que en el año que duró llegó a tener 4.

Estanislao Figueras Presidente del 11-2-1873 al 10-6-1873

Francisco Pi y Margall Presidente del 11-6-1873 al 18-7-1873

Nicolás Salmerón Presidente del 18-7-1873 al 7-9-1873

Emilio Castelar Presidente del 8-9-1873 al 3-1-1874

Tras el gobierno de Castelar que dimitió el 3 de enero de 1874 el General Serrano dio un golpe de estado en el Congreso y gobernó como dictador hasta el 30 de diciembre de 1874.

Ninguno de los 4 primeros fue capaz de poner orden, ni siquiera se pudo dar una constitución a España, aunque hubo un proyecto de Constitución republicana Federal en el que la Iglesia y el Estado quedaban separados y el gobierno se formaría por las Cámaras, el Senado y el Congreso. Pero aparte de ello ese documento que no prosperó, declaraba que España estaba dividida en 17 estados, incluyendo Cuba y Filipinas y que el poder emanaba de 3 niveles:

Municipios

Estados regionales

Estado Federal

Los estados regionales tendrían autonomía económica, administrativa y política compatible con la existencia de la nación y podrían redactar sus propias constituciones, también compatibles con la del Estado Federal. Resumiendo, era un desastre absoluto, un desorden auténtico que rompería la unidad y el centralismo español. Por eso la constitución de 1873 no llegó a prosperar.

La nobleza, la Iglesia y gran parte de la burguesía que vieron peligrar su poder, estilo de vida y fortunas no aceptaron el nuevo sistema y por eso, poco a poco, se fueron reagrupando en la figura de Cánovas y del Príncipe Alfonso. Finalmente, el 29 de diciembre de 1874, el General Arsenio Martínez Campos en su pronunciamiento en la ciudad de Sagunto proclamó Rey de España a Alfonso XII. El 1 del mismo mes Alfonso XII ya había firmado el Manifiesto de Sandhurst, redactado por Cánovas del Castillo y que restauraba la monarquía. Alfonso en aquel documento prometía reinar con las Cortes y como un monarca constitucional. El apoyo al Rey fue masivo y la I República llegó a su fin y Alfonso XII entró en España en enero de 1875.

Bajo su reinado Alfonso XII fue llamado el Pacificador y la Constitución de 1876 mantuvo la paz y el orden en España y duró hasta 1923 cuando Alfonso XIII permitió a Primo de Rivera dar un golpe de estado y establecer una dictadura militar, que aunque llegó a su fin en 1930, se llevaría por delante todo el proyecto de la Restauración Alfonsina.

Con la llegada de la II República los problemas de 1873 resucitaron de sus tumbas y volvieron a la carga, pero esta vez el desastre ya fue mayor, a escala absoluta.

De modo que sintiéndolo mucho no. No votaría ni por la I, ni la II ni ninguna otra. No queremos más repúblicas, gracias, con 2 ya hubo más que suficiente.

Azaña y sus cuentas con Negrín

Acabamos este artículo mencionando un episodio que pocos conocern, y que de hecho salió hace poco en la prensa hablando de los dineros ocultos de la II República, dinero que muchos, entre ellos el Presidente Manuel Azaña movieron para sacar de España a medida que veían que iban a perder la guerra.

Parece ser que el oro de Moscú no fue el único episodio que tuvo lugar en esa época, aunque este se vendió a Rusia a cambio de unas armas que nunca llegaron, porque recientemente se encontraron dos cartas entre Indalecio Prieto, Ministro de Hacienda, Obras Públicas, Guerra y Marina durante la República y la Guerra y entre Fernando de los Ríos, Ministro de Instrucción Pública y embajador en Washington durante la Guerra Civil. Ambas cartas fueron escritas cuando sus redactores estaban exiliados en México y Nueva York.

En ellas se habla de una conversación entre Diego Martínez Barrio y Fernando de los Ríos en las cuales se narra lo siguiente:

Martínez Barrio considera que todo lo acontecido entre Azaña y Negrín y lo ocurrido entre este y usted a comienzos de Abril del 38 (destitución de Prieto como Ministro de Defensa Nacional) se explica ahora. Desde aquella época, inmediatamente antes de la crisis, comenzó Negrín la conversión de grandes cantidades de pesetas en divisas extranjeras por presión directa del Sr. Azaña y a su favor; el decreto prohibiendo la exportación de capitales estaba firmado y publicado; esto no obstante, Negrín ha convertido a Azaña cinco millones de pesetas al cambio oficial del Gobierno español. Martínez Barrio me refirió la escena de exaltación en que esta declaración le fue hecha por Negrín. Él cree que esta ha sido la clave secreta del poder de Negrín”.

Se da a entender por tanto que Negrín y Azaña sacaron dinero del país para llevárselo al extranjero lo cual tratándose de dinero del estado era un delito de robo.

La respuesta de Prieto a la carta de los Ríos, fechada del 2 de junio de 1939, llega una semana más tarde a 9 de junio con la respuesta siguiente:

A mí no se me ocultó en instante alguno que Azaña estaba coaccionado por Negrín; pero sobre este particular, considero deficiente y hasta errónea la información de Martínez Barrio. La coacción a que usted alude acaso procediera de algo muy anterior y de mayor volumen que lo narrado por Martínez Barrio, porque si Negrín había convertido en divisas, situándolas en el extranjero, dinero español procedente del señor Azaña, la responsabilidad sería de Negrín como autor de la falta, o del delito si usted quiere, pero no del presidente de la República. Ignoro si las conversaciones se verificaron y, en caso afirmativo, si llegaron a alcanzar la cuantía que Martínez Barrio señaló. Pocas semanas antes de dejar de ser yo ministro, Azaña aspiraba, como medida de previsión, a que se le cambiaran en francos algunos cientos de miles de pesetas. Al conocer yo esa aspiración la estimé admisible, porque no cabía negar al jefe del Estado lo que, a través del ministro de Hacienda, se estaba haciendo todos los días en favor de centenares de funcionarios y de personas afectas a la República para el sostenimiento de sus respectivas familias residentes en Francia”

Si esto ocurrió de tal maner termino con una pregunta.

¿Dónde quedó la ejemplaridad republicana de la que tanto se ha hablado en la figura de Azaña y Negrín?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies