ADQUIERE NUESTROS PRODUCTOS EXCLUSIVOS

5 de diciembre de 2022

El Monárquico

La Revista Digital de la HNME

¿Pero qué se han creído?

4 minutos de lectura

´´Así pues, yo no estoy ya en el terreno del dictamen de la comisión, no tengo necesidad de estarlo, aunque preste mi conformidad a dicho dictamen al afirmar, como afirmo en este instante, que el propósito del Gobierno al traer al debate este proyecto de ley no ha sido nunca, ni podría ser, conceder ni reconocer el derecho de discutir el principio de la Monarquía constitucional ni el de la legitimidad del Rey.´´

Discurso de Antonio Cánovas del Castillo, 1876

Y de nuevo los escorpiones sacan el aguijón para atacar a la Corona una vez más, que es atacar a la constitución y a la propia libertad de expresión de un ciudadano libre. Esa absurda ley que ahora ERC, BILDU, PODEMOS y otros partidos con apoyo del PSOE, pretenden seguir sacando adelante en las Cortes para despenalizar la inviolabilidad del Rey y las injurias a la Corona, se le añade despenalizar los insultos a la religión y el enaltecimiento del terrorismo. ¿Pero qué se han creído?

Yo no veo aquí más que un puro revanchismo, fruto del resentimiento de los que se han autoproclamado defensores de los desvalidos y los perdedores de la Guerra Civil, pero bien que se enriquecen con dinero de regímenes dictatoriales como el de Irán, que por cierto, tanta ejemplaridad de feminismo que da la Sra Montero, y sin embargo, ha guardado un sepulcral silencio para con las mujeres iraníes que ahora con la población unida, luchan por derrocar a un régimen que les ha privado de la mayoría de sus derechos durante 43 años. ¿Teme la Sra Montero que si los Ayatolás hacen las maletas les cierren el grifo a ella y PODEMOS?

Todos estos diputados olvidan que son un elemento pasajero, que no ocupan su escaño por sus méritos, los cuales en muchos brillan por su ausencia, sino por el voto del pueblo. Y así tal cual lo reflejó Cánovas a quienes cuestionaban la legitimidad de la Restauración y la Constitución de 1876.

´´Todo cuanto sois, incluso vuestra inviolabilidad, todo está aquí bajo el derecho y la prerrogativa de convocatoria del Soberano. No sois simples ciudadanos, sois Diputados de la Nación, porque la convocatoria del monarca legítimo os ha llamado aquí, y con ese solo derecho estáis. A esa convocatoria se ha unido el voto nacional, el voto de vuestros electores: lo reconozco; de estas dos partes se compone el actual sistema del Gobierno, la legalidad vigente´´

Atacar a la figura del Rey es atacar el sistema democrático y a la propia constitución como he dicho, les recuerdo a todos esos que pretenden hacer su voluntad divina lo que reza en el Título II de la Corona, Artículo 56 punto 3.

3- La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el artículo 65, 2.

Me permito además añadir que los que pretenden hacer legal esta ley nefasta, carente de todo principio democrático, están violando la misma sede de las Cortes, al pretender que se apruebe un proyecto de carácter cesarista y personalista, y si no me creen, recuerden el Título III de las Cortes Generales, Capítulo Primero- de las Cámaras Artículo 66 puntos 1 y 3.

1- Las Cortes Generales representan al pueblo español y están formadas por el Congreso de los Diputados y el Senado.

3- Las Cortes Generales son inviolables

Con esa ley se escudan en la excusa de representar al pueblo español, pero a las claras, solo se representan a ellos mismos, haciendo del Congreso y sus Cortes su feudo populista.

En su día ya lo dijo Cánovas, que ni el Rey puede tocar a las Cortes ni las Cortes pueden tocar al Rey, haciendo posible y efectivo el sistema constitucional con cada miembro en sus respectivas funciones, y sin embargo unos se creen ahora intocables, pues que craso error cometen. No pienso aceptar que una ley que no representa a la gran mayoría de los españoles se apruebe en las Cortes.

Insto por ello a mis lectores, miembros y presidentes de la HMNE, a protestar frente al Congreso exigiendo que se paralice tal proyecto que solo pretende desembocar en el derrumbe de las instituciones, principios de soberanía, respeto y libertad social y religiosa y hacer parecer débil a la figura de S.M Felipe VI, cuando en realidad solo será más fuerte ante los huracanes que los enemigos de la Constitución pretenden invocar, solo para ser arrastrados ellos al final en su espiral. Más que hacer legal una ley para injuriar al Rey debería de hacerse una ley para injuriar a los que se llaman políticos hoy en día, francamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies