En este momento estás viendo Pascua de Resurrección

Pascua de Resurrección

Hoy, Domingo de Pascua de Resurrección, celebramos, el día más importante de la vida de Jesús, la fiesta más significativa del pueblo cristiano.

Y es verdad, que para verlo de esta forma, hemos de tener fe o deseo de alcanzarla, hecho que no está reñido, con indagar, contactar, y empaparnos con la vida ejemplar de grandes pensadores metafísicos, de conversos a nuestra fe, y sobre todo, con los testimonios edificantes de grandes santos y santas que se podrían enumerar tantos..

Pues dejo que ustedes elijan, seguro que coincidiéramos en muchos.

Puede reforzarnos llegar a alcanzarla, lecturas que aludan a la resurrección, como el libro escrito de” Historia de la Sábana Santa”, de Manuela Corsini de Ordeig , fallecida en 1988, merece la pena leerlo.

Hace doce años, leí el libro “Dios existe, yo me lo encontré” del francés André Frossard con una experiencia inaudita, que sé muchos de ustedes conocen, es algo que llega al alma y se aprecia que Dios tiene un plan único para cada persona y así ayudarnos a caminar por nuestro recto camino

Luego quise comprar otro libro suyo titulado “¿Hay otro mundo?” no lo he podido nunca adquirir, por estar agotado, lo quise sacar de la biblioteca de la Universidad de Alicante y no estaba catalogado, pero hablando de este autor con un amigo, me dijo que afirmaba: ”que él tenía experiencia de la existencia de ese sitio”, que queremos disfrutar, el cielo.

Cito a Chesterton, cuando se decía de los apóstoles de Jesús, que ellos tenía la culpa de las habladuría de que Cristo había resucitado, y este escritor aseveró que nadie lucharía hasta la muerte por defender un hecho que no fuese verdadero, ellos, fueron testigos de su resurrección, y no habrían preparado ese secuestro del cuerpo de Jesús, para luchar por una mentira, Santo Tomás que al principio no creyó, luego nos lo corrobora con su arrepentimiento, testificando su error, cuando exclamó: ¡Señor mío y Dios mío!

Ahora, la poetisa Alicia Pérez Hernández, nos deja un poema con el tema de la Resurrección de Cristo muy completo y bello y al acabar no dice:

“No es la pluma quien escribe, es el alma” autora que he descubierto con agrado en Wikipedia.

Viajamos con la pluma al pasado, les digo, hace cuarenta años di una charla, que versaba sobre la Resurrección de Jesús en “El Movimiento de Cursillos de Cristiandad “, sé que el manuscrito lo conservo, pero no lo encontré.

Quería entresacar unas frases para compartirlas con ustedes, pero me acuerdo perfectamente de un ejemplo que puse, que no sé dónde lo leí, era la despedida desesperada, angustiosa con palabras desgarradoras de un padre, en el momento de enterrar a su hijo, pronunciaba que ya nunca oiría su voz, que la separación era para siempre, no encontraba consuelo en nada ni en nadie.

Seguro que lo cotejaría con una pérdida similar, pero por un padre creyente, igual de penosa pero estaba envuelto en la esperanza, y eso de tener asegurada otra vida, conlleva un consuelo infinito. y acabo con este poema, dedicado a este hermoso tema de que un día allí estaremos.

 ¡Aleluya! Resucitaste
 Señor, resucitaste, cómo nos prometiste,
 subiste al cielo,
 no nos dejaste,
 y nos esperas junto al Padre.
 Te buscamos día a día,
 y siempre te encontramos,
 porque subiste al cielo
 y no nos dejaste.
 ¡Cuántas llamadas tuvimos! esperabas infinito,
 cuando perdidos por el mundo
 añorábamos  el poder,
 el dinero u otros males,
 quebrándose  nuestra alma,
 que por perdidos caminos, se alejaba.
 Pero Jesús, ¡volvimos!  
 porque subiste al cielo
 y no nos dejaste.
 Nos cuidas desde allí, en cada momento.
 Y creo en Ti, Jesús amado,
 pues  nos decías:
 “Al tercer día resucitaré”…
 Y así lo creo, nadando entre mis dudas,
 y también nos dijiste:
 “El cielo y la tierra pasarán pero…”
 Creo en tus palabras.
 ¡Aleluya! Jesús, resucitaste.
 ¡Aleluya! en el cielo nos esperas,
 pues subiste al cielo,
 y no nos dejaste.
 ¡Aleluya! resucitaste. 

Deja un comentario