Ante el comunicado realizado en la tarde de hoy, 3 de agosto de 2020, por la Casa de Su Majestad el Rey, la Junta Directiva de la  Hermandad Nacional Monárquica de España, hace saber a sus afiliados, simpatizantes y al pueblo español, lo siguiente.

  • Con honda tristeza acompañamos en su decisión al rey don Juan Carlos quien, al decidir abandonar el territorio nacional, vuelve a dar nuevamente, una alta muestra de patriotismo, apartándose de España para no perjudicar a su hijo, S.M. el Rey don Felipe VI.
  • Esta decisión, fruto de la confusa situación judicial y de una presión política y mediática asfixiante, es dolorosa, pero vuelve a poner de manifiesto el temple de don Juan Carlos a la hora de prestar un nuevo servicio a la Patria con el alejamiento de su propia persona.
  • La Hermandad Nacional Monárquica de España expresa su gratitud y fidelidad a la inmensa obra pública de don Juan Carlos I durante su largo y fructífero reinado. Pocos soberanos españoles pueden mostrar un balance tan espectacularmente positivo, de paz, prosperidad, modernidad y desarrollo.
  • La Hermandad Nacional Monárquica de España, desde sus orígenes, supo vislumbrar las cualidades de este monarca y, junto a él, también colaboró en el advenimiento de la monarquía parlamentaria y de la democracia a España. Por ello ahora no puede tener más que palabras de agradecimiento y de admiración hacia la figura de don Juan Carlos I.
  • Como representantes cualificados de los monárquicos españoles queremos hacer llegar a don Juan Carlos nuestro mensaje de aliento y lealtad, haciéndole saber que no estará sólo el tiempo que pase fuera de nuestra tierra. El cariño y fidelidad de la Hermandad estarán siempre con su real persona.
  • La Hermandad Nacional Monárquica de España va a continuar con su labor en pro de la Corona y la defenderá, tanto  de sus enemigos tradicionales como de los arribistas que caminan, con desgraciada ceguera, hacia una preocupante fractura social.
  • La Hermandad Nacional Monárquica de España manifiesta públicamente su fidelidad, cariño y lealtad absolutas a Su Majestad el Rey don Felipe VI, sabedora del momento de amargura personal por el que transita, pero consciente de igual modo que un Rey no se pertenece a sí mismo, sino a la Nación a la que sirve y representa.

En estos difíciles momentos, en los que la sociedad española está conmovida por la epidemia y la crisis económica; la marcha de don Juan Carlos supone otra triste nota que sólo puede esbozar una sonrisa en los enemigos de la libertad y de la Patria.

¡VIVA EL REY!

¡VIVA ESPAÑA!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: