Tú pensabas volver cuando despertara el alba
porque te dejaste hasta tu guitarra.
Yo te mando la guitarra para que sigas cantando
tus saetas, y para que escuches mi llanto,
y el que tienes en tu garganta.
Sin tus rincones de ayer,
ni tu mar y tus ramblas,
las noches serán muy frías y largas,
y las penas se te acumularán
de nuevo en la garganta.
Pero no pierdas la fe
con tus poemas mañana,
pues sin ellos la vida no tendrá
para ti algún valor
y antes de que den las diez
tú estarás otra vez en mi casa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: