LA TARDE

1
91
La tarde
clavó su puñal
en la herida roja del sol.
El cielo está pintado:
alguien pensó en él
antes que lo perciba.
El silencio se trepa
en madreselvas de estío
y en la rosa tardía
los pétalos tiemblan
fugaces paraísos
en la huidiza memoria
que a mi pesar perdura.
Una música lejana
se adueña de la casa
con notas que escaparon
de un alma, quizás atormentada
en tibios brazos de olvido.
Te miro, tarde
y te persigo:
ya no estás conmigo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.