Con el palo de una escoba
y una puerta de madera
mi padre en Nochebuena
armaba la Marimorena.

Los niños a su alrededor
cantábamos villancicos,
que él mismo escribía,
y con el roce de la escoba
sobre la puerta de madera
mi padre construía una zambomba
y no había otra que la igualara.

Después repartía el aguinaldo,
que a los niños alegraba,
y a los mayores obsequiaba
con las tradicionales viandas.

Mi casa se llenaba
de mayores y pequeños
y todos cantábamos contentos
hasta pasar la madrugada.

Mi madre se quejaba, de ver
tanto alboroto y destrozo
pues al final de las fiestas
le tocaba arreglar la puerta.

¡Qué noches aquellas…!,

Aquellas “Nochebuenas”
en las que mi padre armaba,
con una escoba y una puerta….
… LA MARIMORENA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: