ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

6 de diciembre de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

NEPOTISMO SANCHISTA

2 minutos de lectura

Se habla mucho estos días de la vuelta del Rey Emérito a España tras las festividades navideñas y donde se alojará. ¿Debe ser lejos de Madrid para salvaguardar la imagen de la Corona, el único bastión de resistencia que aún, junto con la constitución y muchos ciudadanos de a pie que la defendemos, nos salvaguarda de vivir en un régimen populista en donde la historia ya sería ultrajada de sus altares y reescrita con mentiras e insinuaciones?

Y sin embargo es más fácil hablar del que muchos seguramente entre sus seguidores llaman Nepotismo Borbónico, que del Nepotismo Sanchista, el cual se puede encontrar uno hasta en la sopa ya, señores.

El Nepotismo ha sido algo muy típico, incluso desde la Antiguedad. Por poner un ejemplo, en la Tiranía de los Pisistrátidas en Atenas, Pisístrato dio cargos públicos y otorgó favores a sus familiares y amigos. En la Roma Renacentista  el Papa Calixto III nombró a sus dos sobrinos cardenales, otorgándoles dinero y tierras, y esta costumbre luego continuaría siendo puesta en prática por uno de sus sobrinos, Rodrigo Borgia, quien luego fue el famoso Papa Alejandro VI y quien otorgó poder a sus hijos, entre los que destacaron César y Lucrecia.

Como dice el dicho, las buenas costumbres nunca se pierden, y el propio Presidente del Gobierno ha dado muestra de ello, porque desde que Sánchez es presidente la empresa de su padre ha ido recibiendo beneficios muy cuantiosos. Añadiendo además, los favores que les ha dado a los independentistas, sobre todo económicos, mientras que por ejemplo a las víctimas del volcán de la Palma se les ha dado una miseria.

Que fácil es que el Senado pida a  la actriz Bárbara Rey que compadezca para dar explicaciones de su supuesta relación con el Rey  Emérito y los regalos que este le hizo, y que difícil es en cambio que el Presidente no explique, dado que sale mucho en las noticias últimamente, por qué la empresa de su padre multiplicó por cuatro sus beneficios desde que  llegó a la Moncloa y por qué esos beneficios han pasado de 200.000 euros a 800.000 euros.

El caso del Rey Emérito está cerrado. Pero muchos intentan, valiéndose ya de historias pasadas y que rebuscan en la basura, para desviar la atención de asuntos, que sinceramente, merecerían más atención y hasta juicio de la propia opinión ciudadana. Lo dicho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies