¡Oh, naturaleza entera!
Te escamoteamos vida;
de ti siempre lo más bello
recibimos y porfía
te devolvemos incendios
maquillados de vainillas;
contaminamos los mares:
petróleos y otras alquimias;
surcando aviones el aire
a compartir viaje invitan...
y aunque todos lo sabemos
he aquí gran ironía,
tanto tierra, mar y aire,
nuestro planeta agoniza.
¡SOS, por favor, qué impotencia!,
ante la burlona risa
que ofrece un horizonte
a los que viven con prisas...
y a costa de enriquecerse,
parece que tranquilizan,
sin pensar en el futuro.
¡Oh, tranquilidad vendida!
¡Oh, tranquilidad comprada!
¡Nuestro planeta agoniza!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: