Mi musa

0
58
Sóplame al oído calladamente,
las letras una a una
de mi bello poema ambarino.
   Sóplame al oído tiernamente
al calor y color de una vela
la dulce noticia
de mi encuentro universado contigo,
ven, ámame con las letras
de tu canto de sirena
y la llama de esa pequeña
antorcha en mi mesa.
   Tengo un festín para nosotros
que danza en la cima de una montaña,
bendiciendo con copas y con gracia
la dulce vida que ansío afín
para nosotros.
   Dueña de mí, dueña mía,
sóplame al oído tu bella melodía
señoreada de fresa manzanilla.
   Hazme nacer cada día
y germinar a todas horas
una nueva Primavera sin otoños.
   Gózame, dame luz,
dueña mía al fin solos
para amarnos encendidos de pasión
en la romántica noche de cada tiempo
y al fin sin hora
celebrando con mi Musa mi poesía.